18:13. LUNES 14 DE OCTUBRE DE 2019

Ganar y rezar

Deportes
19 mayo, 2018

El Real Oviedo ha llegado al sprint final de la temporada sin los deberes hechos. Tiene que ganar los tres partidos, y esperar pinchazos ajenos Ganar, rezar y esperar. Un año más (y ya van tres seguidos), el Real Oviedo ha llegado al sprint final de la temporada con los deberes sin hacer. Y no le queda más remedio que hacer un ‘pleno’ en las últimas tres jornadas, y esperar pinchazos ajenos. La misma situación que en 2015 y en 2016. Y ambas temporadas acabaron en fracaso. A estas alturas, ni siquiera ganar los tres partidos con un pleno de 9 puntos, garantiza un billete para jugar la fase de ascenso. El destino del Real Oviedo (siempre que cumpla su parte), se jugará más allá del Carlos Tartiere. Si el Zaragoza, el Numancia y el Cádiz ganan todos sus partidos, y el Sporting suma un punto más de aquí al 3 de junio, el oviedismo verá la promoción desde la barrera. Mañana, el Zaragoza recibirá al Albacete; el Numacia (6º) al Osasuna (8º); y el Cádiz se enfrentará al Barcelona B.

Para llegar a la última jornada con opciones, el Real Oviedo tendría que ganar los dos próximos partidos, y encadenar una tercera victoria, en la última jornada ante el Huesca; algo que solo ha ocurrido una vez esta temporada, con cinco victorias consecutivas, entre las jornadas 16 y 20. Un arreón que permitió a los azules acercarse al ascenso directo, y que le mantiene ahora en la pelea, a pesar de haber perdido tres de los últimos cuatro encuentros. Los antecedentes no son buenos. En 2015, con David Generelo en el banquillo, los azules perdieron los últimos 3 partidos de la temporada. En 2016, con Fernando Hierro, solo pudieron ganar 2 de 3. Una victoria más habría sellado su pase a la fase de ascenso (se quedaron a solo 2 puntos). Tampoco las sensaciones son las mejores para afrontar partidos que se jugarán a doble o nada. Juan Antonio Anquela tras darse de bruces con la realidad ante el Numancia y el Osasuna, ya reconoce que el equipo no da más de sí. No hay banquillo, y los titulares, con pocas excepciones, no son mejores que los ‘onces’ rivales. La estrategia tampoco funciona, y cuando falta fútbol, solo se puede apelar a la épica y la casta. Pero mientras la calculadora no diga lo contrario, aún es posible remontar hasta la sexta plaza (el Osasuna lo hizo en 2015), aunque todo pasa por ganar esta tarde al Sevilla Atlético, un rival ya descendido pero peligroso (el pasado sábado, otro descendido, el Barcelona B, dio una lección en El Molinón). Una victoria alargaría el sueño una semana más, hasta la cita en León. Y además, el Oviedo metería presión a sus rivales (Osasuna, Valladolid, Numancia, Zaragoza y Cádiz) que jugarán después que los azules.

El Oviedo no ha resuelto sus problemas con el gol (en Pamplona solo tiró 2 veces a puerta), muchos jugadores han llegado fundidos al final de la temporada, y al contrario que sus rivales, no se reforzó en invierno (el colombiano Olmes ni siquiera ha debutado). Pero, pese a todo, los carballones comienzan la jornada a solo 2 puntos de la promoción, cuando quedan 9 en juego. La clasificación aún es posible. Y el primer paso es una obligada victoria ante el filial sevillista, el peor equipo de Segunda División.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter