05:19. SáBADO 19 DE OCTUBRE DE 2019

Un equipo duro de pelar

Deportes
10 diciembre, 2017

Tras una sola victoria en los últimos siete partidos, el Osasuna necesita volver a sumar para mantenerse en el pelotón de cabeza y no perder el tren a Primera. Su apuesta por la cantera (seis jugadores del primer equipo proceden del filial), y por la continuidad (varios jugadores protagonizaron el ascenso de 2016 y el descenso de 2017) sumado a un estilo consolidado desde las categorías inferiores, definen a un equipo rocoso, que defiende más que ataca, y que no se ha descompuesto tras perder la categoría el pasado mes de abril, a cuatro jornadas del final de la Liga. El Osasuna es uno de los candidatos al ascenso, tanto por el ‘dopaje’ económico de la Liga (recibió 9 millones en ‘compensación por el descenso’ y otros 9 millones en derechos televisivos), como por los fichajes que ha realizado. En verano, se marcharon Berenguer (5,5 millones), Sergio León (3,5) y Kenan Kodro (1,75). Pero llegaron el central del Cádiz, Aridane (1,5 millones), el goleador del Alcorcón, David Rodríguez (350.000 euros), el portero del Huesca, Sergio Herrera (300.000), y el ex oviedista Lucas Torró (gratis). Los recién llegados, junto a veteranos de la casa como el central (y lateral polivalente) Oier Sanjurjo, o el centrocampista Roberto Torres, están a las órdenes de otro novato, el entrenador vigués Diego Martínez (36 años), formado en el Sevilla bajo la tutela de Monchi, y que hasta el año pasado estaba al frente del filial sevillista. Bajo su mando, el Osasuna ha encadenado la mayor racha de partidos sin perder de su historia (6 victorias y 6 empates), y solo encajó 5 goles durante las 10 primeras jornadas. Llegó a liderar la clasificación durante 4 jornadas, pero tras la euforia, llegó el bache, en forma de dos derrotas consecutivas (Alcorcón y Lugo) por la mímina (2-3 y 1- 0) que han frenado a un Osasuna que, en los últimos siete partidos, solo ha sumado una victoria. El viernes de la semana pasada, la nevada caída sobre el Sadar, obligó a suspender el partido ante el Nástic de Tarragona, dejando a los navarros circunstancialmente en octava posición (por detrás del Real Oviedo).

El Osasuna crece desde atrás. Sergio Herrera, que ya fue determinante en el Huesca, es uno de los porteros menos goleados (12 tantos encajados) y ya ha parado 3 penaltis. Por delante, cuenta con los centrales Aridane y Oier, y con Clerc y Manuel Lillo, en los laterales. Juntos, forman la defensa más sólida de Segunda, solo por detrás del Cádiz (10 goles en 17 partidos). A falta de grandes goleadores, en Pamplona se impone la solidaridad. El balear Xisco, procedente del Dépor, es el máximo anotador (4 goles), mientras el extremo zurdo Quique González (ex del Almería) y el delantero David Rodríguez (ex del Alcorcón) aportan 2 más cada uno. Un ‘tridente’ fichado en verano, bien arropado en el centro del campo por Lucas Torró (1 gol) y Fran Mérida (3 goles).

El Osasuna, una de las ‘bestias negras’ del Real Oviedo, llega al Carlos Tartiere en su peor momento de la temporada, tras 3 semanas sin puntuar, aunque sigue estando a solo 2 puntos de la promoción, y es uno de los rivales a batir por cualquier equipo que aspire al ascenso. Un equipo duro de pelar, de la ‘escuela vasca’, con poco gol pero muy efectivo, y con una de las defensas más férreas de Segunda.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter