18:49. LUNES 14 DE OCTUBRE DE 2019

El ‘Plan B’

Deportes
16 marzo, 2018

Anquela tendrá que elegir entre Aarón Ñíguez o el canterano, Steven Prieto. Viti asumirá el rol de Johannesson; y Diego Fabbrini puede ser decisivo ante el Granada

Sin Toché, sin Linares, y también sin el colombiano, Olmes García, que sigue en el dique seco. El Real Oviedo afronta el trascendental partido de esta tarde, sin delanteros, o al menos sin los tres delanteros del primer equipo. Juan Antonio Anquela tendrá que ‘reconstruir’ el ataque colocando a Aarón Ñíguez como ‘9’ o dándole la alternativa al canterano, Steven Prieto, que en Zorrilla ya jugó sus primeros ocho minutos en Segunda División, asistiendo a Miguel Linares que marcó el único gol que los carbayones le hicieron al Valladolid. Al cierre de este número –noche del viernes-, Anquela aún no tenía decidido el complicado encaje de un equipo diezmado en la delantera, y que también cuenta con la baja de Diegui Johannesson, en el lateral derecho. Aun así, lo más probable es que el técnico le dé los galones de la delantera al jugador ilicitano, desplazando a la banda derecha a Diego Fabbrini, y manteniendo la defensa de cinco y el sistema habitual. Anquela ha tenido que echar mano de los canteranos, Steven y Viti, para suplir las sensibles ausencias y rearmar a un equipo, severamente castigado por los árbitros, o lo que es lo mismo, por el ‘comando’ que pita a las órdenes del ínclito Javier Tebas. Con Toché y Linares en la grada, Steven Prieto tendrá minutos en un partido que se prevé muy largo y trabado -con 20 años es el ‘Pichichi’ del Vetusta con 16 goles-, y Viti, reconvertido como lateral derecho, será el recambio de Johannesson.

Tras cinco jornadas consecutivas sin ganar, el Real Oviedo necesita el domingo una reacción en forma de victoria ante el Granada, que lleva dos derrotas seguidas, tras haber encadenado cuatro victorias consecutivas -dos de ellas ante el Valladolid y el Tenerife, anteriormente también había ganado al Zaragoza y al Sporting de Gijón-. El Granada, al igual que el Sporting, es un equipo bipolar y con dos caras. Gana en casa, pero pierde fuera. Aún así, es un duro hueso que se le puede volver a atragantar a un Oviedo que aún no ha superado el resacón del derbi. Y los números así lo certifican. De los últimos quince puntos posibles, los azules solo han sumado dos, y se han desplomado desde la tercera hasta la octava posición, en las últimas cinco jornadas. La sobrecarga de minutos y la ausencia de rotaciones en el ‘once’ inicial, han fundido los plomos a un equipo que ha perdido fuelle, pegada y frescura. Afortunadamente, a falta de doce partidos y 36 puntos en juego, aún queda mucha Liga por delante. Doce finales, y la primera se juega el domingo en el Carlos Tartiere.

El Oviedo cumple 92 años

En el campo, fútbol embarrado, y en la calle, aires de fiesta para celebrar el 92 aniversario del Real Oviedo. Por la mañana, las peñas entregaron y dieron a conocer sus premios anuales. El portero avilesino, Esteban, fue uno de los distinguidos, y al mediodía se celebró la ya tradicional comida de confraternización en la carpa instalada junto al Tartiere.

El regreso de Montoro

El Granada recupera el domingo a su timón y motor del equipo, Ángel Montoro. El centrocampista valenciano se ha perdido 12 partidos, que se han saldado con 5 victorias, 5 derrotas, y 2 empates para el equipo de Oltra. Tras cuatro semanas en el dique seco, Montoro regresa al Granada. Una mala noticia para el Real Oviedo.

¡Hala Huesca!

El Real Oviedo ya depende de los tropiezos de ‘terceros’ para poder reengancharse a los puestos de promoción. Ayer se disputó el Osasuna-Zaragoza, sexto contra séptimo, y solo un punto de diferencia entre ambos equipos (47-46). Un reparto de puntos es el resultado que mejor le vendría al equipo de Anquela. El otro partido que puede determinar el regreso del Oviedo a los puestos de promoción, es el Huesca-Sporting que se disputará mañana. Una derrota de los rojiblancos, sumada a una hipotética victoria de los azules, metería al Oviedo en los puestos de promoción, eso sí, con un triple empate a 49 puntos (Granada, Real Oviedo y Sporting de Gijón). Por detrás, las distancias se siguen estrechando. El domingo se juega el Numancia-Tenerife, noveno contra duodécimo, y solo dos puntos de diferencia (45-43). Entre el Osasuna, que cierra el pelotón del ascenso, y el Tenerife (12º), solo hay cuatro puntos de diferencia.

Partidos de altura

Al Huesca, intratable líder desde que comenzó la Liga, también le tiemblan las piernas. El equipo de Rubi lleva cuatro partidos consecutivos sin ganar (dos derrotas y dos empates), y el Rayo se ha colocado a tan solo tres puntos de los oscenses, a quienes golearon en Vallecas hace tres jornadas (3-0). Al Huesca le está pasando factura la lesión del Cucho Hernández -11 goles y 4 asistencias-, que mañana reaparecerá ante el Sporting, tras siete semanas sin jugar. Quién no podrá estar será Gonzalo Melero -12 goles-, que cumplirá su segundo partido de sanción. El Huesca ha perdido fuelle pero es el único equipo que se mantiene invicto en campo propio. Tras recibir mañana al Sporting, el Huesca, ya con el Cucho Hernández y Melero, viajará hasta Cádiz para disputar otro partido de altura.

Un árbitro tarjetero

Los árbitros, últimamente, se están cebando con el Real Oviedo. El partido del domingo lo arbitrará, el colegiado castellano-manchego, Dámaso Arcediano Monescillo, que tiene fama de tarjetero. Sale a una media de 6 tarjetas por partido, y saca una roja cada tres partidos. En la temporada pasada, arbitró tres partidos en el Tartiere, y el Oviedo solo ganó uno (Nástic) y perdió los otros tres: Girona (1-2), Valladolid (2-4) y Leganés (0-1).

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter