18:43. LUNES 30 DE MARZO DE 2020

HISPANIC SOCIETY OF AMERICA- Embajada cultural de España

Opinión
23 octubre, 2017
HUGO FONTELA

Aún recuerdo cuando llegue por primera vez a la Hispanic Society of America, azotaba el invierno, y en los círculos artísticos de Nueva York la Hispanic resultaba un ser misterioso e inaccesible. El hecho de tener que subir hasta casi al final de la isla de Manhattan, el Alto Manhattan como ellos dicen, adentrarse en el Harlem casi llegando al Bronx, para visitar el museo, resultaba para muchos neoyorquinos todo un desafío.

El imponente edificio me recordaba a aquellos viejos palacetes indianos que de pequeño admiraba en Asturias, nevaba fuertemente y los grandes árboles que rodeaban al edifico, largos y desnudos, le daban un aire romántico y de encantador abandono. Dentro era otra cosa. Al entrar el retrato de la Duquesa de Alba de Goya te daba la bienvenida, y con él toda la maravillosa colección de pintura antigua, que junto a las provincias de Sorolla y la bastísima colección de escultura y artes decorativas, ofrecía una imagen abrumadora y deliciosa.

Por eso me resulta muy entrañable escribir estas líneas sobre la HSA, porque fue en aquel entonces cuando la institución empezó a abrirse y darse a conocer de nuevo en una ciudad que de algún modo, no se había percatado de ella. Se empezaron a organizar múltiples exposiciones de sus fondos, los Sorollas viajaron de nuevo a España donde se expusieron en el Museo del Prado, tal y como el pintor y Alfonso XIII soñaban en su día, y la colección y edificio se pusieron al día. Su gala anual para recaudar fondos empezó a ser cita indispensable de la vida social neoyorquina, y con ello un largo etcétera de promoción de España y lo español en Estados Unidos, que ha culminado con la incorporación de Philippe de Montebello a su patronato.

He tenido la suerte de haber participado en la vida reciente de esta anciana institución, y gracias a ella he conocido a figuras interesantísimas de la vida cultural americana, he hecho amigos bajo la mirada atenta de Velázquez, el Greco o Zurbarán, y he podido comprobar que nuestro país y nuestra cultura aun tiene muchas cosas que decir, mucho que enseñar, y muchos ojos a los que sorprender a ese gran país, con sus pecados y sus virtudes, que es Estados Unidos

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter