22:31. VIERNES 25 DE MAYO DE 2018

¿Olvido o rebeldía?

Asturias
12 febrero, 2018
DAVID ASCASO

Seis ayuntamientos no han enviado los salarios de sus alcaldes (referentes a 2016) al Ministerio de Hacienda

Cudillero, Noreña, Allande, Teverga, Villayón y Ponga no entregaron al Ministerio de Hacienda la informa­ción relativa a los sueldos de sus al­caldes (con datos de 2016). Pero no fue un acto de rebeldía. “No tene­mos capacidad”, “estamos desbor­dados”, “sería un despiste”, o “no nos consta”. son algunas de las res­puestas facilitadas por los secreta­rios municipales y los regidores, al ser preguntados por este periódico, por un ‘olvido’ que, según afirman, no fue intencionado. Los ayuntamientos tendrían que haber enviado los datos a través de la aplicación ISPA (Infor­mación Salarial de Puestos de la Ad­ministración), pero no lo hicieron. En la mayoría de los casos, los sueldos de los alcaldes son públicos, y no hay nada que ocultar.

El regidor mejor pagado entre los ‘incumplidores’ es Ignacio Escri­bano (PP) al frente del Ayuntamiento de Cudillero desde 2015. En el primer pleno de la legislatura, la corporación le fijó un sueldo de 3.214 euros brutos al mes, con 14 pagas, por su dedica­ción exclusiva al cargo (44.996 euros anuales). Un sueldo muy elevado pa­ra un alcalde que gestiona un conce­jo de 5.183 vecinos, pero por debajo del que tenían sus antecesores en el cargo. Los ex alcaldes Olga Fernán­dez e Ignacio Fernández, le costaban al Ayuntamiento pixueto 4.272 euros mensuales (brutos).

Por detrás se sitúa José Antonio Mesa (PSOE), alcalde de Allande desde 2004. Su situación es mucho más opaca. Nadie en el consistorio explica por qué no se atendió el re­querimiento de Hacienda, ni facili­ta datos sobre su sueldo. En 2007 ya provocó las críticas de la oposición por subirse la ‘paga’ un 90% tras las elecciones, hasta los 2.000 euros bru­tos mensuales (28.000 al año). El portavoz de Foro, Manuel Ángel Galán, apunta que “el alcalde nunca da una respuesta clara sobre su remunera­ción, dice que no se acuerda, y tam­poco aclara si cobra dietas por acu­dir a los plenos, que se celebran cada dos meses”.

El sueldo de la alcaldesa de Te­verga, Maria Luisa Amor (IU), tam­bién ha generado polémica. Y no por su elevada cuantía (1.785 euros bru­tos al mes, 25.000 al año), sino por su tramitación. La cuantía se fijó en un pleno, pero fue declarado nulo por el Consejo Consultivo del Principa­do por no publicarse en el BOPA y no contar con partida presupuesta­ria. El PSOE presentó una denun­cia por “falsedad y malversación de caudales”, y el Juzgado de Primera Instancia de Grado declaró ‘nulo’ su salario. Desde hace tiempo, la opo­sición le exige la dimisión, y que de­vuelva el dinero, mientras la alcalde­sa de IU, que puso fin a tres décadas de gobiernos socialistas, argumenta que no hubo prevaricación (el expe­diente lo tramitó, erróneamente, una funcionaria) y que si devolviera el di­nero, el Ayuntamiento se enriquece­ría de forma ilícita. Entre sospechas, expedientes y denuncias, nadie en Teverga se acordó de mandar los datos a Hacienda.

El Ministerio tampoco tuvo respuesta del Ayuntamiento de Vi­llayón, gobernado desde 2016 por Montserrat González (PP), cuando sustituyó al fallecido Ramón Rodrí­guez. La alcaldesa, técnica de con­tabilidad con categoría A1, cobra la misma cantidad como alcaldesa que como funcionaria, 1.131 euros bru­tos al mes, más trienios (lleva traba­jando 18 años). En total, unos 18.422 euros al año, y no percibe dietas.

En Ponga, Marta Alonso (PSOE), alcaldesa desde 2013, tiene un sueldo de 1.010 euros netos al mes (14.140 al año). Alonso publicó su nómina en septiembre de 2015, en un “ejer­cicio de transparencia”, tras las crí­ticas de Foro Asturias por el coste de su liberación que supone 1.700 euros al mes, contabilizando los seguros y la Seguridad Social. Aunque Marta Alonso ‘colgó’ la nómina en la web municipal y en su página de Face­book, no recordó enviar sus datos a Madrid.

Lo mismo ocurrió con la alcal­desa de Noreña, Amparo Antuña (Independientes por Noreña), uno de los pocos regidores de Asturias que -casi- no le cuesta dinero a los vecinos. Mantiene su empleo como profesora en el instituto Juan de Vi­llanueva de Pola de Siero y solo co­bra dietas por asistencias a plenos y juntas de gobierno (47,5 euros) y a comisiones (30). “No tengo nin­guna liberación, recibo mi sueldo de la Consejería de Educación”. El consistorio no remitió la informa­ción solicitada por falta de personal. “El interventor viene un solo día a la semana, y no damos abasto”, expli­ca Amparo Antuña. El funcionario solicitó otro destino (Ribera de Arri­ba) y el Ayuntamiento no puede sa­car la plaza a concurso para cubrir la vacante.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter