22:34. VIERNES 25 DE MAYO DE 2018

El ‘jorobu’ municipal

Oviedo
12 mayo, 2018
MARINA GARCÍA

La encuesta electoral publicada por AsturiasDiario, ha tenido un efecto placebo entre los inquili­nos de la Casa Roja municipal. Ni el tripartito se hunde, como aven­turaba un funcionario con ínfulas demoscópicas que vive en Gijón, ni el PP se desploma en Oviedo. Y hasta el subidón de Ciudadanos era -y es- previsible. La política lo­cal está marcada y condicionada por los arreones de la política na­cional. Pura inercia. A doce meses, de una nueva cita con las urnas, el tablero político municipal está igualado, y la encuesta de este pe­riódico refleja una victoria por la mínima del bloque de la derecha. Concejal arriba, concejal abajo, si se celebrasen mañana elecciones municipales, el PP y Ciudadanos sumarían, en conjunto, catorce concejales, por trece el PSOE, So­mos e Izquierda Unida. Un equili­brio de fuerzas que refleja que ambos bandos están prácticamente empatados. Tablas en el marcador. Y a un año vista de las próximas elecciones, el disputado concejal número catorce, el que otorga la mayoría en el salón de plenos y la gobernanza del Ayuntamiento de Oviedo, puede bascular en cual­quier dirección.

El tripartito, a día de hoy, ape­nas sufre desgaste tras tres años ‘horribilis’ de gestión, aunque tampoco rentabiliza sus tres años de gobierno. En política, la vara de mando siempre suma y tiene efec­tos de ‘plus’ o de ‘bola extra’, que habitualmente se traduce en un in­cremento de votos en las siguientes elecciones. Pero eso no ocurre con el tripartito. Somos, la marca local de Podemos, perdería un concejal, y el voto del PSOE sigue estanca­do y bajo mínimos en Oviedo. Aún así, daños menores para un parti­do que parece haberse consolida­do en la capital asturiana (Somos), tras su primer asalto electoral. El botín del PSOE, cinco concejales, roza los números rojos. El tripar­tito, mal que bien, resiste; y el PP tampoco se desangra en la capi­tal asturiana: transfiere dos de sus concejales a Ciudadanos, volvería a ganar las elecciones, y mantiene un porcentaje electoral (28%) cua­tro puntos por encima del PP na­cional, según los datos de la última encuesta del CIS.

Las encuestas electorales mar­can tendencias, crean opinión, y actúan sobre la capilaridad elec­toral, pero son los liderazgos y los candidatos quienes impulsan o cercenan el voto. Y hasta que no se conozcan el quinteto -o sexteto incluyendo al candidato o candi­data que presente Foro Asturias- electoral que formará la parrilla de salida, la fiabilidad de cual­quier baremación demoscópica hay que ponerla en cuarentena. Del actual ‘jorobu’ municipal (Ana Taboada, Wenceslao López, Agus­tín Iglesias Caunedo, Luis Pacho y Roberto Sánchez Ramos), solo re­petirá -por ahora- como cartel elec­toral Wenceslao López, por obra y gracia, del ‘rodillo sanchista’, pero también por el limitado fondo de armario del PSOE, algo extensivo al resto de partidos. Lo de Wences­lao no es oficial, pero denlo por ofi­cioso. El resto de candidatos están en ‘veremos’, y pendientes de sus procesos internos de renovación. Si no sucede nada raro, Ana Taboa­da tiene muchas papeletas para re­validar su condición de candidata. Somos Oviedo está en plena cam­paña para elegir a un nuevo secre­tario general de la formación en la capital asturiana. Y, en función de resultado, quedará despejado ´-o no- el camino de Taboada. En el PP todo son conjeturas. Por impe­rativo legal y judicial, Agustín Igle­sias Caunedo ha decidido hibernar como los osos y tomarse unas for­zadas vacaciones, que han abier­to el melón de una convulsa suce­sión. Pero la margarita popular no se deshojará hasta pasado el vera­no, coincidiendo con el inicio del nuevo curso político. En Ciudada­nos, tampoco está claro quién será el cartel electoral de un partido sin partido, y que vuela -en las encues­tas- a la velocidad de un misil por el efecto arrastre del ticket político, Albert Rivera-Inés Arrimadas. El probable regreso de Ignacio Pren­des a Asturias, como candidato de Ciudadanos al Principado, tendría un efecto dominó, y Luis Pacho po­dría ser transferido a un escaño de la Junta General, en gratitud por los servicios prestados. Finalmen­te, en Izquierda Unida también se masca el relevo, por decisión pro­pia, de Roberto Sánchez Ramos, el último diplodocus del Ayunta­miento de Oviedo. Se avecina una ‘operación renove’ en el quinteto y ‘jorobu’ municipal.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter