15:34. SáBADO 21 DE SEPTIEMBRE DE 2019

El Valledor renace de sus cenizas, seis años después

Asturias
28 agosto, 2017
Hace seis años, el Valledor era un infierno. Un fuego provocado por la mano del hombre -como casi siempre-, arrasó bosques, pastos, casas y establos. Más de 2.000 hectáreas de terreno ( 222 veces el Campo San Francisco de Oviedo, o 142 veces el parque de los Pericones en Gijón), se convirtieron en humo y cenizas. Hoy, la naturaleza vuelve a abrirse paso, poco a poco, en los montes y valles del concejo de Allande, que sufrió el mayor incendio forestal de España en 2011, y uno de los peores que se recuerdan en Asturias. Juan Carlos Arias, ex presidente del Club de Tenis de Oviedo, fotógrafo aficionado y gran conocedor de la zona, explica que “los pastos vuelven a estar verdes, se han recuperado bastante bien. Pero los bosques han desaparecido”. Y pasarán décadas hasta que los castaños, robles y pinos vuelvan a crecer. “Había árboles centenarios, fue una pérdida irreparable”. Algunos texos sobrevivieron a las llamas, otros quedaron carbonizados. El fuego segó la vida en las laderas, y la lluvia barrió las cenizas. En opinión de Juan Carlos Arias, el hombre condenó al Valledor dos veces, primero al dejar abandonado el valle, y después, al prenderle fuego -no hubo detenidos ni condenados-. “Cuando la gente vivía en los valles, los vecinos limpiaban el monte, organizándose en sextaferias, y eran los primeros en intervenir a la menor señal de alarma”. Pero los pocos habitantes de este lejano valle y aldea perdida del suroccidente asturiano, nada pudieron hacer para frenar la tormenta de fuego que se desató en cuestión de horas, y que incluso obligó a los bomberos a retroceder, cuando el fuego amenazaba con rodearles.
El Valledor, ‘tierra quemada’, recibió unos 700.000 euros del Principado para reparar caminos, traídas de agua y casas, pero el dinero no acelera el crecimiento de los árboles, sino la repoblación de especies que, seis años después, sigue pendiente. Manuel Ramos, ‘Manolo el de Collao’, apunta que la escuela de San Martín se reconstruyó, al igual que el área recreativa de Berducedo. “Los pastos crecieron rápido, pero nadie ha replantado árboles”. Manuel, propietario de 3 hectáreas de castaños en Collao, fue uno de los pocos vecinos que se libró del fuego que se inició en la braña de Valpreseye, muy cerca de sus fincas, “pero en esta zona solo ardió el bosque bajo, no los árboles”. Recuerda como las piñas, envueltas en llamas, eran lanzadas por el viento propagando las llamas. “Hasta saltaron el Río del Oro ardiendo como antorchas, y cruzando de un valle a otro”. Con resignación, ‘Manolo el de Collao’ reconoce que no volverá a ver los bosques del  valle del Valledor, que tardarán varias generaciones en recuperarse, si es que alguna vez lo hacen.
Las casas calcinadas se han reconstruido, pero la Torre del Valledor aún conserva las cicatrices del fuego. A la tragedia natural se sumó otra tragedia y pérdida irreparable. Antonio García Linares, cronista de Allande, reunió durante décadas documentos de las gentes del valle, sus linajes, testamentos, actas de nacimiento, y títulos nobiliarios, además de herramientas de labranza, una fragua, y un carro del país rescatado de una granja abandonada. El fuego se cebó con la panera y la casa, y solo respetó los muros de la Torre, sobre cuya puerta, grabada en piedra, aún puede leerse un antiguo proverbio. ‘Cuándo un huésped viene, Dios viene’. Pero aquel fatídico domingo de octubre de 2011, no fue Dios quién llamó a la puerta. Sino el implacable fuego. Aunque el Principado prometió ayudas para arreglar la torre, aún no han llegado. Y el veterano cronista ha perdido la esperanza.
Los tocones calcinados y las laderas arrasadas recuerdan aún la tragedia natural que devoró el valle allandés, un incendio que derritió hasta el asfalto de las carreteras, y que pudo ser aún más devastador, de no ser por la lluvia que ayudó a extinguir las llamas durante la madrugada. Aunque ha empezado a renacer de sus cenizas, el Valle del Oro nunca volverá a ser el que era.
Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter