10:52. SáBADO 18 DE AGOSTO DE 2018

Los alpinistas Messner y Wielicki, Premio Princesa de Asturias de los Deportes 2018

Cultura, Deportes
16 mayo, 2018

Un Premio Princesa para los pioneros de la montaña. El alpinista italiano Reinhold Messner, el primer hombre que coronó las catorce cumbres más altas del planeta, y el polaco Krzysztof Wielicki, el primero en ascender el Everest en invierno, han sido galardonados con el galardón Deportes 2018, concedido por la Fundación Princesa de Asturias. Messner Wielicki, dos leyendas del alpinismo, suceden al equipo de rugby de Nueva Zelanda, los All Blacks; el triatleta Javier Gómez Noya, y los hermanos Gasol.

Messner y Wielicki han sido premiados «por sus hazañas deportivas incomparables y su contribución a la historia del alpinismo a través de sus numerosas expediciones al Himalaya, han protagonizado grandes gestas y han marcado nuevos hitos, convirtiéndose en ejemplo e inspiración para nuevas generaciones de escaladores», como recoge el acta del jurado.

Messner (Bolzano, Italia, 1944) se convirtió en 1986 en el primer hombre que conquistaba las 14 cimas de más de ocho mil metros que hay en el mundo. Su primer ochomil fue el Nanga Parbat (1970). Le siguieron el Manaslu (1972), el Hidden Peak (1975 y 1978), el Gasherbrum II (1978), el Nanga Parbat (1978), el Everest  (1978), el K-2 (1979), de nuevo el Everest (1980, en solitario) y el Sisha Pagma, Kangchenjunga, Annapurna, Broad Peak, Cho Oyu, Dhaulagiri, los dos Gasherbrum en los primeros años de la década de los 80, hasta que en 1986 coronó el Lhotse, su decimocuarto ochomil. Además, Messner atravesó la Antártida entre 1991 y 1992, el desierto de Bhután y Groenlandia (1993), y el desierto del Gobi (2004).

Por su parte, Krzysztof Wielicki (Szklarka Przygodzicka, Polonia, 1950) siguió los pasos de Messner, coronando los 14 ochomiles (fue el quinto hombre en hacerlo). También fue el primero en ascender en  invierno a tres cumbres de más de ocho mil metros de altura: Monte Everest (1980), Kangchenjunga (1986) y el Lhotse (1988). Este año dirigió una expedición al K2, el único ochomil sin conquistar en invierno, que se tuvo que suspender por mal tiempo. Durante la fallida ascensión, su grupo emprendió una operación de rescate, salvando la vida de la alpinista  Elisabeth Revol, aunque no pudieron hacer nada por Tomek Mackiewicz. Su misión de rescate se recuerda ya como un ejemplo de solidaridad en el Himalaya y el alpinismo.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter