13:19. VIERNES 15 DE DICIEMBRE DE 2017

“La labor de la Fundación y el valor de los Premios son incuestionables”

Entrevistas
9 octubre, 2017
PEDRO ALBERTO ÁLVAREZ

Hace ya casi ocho años que Teresa Sanjurjo tomó el relevo de Gracia­no García, y cogió las riendas de la Fundación Princesa de Asturias. Ocho años en los que ha ‘rejuvene­cido’ la institución, desde los jura­dos a las actividades de la Semana de los Premios, y puesto en marcha el programa ‘Toma la palabra’,que acerca a los galardonados a los co­legios y facultades universitarias de Asturias. En la cuenta atrás de la Semana Grande de los Premios, la directora de la Fundación, no se toma un respiro, y controla hasta el más mínimo detalle de ese gran puzzle que son los premios y las actividades paralelas que cada año preceden a la ceremonia.

.-A tan solo ocho días, para que arranque la llamada Semana de los Premios, ¿cómo vive Teresa Sanjurjo la cuenta atrás de la lle­gada de los galardonados?

Igual que en los siete años anterio­res, con mucho trabajo y ultimando los detalles. Esta semana es la cul­minación de un año de trabajo, y no podemos dejar nada al azar.

.-Además del equipo habitual de la Fundación, ¿cuántas personas es­tán trabajando en la organización de los actos?

Solo en nuestras oficinas, unas 50 personas. Y en la organización de los actos y las actividades, más de 200.

.-Son ya sus octavos Premios, y en todo este tiempo los cambios han sido constantes. Este año, le ha ‘tocado’ a los miembros de los jurados.

Ha sido una renovación parcial. El Patronato reflexionó durante mu­cho tiempo sobre esta decisión, esencial para mantener la calidad de los galardones. Estamos muy agradecidos a todas las personas que nos han dedicado su tiempo y experiencia, pero también necesitá­bamos nuevos puntos de vista.

.-A partir de ahora, nadie podrá ser miembro de un jurado más de cua­tro años seguidos.

Las categorías de los premios son amplísimas, y hay disciplinas nue­vas, que simplemente no existían hace 37 años, como el videoarte. Además, las nuevas incorporacio­nes permitirán renovar la dinámica de los jurados, evitando que la elec­ción de los ganadores siga siempre un mismo cauce.

.-Una de sus primeras decisiones, ante la limitación de espacio, fue rotar a parte del público que asiste a la ceremonia de entrega en el Tea­tro Campoamor. ¿A quién ha ‘invi­tado’ este año?

A los directores de los centros esco­lares que participan en el programa educativo ‘Toma la palabra’. Serán más de 50.

.-¿Cuántos invitados acompañarán a los premiados?

Hemos reservado 120 butacas pa­ra sus familias, parejas y amigos. En esta edición, los premios de Co­municación y Humanidades, Co­operación Institucional, Deporte, Investigación Científica y Técnica y Concordia han recaído en gru­pos e instituciones. Habrá más ga­lardonados sobre el escenario del Teatro Campoamor, y más acompañantes.

.-¿No le parece excesivo, aunque sea una teatro de titularidad muni­cipal, qué los concejales de Oviedo ocupen 27 butacas?

Como ha dicho, el teatro es de titu­laridad municipal.

.-Probablemente, también llegará el momento en el que haya que limitar la presencia de concejales carbayones, al igual que ya sucede con el Ayuntamiento de Gijón.

Es una cuestión que abordaremos en el futuro. Estamos dispuestos a replantearnos algún cambio.

.-Las butacas de Somos Oviedo y de Izquierda Unida, volverán a quedar vacías…

Nunca quedan vacías. Cada año se invita a todos los concejales, y si alguien declina su asistencia, otra persona ocupa su lugar.

.-Son los galardones de la concor­dia, la esperanza y la libertad, pe­ro, por sexto año consecutivo, ha­brá protestas en la plaza de la Escandalera.

Nunca ignoramos las críticas. Esta­mos convencidos de la gran labor de la Fundación, y de los beneficios que tiene para Oviedo, Asturias y España.

.-La Fundación Princesa conce­de unos premios y galardones de proyección mundial. Con esa la­bor, daría por cumplido su obje­tivo. Sin embargo, en los últimos años, están impulsando el contac­to y encuentro directo con los ciudadanos.

Nos debemos a la sociedad. Lo sen­cillo es dar un galardón, pero que­remos ir más allá, y acercar a los premiados a la sociedad. Son cien­tíficos, intelectuales, y personalida­des de talla mundial, y durante una semana, comparten su tiempo con alumnos de Primaria o universita­rios. Es un placer y un lujo tener­los aquí. Ojalá pudieran quedarse un mes.

.-Aunque las comparaciones di­cen que son odiosas, también son inevitables. Ningún premio Nobel, visita colegios, ni institutos, ni facultades…

El trato humano y cercano a los galardonados nos diferencia. Los escritores que reciben el premio de las Letras son el mejor ejem­plo. Cuando acuden al Calatrava para reunirse con los lectores nos preguntan ‘¿quién es toda esta gen­te?’ Y cuando les respondemos que son miles de personas de los clubs de lectura de nuestra maravillosa red de bibliotecas, que llevan dos meses leyendo y hablando sobre sus obras, se emocionan y sorprenden.

.-¿Qué les transmiten los premia­dos tras su visita a Oviedo?

Se sorprenden de la solemnidad y belleza de la ceremonia de entrega, y al mismo tiempo, de la cercanía con la gente. También agradecen mucho sus charlas con los Reyes.

.-¿Es consciente de que, algún día, los niños de hoy se acordarán de que Hugh Herr, o Quino, estuvo en su colegio?

Hugh Herr es un gran ejemplo. Fue muy emocionante ver como aque­llos niños le miraban y decían ‘no tiene piernas’, pero al mismo tiem­po le veían caminar y reir con ellos. Espero que algún día, cuando pa­sen por un mal momento, recuer­den aquella visita, y a una persona que decidió seguir adelante y ayu­dar a millones de personas con su trabajo. Quiero pensar que esta­mos plantando pequeñas semillas de esperanza en las nuevas generaciones.

.-Muchos universitarios asturianos han tenido el privilegio de tomarse una cerveza con los ‘padres’ del Bosón de Higgs o de charlar con Martin Cooper, inventor del teléfo­no móvil. Algo único, irrepetible, y hasta impagable.

Sí, los premiados hablan con los chicos, se interesan por sus proyec­tos, y les animan a seguir trabajan­do, porque todo esfuerzo merece la pena. Es la mejor lección que pue­den darles. No podemos estar más orgullosos de todos ellos.

.-En muchos casos, apenas sabía­mos de la existencia de Karen Ar­mstrong, William Kentridge, Adam Zagajewski, hasta que la Funda­ción nos dio a conocer sus obras y enseñanzas.

Algunos nos critican por conce­der premios ‘mediáticos’ buscando la cobertura internacional. Otros, por dar galardones a personas me­nos conocidas. Nada de eso impor­ta. Solo nos preguntamos si el pre­miado es merecedor de nuestro re­conocimiento. Y ojalá que a través de la Fundación, podamos transmi­tir el pensamiento de estas grandes personas.

.-¿No cree, que las voces críticas, tendrían que reflexionar sobre la labor educativa y cultural que rea­liza la Fundación Princesa?

Mi puerta siempre está abierta pa­ra recibir cualquier opinión, con la única condición del respeto. En mi despacho nunca he escuchado a na­die criticar a los premiados, ni los actos de la Semana de los Premios, ni el programa educativo ‘Toma la palabra’.

.-Otra de las novedades, incorpora­das en los últimos años, es la aper­tura de espacios cerrados al públi­co como la iglesia de Santa Bárbara (Llanera), las cocheras del palacio del Fontán, o el antiguo concesiona­rio de Renault.

Son experiencias culturales fue­ra de lo habitual, muy bien recibidas. El éxito está respaldado por el público, que cada año solicita más invitaciones, y reclama más pases, para poder asistir a todas las actividades.

.-¿Qué actividad destacaría de la in­minente Semana de los Premios?

Todo el programa ‘Toma la palabra’. Hay 80 centros educativos que se han puesto en contacto con noso­tros para organizar clases de rug­by, con motivo de la concesión del Premio Princesa de los Deportes a los All Blacks. En total, cientos de colegios e institutos se han sumado al programa, que también incluye actividades sobre Les Luthiers, William Kentridge, y la Hispanic Society of America.

.-¿Cuántos niños y jóvenes participarán?

Miles, aunque la cantidad no es lo más importante. Podríamos llenar un estadio y dar una clase de rug­by durante un par de horas. O po­ner videos con actuaciones de Les Luthiers. Pero preferimos que los galardonados vayan a los colegios, y que conozcan a los niños cara a cara, y que se impliquen de verdad. Por eso, a pesar de las restricciones económicas, nunca restamos fon­dos a este programa educativo.

.-¿Cuál es la labor de Graciano Gar­cía, director emérito?

Graciano se está desvelando como un gran poeta, y sigue lleno de ener­gía y ayudando a la Fundación. Nos mandamos varios mensajes al día. Es un privilegio seguir contando con su experiencia.

.-¿Hay plan B para el Auditorio, en caso de ‘cerrojazo’ municipal?

La relación con el Ayuntamiento es directa y fluida. No creo que tenga­mos ningún problema.

.-Pero en caso de cierre…

En la Fundación siempre estamos preparados para los imprevistos.

.-Sábado 21, y fiesta grande en Po­reñu, Pueblo Ejemplar. Mejor no pueden acabar, cada año, los Pre­mios Princesa.

Es una jornada de alegría y diver­sión. Es nuestra forma de homena­jear al mundo rural, y a los pueblos y concejos que luchan contra la crisis, la despoblación y el enveje­cimiento. Todas esas personas me­recen nuestro aplauso y reconocimiento.

.-En estos días de cólera y confu­sión, el Rey volverá a hablar en Oviedo.

Hablará, y todos escucharemos. Su mensaje es muy esperado, y es­te año lo será aún más. Seguro que hablará de convivencia y entendimiento.

.-En una sola palabra, defíname los Premios Princesa.

Son un faro. Un faro para la cultura y la concordia.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter