14:41. LUNES 24 DE FEBRERO DE 2020

Los años perdidos

Editorial
20 junio, 2017

Javier Fernández cumplirá, la próxima semana, cinco años al frente del gobierno del Principado. Y el balance, es tan pobre como desolador, y cabe en una cuartilla, al igual que su ‘agenda de actos’, a diferencia de Vicente Álvarez Areces que, hasta el último día, mantuvo una extraordina­ria actividad política e institucional. Durante el quinquenio negro de Ja­vier Fernández, todos los indicadores económicos de Asturias han empeo­rado o ido a la baja, y la comunidad transita hacía una progresiva deserti­zación en todos sus ámbitos: desde la menguante población -una de las más bajas de Europa, por regiones y can­tones-, hasta el continuo desmante­lamiento industrial (Suzuki en Gijón, Fábrica de Armas en Oviedo…). En estos cinco años de inútil gobierno, en Asturias solo ha crecido la deuda, que Javier Fernández ha doblado, su­perando los 3.500 millones de euros. En paralelo, ha estrangulado la in­versión y decapitado la obra pública, destinando tan solo 300 millones de euros, el año pasado, a inversiones que tampoco ha ejecutado. ¿Cuál es el haber de Javier Fernández en sus cinco años al frente del gobierno del Principado? ¿alguien lo sabe?

Javier Fernández, que en su primer discurso de investidura proclamó su intención de “convertir Asturias en la Alemania de España”; ha colo­cado al Principado en el pelotón de cola de toda Europa. Y los números -indicadores económicos- así lo cer­tifican. En este triste lustro, el presi­dente de Asturias se ha comportado como un cero a la izquierda, sin nin­guna ambición ni empuje, ni tampo­co voluntad y esfuerzo, para resolver los problemas de los asturianos. Sus políticas improductivas, como la con­certación social, solo han servido pa­ra seguir cebando a los sindicatos y a la patronal de los empresarios, con ayudas y dinero, a fondo perdido, que se han convertido en otra pestilente alcantarilla de trapicheos y mango­neos, en está Asturias corrupta hasta las trancas.

Más preocupado por los asuntos in­ternos de su partido, que por resolver los problemas de los asturianos, Ja­vier Fernández ha sido, y es, una ré­mora para Asturias. Sus políticas ‘pa­liativas’ no han tenido ningún efecto para mejorar las constantes vitales de una comunidad en estado comatoso. El presidente de Asturias, es un frau­de político, a pesar de haber contado con el apoyo propagandístico de un periódico que ha ‘blanqueado’, días tras día, su manifiesta inutilidad. A Javier Fernández, que revalidó su maltrecha condición de Presidente en tercera votación, y casi 50 días después de haberse celebrado las últimas elecciones autonómicas; le quedan por delante otros dos años de sesteo presidencial y agonía po­lítica. Para entonces, Asturias habrá completado 7 años, 7, de inutilidad y holgazanería política. Los años per­didos que lastran el presente y futuro de Asturias.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter