10:52. SáBADO 18 DE AGOSTO DE 2018

“He tenido una revelación de Dios. Subiremos”

Entrevistas
18 mayo, 2018

Es el alma del Sporting. La conexión entre el vestuario y ‘el de arriba’. Fernando Fueyo, capellán del club, con 81 años recién cumplidos, reparte su tiempo entre su parroquia en el Coto, El Molinón y Mareo. Y ha tenido una “revelación de Dios”. El Altísimo lo tiene claro. “Subiremos”. Sonríe al decir, con retranca playa, que “moriré con el Sporting en Primera”. Y esta vez, no harán falta milagros, como en la temporada del ascenso con el equipo de los ‘guajes’, y la de la permanencia con el Pitu Abelardo en el banquillo. “No hace falta rezar mucho, no se nos puede escapar el ascenso directo”. De todas formas, volver a Primera bien vale una misa. Fueyo también recuerda los malos momentos, con el equipo casi hundido hace solo unos meses, y el viaje a Oviedo, para vivir el derby. “Vimos por la A-8, pero ahora vamos por la A-9”. Y no desaprovecha ninguna oportunidad para acordarse del eterno rival. “En Oviedo, como no tienen playa, no saben que la marea, después de bajar, siempre vuelve a subir, y con mucha fuerza”. Por suerte, ahora tiene a su particular ‘Santos’ en el vestuario, a Jony en plena forma (“juega bien hasta con fiebre, como en Cádiz”), y a su buen amigo Quini empujando desde el cielo.

Ha vuelto a rezar el Padre Nuestro antes de los partidos (Rubi no le dejaba), recuperando un momento de unidad y hermandad entre todos. “Hasta Rachid, que es musulmán, nos acompañaba. Pero en vez de decir ‘¡Hala, a ganar!’, él decía ¡Por Alá!”. Comparte lloros y alegrías junto a los jugadores, como uno más, porque Fernando Fueyo forma parte del equipo, auqnue no tenga dorsal. Tras 20 años en el club de sus amores (más que los Fernández), se ha convertido en el párroco ‘de cabecera’ de decenas de jugadores. Casó a Abelardo, a David Villa, a Canella, a Lora… Bautizó a las hijas de Luis Enrique, está impartiendo el cursillo prematrimonial a Mariño, y hasta bendijo el nuevo coche de Jordi Calavera. Les confiesa, les regaña y después, les absuelve. “Nunca está de más echar un rezo”. Ya llegará la hora de celebrar un ascenso que el Sporting tiene en el bolsillo. Palabra del capellán rojiblanco.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter