14:55. MIéRCOLES 19 DE DICIEMBRE DE 2018

Gochada

Opinión
1 marzo, 2018
MAR DÍAZ

Lo del campo del Oviedo Rugby es una cochinada en todos los sentidos. Es un cochino barrizal donde parece que hubiesen fo­zado una piara de jaba­líes, y hasta es una gua­rrada que, desde 2009, na­die haya puesto remedio a tan vergonzosa situación. El campo lo inauguró Ga­bino de Lorenzo, allá por un septiembre de 1998, y muy pronto comenzaron los problemas y también las goteras en los vestua­rios. En 2013, el campo y las instalaciones llegaron a una situación límite, sin agua caliente en los des­tartalados vestuarios, go­teras, y empantanado el terreno de juego. El cam­po lleva siendo un patatal desde entonces, y ya han pasado 5 años. Atribuir el mal estado del campo, como hizo Agustín Igle­sias Caunedo, cuando ejercía como alcalde, y ahora Wenceslao López; a la falta de un acuerdo o convenio de cesión de las instalaciones, es una vaga excusa. El campo de rugby lo hizo y lo pagó el Ayun­tamiento de Oviedo, sobre terrenos del Principado, y cualquiera de las dos par­tes, con acuerdo de cesión, o sin él, podría haber ac­tuado de oficio para solu­cionar un problema que viene de lejos. Los unos por los otros, la casa sin barrer, y el campo hecho una gochada por dejación de funciones. El tripartito ha ‘heredado’ el problema, como tantos otros, pero el equipo de gobierno ha te­nido casi tres años para adecentar el terreno de juego. Pero no lo ha hecho, y en agosto, el lodazal del Oviedo Rugby, difícilmen­te obtendrá el visto bueno de los técnicos de la Fede­ración Española.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter