21:38. VIERNES 20 DE OCTUBRE DE 2017

“El Real Oviedo será uno de los rivales a batir”

Entrevistas
10 octubre, 2017

Aitor Sanz (Guadalix, 1984), de­fendió el escudo del Real Oviedo en cien partidos -de 2010 a 2013-, durante los malos tiempos de Se­gunda B. Esta noche, el ex capi­tán azul regresará una vez más al Carlos Tartiere, vistiendo la cami­seta del Tenerife, su equipo desde 2013, y posiblemente, el último club de su carrera. El centrocam­pista madrileño, capitán de los chicharreros, ha firmado su re­novación hasta 2020, y a sus 33 años, aún sueña con debutar en Primera.

.-El Tenerife llega a Oviedo, quin­to, a solo un punto del ascenso directo.

Conseguimos muy buenos resul­tados en casa (tres victorias y un empate), que nos permiten estar entre los primeros. En esta ca­tegoría, es esencial sumar en tu estadio.

.-Sin embargo, fuera de casa, flojean. Una victoria y tres derrotas.

Hubo pinchazos importantes le­jos del Heliodoro Rodríguez Ló­pez. No hemos estado a la altura, y los rivales nos han castigado. Después de tres derrotas conse­cutivas, es el momento de volver a ganar.

.-¿A qué se deben las ‘dos caras’ del Tenerife?

No hemos tenido regularidad y cometemos demasiados errores. En esta categoría, si concedes una sola oportunidad, se te puede ir el partido.

.-El año pasado, el Levante no dio opción a resto de equipos. Esta temporada, ¿quién es su favorito para el asceso directo?

Todos los equipos recién descen­didos tienen ventaja. Conservan a jugadores de Primera en sus plantillas, y tienen ayudas econó­micas. Pero no creo que se vuelva a repetir lo del Levante. Algo así solo ocurre cada muchos años.

.-¿Y el ‘tapado’?

Cualquier equipo situado en mi­tad de la tabla, puede acabar ju­gando la promoción. La igualdad es máxima. Por eso la Segunda División es una categoría tan bo­nita. No hay ningún partido fácil, y cualquier equipo de la parte ba­ja, puede ganar a uno de los su­puestos favoritos.

.-Su rival, el Real Oviedo, solo lle­va 2 puntos de 9.

A lo largo de la temporada, todos los equipos pasamos por rachas buenas y malas. Ahora el Oviedo está en un pequeño bache, pero la ansiedad y los nervios no sirven de nada. La clave es la regulari­dad y la tranquilidad. Quien no sepa gestionar los malos momen­tos, corre el riesgo de hundirse.

.-¿Dónde ve al Oviedo al final de la temporada?

Peleando en los primeros puestos. Será uno de los rivales a batir.

.-¿Y a su Tenerife?

Espero acabar, al menos, en pues­tos de promoción, como el año pasado. Puede que este año ten­gamos más suerte, y podamos ce­lebrar el esperado ascenso.

.-¿Qué siente al regresar al Car­los Tartiere?

Es un partido muy especial pa­ra mi. Tengo muchos amigos en Oviedo, y la afición me recuerda con cariño. Viví 3 años muy inten­sos en el club, con momentos bue­nos y malos, que hicieron aque­llas temporadas aún más espe­ciales. Reencontrarme con tanta gente y volver a jugar en el Carlos Tartiere, es muy bonito.

.-¿Qué destacaría del Real Oviedo de Juan Antonio Anquela?

Creo que el juego del equipo de­fine perfectamente a Anquela. En muy poco tiempo ha logrado im­poner sus señas de identidad en la plantilla, que además coinciden con las señas del Real Oviedo: or­gullo, valor y garra.

.-Pero los resultados no acompañan.

La temporada acaba de empezar. Anquela es un trabajador nato, y quiere que sus jugadores sean valientes y no den ningún balón por perdido. Un entrenador así, asegura los resultados a medio plazo.

.-Tras la salida de David Fernán­dez, el pasado verano, ya no le queda ningún ex compañero en el vestuario azul.

No he jugado con ellos, pero co­nozco al equipo. Y mantienen la misma pegada que los últimos años. Hombres como Toché, ne­cesitan pocas oportunidades pa­ra hacer un gol. El año pasado, en el tartiere, Linares nos marcó dos. En cualquier momento, pue­den sorprenderte, a balón parado o en un contragolpe. Si te despis­tas, el Oviedo te golpea.

.-Ha renovado hasta 2020. ¿Se re­tirará en el Tenerife?

He llegado a un acuerdo con el club, que depende del número de partidos jugados y otras condi­ciones, pero si todo sale bien, me quedan, como mínimo, dos tem­poradas más. Nunca se sabe qué puede ocurrir mañana, pero me encuentro muy a gusto en Teneri­fe. Disfruto de mi trabajo cada día, y solo pienso en seguir jugando.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter