16:42. LUNES 24 DE FEBRERO DE 2020

Tan negra como la vida misma

Cultura
7 julio, 2017

Un centenar de escritores participarán en la XXX edición de la Semana Negra que, por sexto año consecutivo, ocupa los antiguos astilleros de Naval Gijón. La S.N recuperará su espíritu crítico y reivindicativo

La Semana Negra ha entrado en la treintena con sus primeros acha­ques económicos. Pero superada la ‘crisis (financiera) de los 30 años’, esta tarde, como manda la tradición, llegará a Gijón el tren que transporta desde Madrid a la vario­pinta cofradía de la novela policía­ca o novela negra. Durante diez días -y diez largas noches- (del 7 al 16 de julio), un centenar largo de es­critores desfilarán por ese efímero ‘campo de refugiados’ de la cultura, la poesía, el cómic, el debate, y la reivindicación social. Cultura y fo­lixa a partes iguales. Y los antiguos astilleros de Naval Gijón converti­dos, un año más, en un ‘ghetto’ de cultura marginal abierta a las mi­norías, aunque el hormigueo de pú­blico sea constante buscando todo tipo de placeres. La Semana Negra cumple 30 años arrinconada en la periferia de Gijón, a pie de muelle, y en los suburbios del antiguo asti­llero. Un poso de cierta clandestini­dad que envuelve de magia a esta luciérnaga estival de cultura negra bajo la luz, si el tiempo lo permite, de la luna.

Renovarse o morir, o ninguna de las dos cosas. Volver a los orí­genes y recuperar las esencias de la Semana Negra que parió -‘co­locando a Gijón en el mapa de la cultura’, como dirían los cursis- el escritor Paco Ignacio Taibo II. Trein­ta años después, la S.N. no se rein­venta, más bien recupera sus raíces negras, “además de su espíritu rei­vindicativo y contestatario”, como anticipa Ángel De la Calle.

Bajo el cartel de la Semana Ne­gra, inspirado en la crisis de los re­fugiados, y diseñado por la ilustra­dora catalana Carme Solé (Premio Nacional de Ilustración, y primera mujer que ‘firma’ la carta de presen­tación de la Semana Negra), se re­unirán escritores de medio mundo. Una torre de Babel y una Babilo­nia de las letras, donde destacará la presencia de escritores argentinos y mexicanos. En el ‘momento’ deba­te, Carles Quílez y Graciella More­no analizarán el papel de la Justicia en la novela negra; Eugenio Fuen­tes y María Inés Krimer debatirán sobre el medioambiente y el cam­bio climático, también presentes en la novela negra; y la ciencia ficción estará representada por Miguel Aguerralde o Alberto Caliani. Juan Madrid, Rosa Montero, Laura Res­tepo, Elia Barceló o Ramón Pernas, también viajarán en el ‘tren negro’, con sus últimos libros bajo el brazo. Y en la caravana de autores no fal­tarán Javier Azpeitia, Luis García Jambrina, o Alfonso Mateo-Sagas­ta, reconocidos escritores de novela histórica. Por las carpas de la Sema­na Negra, también desfilarán algu­nos ‘clásicos’ como Ignacio del Valle, Alejandro M. Gallo, o el padre del invento Paco Ignacio Taibo II. Tam­bién habrá nuevas caras en la S.N, como el super ventas noruego Geir Tangen, autor de ‘El ejecutor’.

La novela negra de la Transición

Cuando se cumplen 40 años de la llegada de la Democracia, la Se­mana Negra homenajea a uno de los autores de novela negra de la Transición: Jorge Martínez Re­verte, el ‘padre’ del detective Julio Gálvez, que también escribió so­bre las huelgas mineras en Astu­rias de los años 60, y cuyos libros se han reeditado este año. Martí­nez Reverte, miembro de una saga de periodistas, junto a su padre y a su hermano, fue uno de los asis­tentes a la primera Semana Ne­gra (1988), cuando en el Musel actuaron, no se sabe por qué, ‘Tip y Coll’ y después un concierto de ‘Gabinete Caligari’. Los maestros de ceremonias de aquella prime­ra edición, Vázquez Montalbán, Jean-Patrick Manchette o Donald Westlake ya no están entre noso­tros, pero sí los jóvenes de enton­ces: Juan Madrid, Jorge Martínez Reverte y José Luis Muñoz, a los que la Semana Negra rinde ho­menaje 30 años después. Junto a ellos, nuevos y prometedores auto­res, como Leandro Pérez, Agustín Martínez o Javier Castillo, toman ahora el relevo en la Semana Ne­gra. Este año se hablará sobre el franquismo en la novela negra; la difícil vida en la UTE de Villabo­na; el centenario de la Revolución Rusa; la situación política de Por­tugal, gobernada por un tripartito (de izquierdas); el drama de los re­fugiados; y la situación de la mu­jer. La pasada edición fue criticada por la ausencia de escritoras en­tre los galardones que concede la S.N. La organización ha enmen­dado la plana invitando a escrito­ras de fuste como Laura Restrepo (Colombia), Rosa Montero (Espa­ña), la finalista al Hammett María Inés Krimer (Argentina), Sophie Hénaff (Francia), Cecilia Ekbäk (Suecia) y Tatiana Goransky (Ar­gentina), entre otras. Más allá de autores, libros y debates, la Sema­na Negra también es una feria de noria, churros y bocadillo. De mo­jito, parrillada y visita a la casa del terror, en un escenario tan negro como la vida misma.

Cómic y machismo

El cómic tiene, desde hace años, un lugar destacado en la Se­mana Negra de Gijón. En esta edición, la exposición ‘Visuali­zando el maltrato: la violencia de género en el cómic’, ofrecerá cuarenta viñetas, sobre el machismo, firmadas por Marika Vi­la, la británica UNA, Susanna Martin, Iñaki Echeverría, y la es­critora argentina Gabriela Cabezón. La Semana Negra editará un catálogo, con referencias de las obras y un ensayo, que se repartirá durante un debate organizado en torno a la exposi­ción. Por otra parte, la dibujante e ilustradora Raquel Lagartos, presentará su obra ‘Mary Shelley: muerte de un monstruo’.

‘Noche golfa’ de poesía

Habrá, cómo no, una ‘noche golfa’ de poesía en la XXX edi­ción de la Semana Negra. La velada, que se celebrará en la madrugada del sábado, estará comandada por Car­los Salem, y contará con la presencia de Escandar Algeet, Olaia Palacios, María Nieto y Andrés Treceño, entre otros. La lectura de los poemas comenzará pasada la mediano­che, y se alargará, entre verso y verso, hasta el amanecer, en la Carpa de Encuentros. Los poetas rendirán homenaje póstumo a Ángel González, diez años después de su última participación en la Semana Negra.

Los galardones negros

Durante la Semana Negra se repartirán cinco galar­dones literarios: el Premio Dashiel Hammett recono­cerá a la mejor novela de género negro publicada el año pasado; y el Premio Memorial Silverio Cañada reconocerá a la mejor novela negra de un autor novel. Además, el Premio Rodolfo Walsh será para la mejor obra de no ficción de género negro. El Premio Espar­taco (mejor novela histórica) y el Premio Celsius (me­jor novela de ciencia ficción y fantasía), completan los galardones que concede la Semana Negra.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter