10:52. SáBADO 18 DE AGOSTO DE 2018

Ni animales, ni bollos

Oviedo
11 mayo, 2018
MAR DÍAZ

La primera feria del campo organizada por la Fundación Municipal de Cultura, elimina las exposiciones de animales de granja y el reparto de bollos que realizaba la SOF

La Ascensión también encoge. Hay menos carpas (10, por las 13 del año pasado), no se repartirá el bollo a los socios de la SOF por primera vez en dos décadas, y tampoco hay exposiciones de animales de gran­ja (gallinas, cerdos, ponis…) que cada año atraían la atención del público más pequeño. A cambio, la Fundación Municipal de Cultu­ra, que organiza por primera vez la feria del campo asturiano, ‘inno­vará’, este mediodía, con un desfile de reses asturianas, ganadoras de certámenes nacionales. Y también es nueva la exposición sobre ‘Soni­dos del Mundo’, que nada tiene que ver con el campo asturiano. El res­to del programa, es calcado a años anteriores: mercadillo de quesos y productos de la tierra, artesanos, muestras sobre el pan de escan­da y la miel, desfile de bandas de gaitas (hoy, 17:00 horas), exposiciones etnográficas de los ayun­tamientos de Tineo y Cangas del Narcea, agrupaciones de Cabra­nes y Valdesoto, tonada, y juegos tradicionales. Todo por 206.000 euros, 12.000 más que el año pasa­do, aunque el incremento del pre­supuesto apenas se notará sobre la Losa. Como es habitual, las pla­zas de Porlier y de la Catedral aco­gen los puestos del Mercau Astur, mientras en el Auditorio se rendirá el tradicional homenaje a los Paisa­nos del Año, una iniciativa de Caja Rural de Asturias. Otro homenaje, al gaitero Xuacu Amieva (hoy, 19:30 horas) en el teatro Filarmónica, también forma parte del programa de la menguante Ascensión. Des­de que hace 16 años, el Mercado de Ganado y las exposiciones fue­ron ‘segregadas’, la feria ha perdi­do parte de su identidad. Y ya ni si­quiera se celebran en el mismo día. Además de “descentralizar” las actividades, el concejal de Cultu­ra, Roberto Sánchez Ramos, tam­bién las ha “deslocalizado”. Con el cerrojazo a la SOF, la Ascensión ha perdido otra de sus tradiciones, el reparto del bollo y el vino a los socios de la SOF, ya que la Funda­ción Municipal de Cultura, según su presidente y concejal, no puede asumir el gasto (17.465 euros el año pasado). “Las cosas han cambia­do”, es la parca explicación de Sán­chez Ramos. Y por primera vez en 25 años, los 2.600 socios de la SOF se quedarán sin su ‘tentempié’. No habrá bollos, pero sí plan de segu­ridad, ‘estrenado’ el año pasado. El Ayuntamiento ha instalado obstá­culos en las calles cercanas a la Lo­sa (bloques de hormigón y coches patrulla en la calzada), y los volun­tarios de Protección Civil contarán con una carpa, además de la pre­sencia permanente de una ambu­lancia. Esta mañana, durante la inaugura­ción, el alcalde, Wenceslao López apuntó que la feria, que llegó a ser “el principal mercado en el norte de España”, es hoy un recordatorio de los orígenes rurales de Asturias, “rescatando lo poco que queda de la cultura del campo”. Además, el regidor aseguró que, a largo plazo, Oviedo tendrá un recinto ferial en la ciudad, apuntando a los terrenos de La Vega o en el Cristo. “Es im­prescindible para potenciar la ac­tividad económica”.

La Ascensión (o L’Ascensión, en asturiano, como figura en carte­les y programas) ya no es una feria del campo, con vacas y tractores en el centro de Oviedo, sino una per­formance cada año más artificial, como el ‘menú de La Ascensión’, un invento de los hosteleros ove­tenses, que decidieron que la me­nestra y la carne gobernada eran los platos típicos de la Asturias ru­ral en esta época de cerezas.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter