00:03. VIERNES 22 DE JUNIO DE 2018

El futuro de la antigua Tabacalera, ‘congelado’ hasta verano

Gijón
4 marzo, 2018
ALEJANDRO CAICOYA

A los retrasos y los sobrecostes en las obras se suma la incertidumbre sobre el futuro uso del centenario inmueble de Cimadevilla

El Ayuntamiento de Gijón ha in­vertido ya 4,8 millones en la Taba­calera, tendrá que aportar otros 2 millones para concluir las obras, y aún no sabe qué hacer con el edi­ficio. Los ‘procesos participativos’, los proyectos y los ‘planes de ac­ción’ se han solapado durante los últimos 8 años, y aún habrá que esperar hasta mayo, como míni­mo, para concretar el futuro de la centenaria fábrica de Tabacos. Mientras tanto, su reforma inte­rior sigue el guión del proyecto inicial de 2009 que preveía con­vertir el edificio en un ‘Museo de Bellas Artes’, herencia del gobier­no de la ex alcaldesa Paz Fernán­dez Felgueroso.

El futuro del edificio de la an­tigua Tabacalera ha sufrido cons­tantes cambios desde junio del año pasado, cuando Carmen Moriyón presentó un nuevo proyecto para el edificio, que sustituía el ‘museo’ por un ‘complejo multiusos’ y ‘ma­crocentro de interpretación’. Cuatro meses más tarde, el Ayunta­miento presentó las conclusiones de un proceso participativo eter­no (18.000 euros) que definió la fu­tura Tabacalera como un “centro cultural de proximidad”, con salas de exposiciones y talleres de crea­ción. En paralelo, Gijón participa en un proyecto europeo para recu­perar edificios industriales (‘2nd Chance: Waking Up the sleeping giants’) que afecta a la Tabacalera. Al igual que los restos arqueológicos ocultos tras los muros del inmueble (romanos, barrocos, decimonónicos), también se han ido acumulando, uno sobre otro, proyectos, votaciones y debates sobre el futuro de la Tabacalera, con la participación de vecinos, colectivos sociales, arquitectos y políticos. Mayo es la fecha fijada para la presentación del enésimo ‘Plan de Acción’ sobre la Tabacalera, pero los vecinos, cansados de esperar, presentaron el mes pasado su propia propuesta de usos y gestión, para crear un “centro de dinamización cultural, social y económica”, con forma de cooperativa.

Desde el gobierno local, el concejal de Economía, Fernando Couto destaca la apuesta de Fo­ro Asturias por el eje cultural Ta­bacalera-Casa Paquet-Escuela de Comercio, “con una inversión de 10 millones”. Sin embargo, no se pronuncia sobre el plan de usos. Ante la falta de un amplio espacio expositivo en Gijón (tampoco lo hay en Oviedo), la concejal de Cul­tura, Montserrat López, ahora no descarta recuperar la idea del mu­seo. Una solución para exponer las casi 5.000 obras de arte de propie­dad municipal apiladas en almace­nes. Pero la oposición es contraria al cambio de rumbo. El concejal Orlando López, de Xixón Si Pue­de, es tajante. “Que diga ya si van a hacer un ‘Bellas Artes’, o si van a respetar los acuerdos del proceso participativo”. Por si acaso, XSP ya tiene sus propias propuestas, que coinciden, casi por completo, con las de los vecinos. Desde IU, la concejal Ana Castaño critica la continua “improvisación” en materia cultural y en el proyecto de la Tabacalera, mientras el PSOE, impulsor de un nuevo y gran museo para Gijón, también critica la marcha atrás del equipo de gobierno. Por su parte, el PP (que había propuesto convertir la Tabacalera en un hotel) y Ciudadanos, se han situado junto a los vecinos, aunque defienden una gestión basada en la colaboración público-privada, y no en forma de cooperativa. Ideas para todos los gustos, imposibles de conciliar.

Mientras tanto, las obras si­guen avanzando dentro y fuera del centenario edificio de la Taba­calera. Las constructoras San Jo­sé y Procoin iniciaron las obras en mayo de 2016 (con 4 meses de re­traso), y un plazo de ejecución de 15 meses, que se fue ampliando, conforme aparecían más restos arqueológicos al realizar las exca­vaciones, dirigidas por un equipo investigador de la Universidad de Oviedo (con un coste de 170.000 euros). Las modificaciones ne­cesarias para proteger los restos arqueológicos, que van desde la época romana a la revolución in­dustrial, han elevado el presupues­to en 2 millones más (de 4,8 a 6,8 millones), que aún no disponen de consignación en las cuentas mu­nicipales (el Ayuntamiento ya ha pagado 4,1 millones). El equipo de gobierno necesitará el respal­do de la oposición para aprobar una modificación de crédito que permita costear el remate de las obras y, de paso, abonar la eleva­da minuta de los arquitectos, que están pendientes del último pago. Foro Asturias presentó en el Pleno de febrero una propuesta de mo­dificación, pero no tuvo el apoyo de Xixón Sí Puede, el PSOE e IU. Y sin las izquierdas, no hay mayo­ría posible. En el Ayuntamiento de Gijón, el tiempo apremia, ya que según las previsiones de la UTE constructora, las obras concluirán en agosto.

Las otras Tabacaleras

El cierre de las antiguas fábricas de tabacos, dejó por toda Espa­ña grandes inmuebles industria­les abandonados, que en conta­dos casos han sido convertidos en centros culturales. En Madrid, La Tabacalera (propiedad del Mi­nisterio de Cultura), acoge exposi­ciones del Museo Nacional Reina Sofía. En San Sebastián, el Ayun­tamiento, la Diputación Foral y el gobierno vasco, se unieron para convertir la antigua Tabacalera en un Centro Internacional de Cul­tura Contemporánea. En Santan­der, alberga la Biblioteca Central de Cantabria, y en Alicante, un centro de creación con conciertos, muestras y cine.

Pero no todo es cultura. En Va­lencia, la Tabacalera aloja servicios municipales; y en Barcelona, la an­tigua sede de la Compañía General de Tabacos de Filipinas es hoy un hotel de 4 estrellas. La Tabacalera de Cádiz es desde 1997 un Palacio de Exposiciones y Congresos, y la Tabacalera de La Coruña, es una sede judicial. Mientras tanto, la Ta­bacalera de Gijón, sigue en obras y sin planes concretos de futuro.

El Palacio no será un museo

El Palacio de Revillagigedo (siglo XVIII) seguirá gestionado por la Fundación Cajastur-Liberbank, y no formará parte de la red de museos municipales. El PP solicitó al Ayuntamien­to negociar el ‘traspaso’ del edificio para ubicar en su interior la exposición de la Casa Natal de Jovellanos. Pero la con­cejal de Cultura, Montserrat López, alega que el centenario palacio no está preparado para acoger una colección (“es un centro expositivo, no un museo”). La última actividad en el Revillagigedo fue un mercadillo de cuadros y libros.

El albergue de peregrinos

Las obras en la Casa Paquet comenzaron en enero, y se pro­longarán, como mínimo, hasta julio. El inmueble se transfor­mará en una Oficina de Turismo y Albergue de Peregrinos, con una inversión de 650.000 euros. La Casa Paquet, cons­truida en 1918 por una familia de navieros, fue donada a me­diados del siglo XX a la fundación católica Oscus, y perma­nece cerrada desde 2006, cuando dejaron de impartirse los talleres para mujeres organizados por tres monjas. La Fun­dación ha cedido su uso al consistorio durante 25 años.

La ‘nueva’ Escuela de Comercio

Encuentros internacionales de teatro, charlas sobre salud, deportes y alimentación, proyecciones, o las próximas Jor­nadas contra el Racismo y la Xenofobia (del 19 a 22 de mar­zo). La antigua Escuela de Comercio, reabierta en octubre después de 3 años de obras y una inversión de casi 5 millo­nes (3,8 millones para la rehabilitación y un millón para el mobiliario), se ha convertido en un ‘cajón de sastre’ cultural, pero no es el Centro Municipal Integrado (CMI) que deman­dan los vecinos, a través de la asociación ‘Jovellanos’.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter