22:29. VIERNES 25 DE MAYO DE 2018

El ‘no es no’ de Javier Fernández

Asturias
9 febrero, 2018
DAVID ASCASO

El presidente del Principado, en respuesta a una pregunta de Mercedes Fernández sobre la cooficialidad, insiste en su postura contraria a la decisión tomada por la FSA, y alerta sobre las ‘intenciones’ de algunas minorías políticas

Tras dos meses de silencio ante la Junta General, el presidente del Principado, Javier Fernández, vol­vió al Pleno para dar respues­ta a las preguntas de la oposición, en un debate menos tenso que de costumbre, pero siempre incómo­do para el líder del ejecutivo. La portavoz del PP, Mercedes Fernán­dez, aprovechó su intervención para hurgar en la herida abierta entre los socialistas por la coofi­cialidad. La FSA acordó iniciar la próxima legislatura el debate so­bre la implantación del asturiano (por una diferencia de solo 3 vo­tos en su último congreso), pero el presidente es contrario a equipa­rar ambas lenguas en la adminis­tración. “Hay minorías que tienen intenciones diferentes a las de los partidos que defienden la coofi­cialidad”, aseguró el presidente. “Abordan el debate como una cuestión de identidad, no de co­municación”. También reconoció que, de salir adelante la reforma necesaria para situar al asturiano al mismo nivel que el castellano, “implicará cambios en la adminis­tración, los centros educativos y los medios de comunicación”. Sin embargo, Javier Fernández no será protagonista de ese debate. “Yo no voy a estar (en la próxima le­gislatura), pero usted sí, aferrada al duro banco de la oposición”, aseguró, dirigiéndose a la líder de los populares, Mercedes Fernán­dez. Según la diputada, la FSA ha trasladado a los asturianos un de­bate interno sobre la “obligatorie­dad” del asturiano, a causa de sus disputas internas. La bicefalia del PSOE fue citada en varias ocasio­nes por los portavoces de la opo­sición, aprovechando las fisuras a nivel interno de los socialistas.

La mayoría de las preguntas formuladas a Javier Fernández, no supusieron ninguna novedad. Nicanor García (Ciudadanos) in­sistió en la reforma de la ley elec­toral, cuya reforma fue registrada a principios de 2016, y que sigue su tramitación en la Junta Gene­ral, bloqueada por los informes jurídicos y aplazada por el diálo­go a nivel nacional abierto en el Congreso, donde Podemos y Ciu­dadanos presionan al PSOE para que de su apoyo a la reforma. En Asturias, según Javier Fernández, la lentitud de la tramitación no es culpa de su gobierno, sino del “atasco de la Junta General”, que no puede ser atribuido al ejecuti­vo. Y en palabras del presidente, no habrá reforma sin el apoyo de una mayoría “amplia y reforzada” en el hemiciclo (al menos, dos ter­cios de la cámara). Por su parte, Gaspar Llamazares (IU) pregun­tó sobre la política energética e industrial del Principado. El pre­sidente avanzó próximas reunio­nes con las empresas de consumo intensivo de la región (Arcelor, Al­coa, AZSA…) y con los gobiernos de Aragón y Castilla y León, que comparten los mismos problemas de Asturias. Además, el consejero de Industria, Isaac Pola, volará a Bruselas para defender el futuro de la minería más allá del 31 de diciembre de 2018, que solo es viable si la UE acepta que las mi­nas que sean rentables y quieran permanecer abiertas, no tengan que devolver las ayudas recibi­das desde 2011. Javier Fernández también defendió la continuidad de las centrales térmicas. “Si las actuales empresas desean aban­donar las térmicas, otras podrían gestionar las centrales”, que for­man parte de un sector económico de interés general.

Mientras Emilio León (Pode­mos), advirtió del riesgo que su­pone desarrollar al Área Metro­politana sin tener en cuenta el ámbito rural, Cristina Coto (Fo­ro) solicitó más ayudas directas a la natalidad, recordando que, durante el mandato de Javier Fer­nández, Asturias ha perdido casi 50.000 habitantes. Sin embargo, el presidente no es partidario de las ayudas directas y la ‘barra libre’ de ‘cheques bebé’, sin tener en cuenta la renta de las familias.

Asturias, ante un escenario económico incierto

La consejera de Hacienda y Sec­tor Público, Dolores Carcedo, precedió a Javier Fernández en la Junta General. La consejera compareció a petición del PP pa­ra explicar las consecuencias que tendrá la prórroga presupuestaria (la cuarta en siete años), aunque sus respuestas no convencieron a la oposición. Dolores Carcedo mostró su temor ante el “escena­rio presupuestario más incierto de los últimos años”, al sumar el re­chazo de las cuentas asturianas, a la prórroga presupuestaria del Estado. Mientras las cuentas na­cionales no sean aprobadas por el Congreso, Asturias no recibirá los 116 millones que le correspon­den por el sistema de financiación autonómica. “Si es un retraso, el dinero llegará tarde y afectará a las inversiones previstas. Si no llega, tendremos que serios pro­blemas”. Además, Dolores Car­cedo ha criticado al gobierno de Mariano Rajoy por “la inacepta­ble vinculación de las entregas a cuenta con los presupuestos”, un instrumento de presión para lo­grar que el Congreso de luz verde a las cuentas de Cristóbal Monto­ro, reteniendo las transferencias a las comunidades autónomas. “Los 116 millones son nuestros, y los necesitamos ahora”. El Princi­pado solicitó una reunión urgen­te del Consejo de Política Fiscal y Financiera, el pasado 25 de enero, pero aún no hay respuesta.

La prórroga presupuestaria supone una merma de 272 mi­llones respecto de las cuentas de 2017 (el gobierno dispondrá de 4.213 millones). Tras el rechazo de la Junta General a las cuentas de Dolores Carcedo, se prorro­garon todos los créditos iniciales de 2017, excepto los destinados a servicios y programas concretos (una pérdida de 12,1 millones). Al mismo tiempo, la deuda prevista para 2018 se reduce en 89,7 mi­llones, quedándose en 545. Do­lores Carcedo adelantó que pedi­rá el respaldo de la Junta Gene­ral para aprobar modificaciones y leyes de endeudamiento, para financiar, entre otras cosas, el incremento del gasto del Salario Social, obras en la zona rural, pa­gar los vencimientos de la deuda, o dar cobertura al convenio de fi­nanciación con la Universidad de Oviedo, además de incrementar los recursos para las escuelas de 0 a 3 años. José Agustín Cuervas-Mons, en nombre del PP, recordó al PSOE su fracaso al negociar los presupuestos, “por los problemas internos de la FSA y el gobierno del Principado”. Ciudadanos e IU se mostraron más dispuestos a lle­gar a pactos en el hemiciclo para solventar los problemas que oca­siona la prórroga presupuestaria, mientras Foro Asturias y Pode­mos se mostraron más críticos, acusando al PSOE de incapaci­dad a la hora de lograr acuerdos. El PSOE y Podemos se siguen cul­pando mutuamente de la falta de acuerdo para aprobar las cuentas regionales, dos meses después del fin de la fallida negociación.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter