10:50. SáBADO 18 DE AGOSTO DE 2018

Podemos Asturies ‘is different’

Asturias
12 junio, 2018
DAVID ASCASO

Podemos Asturies no se casa con nadie y preserva su castidad. Mientras ‘pablistas’, ‘errejonistas’ y ‘anticapitalistas’ se disputan en Madrid el control del partido mo­rado, el cantón asturiano de Pode­mos no toma partido, ni apoya a ninguno de los tres ‘Podemos’, o lo que es lo mismo, se mantiene al margen de las disputas inter­nas. Con Podemos Asturies, o la ‘República Independiente de Da­niel Ripa’, Pablo Iglesias ha topa­do. La independencia de Podemos en Asturias viene de lejos. En los congresos de Vistalegre I (2014) y Vistalegre II (2017), el partido que en Asturias lidera Daniel Ripa se quedó al margen de las ‘familias’ podemitas y no entro al trapo del pulso que mantuvieron las hues­tes de Pablo Iglesias y los seguido­res de Iñigo Errejón; proponiendo, con retranca carbayona, un ‘pacto de la alpargata’, para pacificar un partido que nunca ha podido ocultar sus refriegas internas. La emancipación, de Podemos Astu­ries, va aún más lejos, ya que su se­cretario general en el Principado, Daniel Ripa (Java, Huesca, 1982) siempre ha censurado, pública­mente, los aldabonazos y volan­tazos, de los dirigentes del partido morado en Madrid.

Asturias no es un territorio cualquiera para Podemos. Aquí presentó Pablo Iglesias su prime­ra candidatura municipal (Cudille­ro, febrero de 2014).Y aquí celebró el acto central de las elecciones eu­ropeas (Oviedo, mayo del mismo año), con Pablo Iglesias mitinean­do a los pies de una abarrotada Catedral. Podemos cosechó en Asturias el mejor resultado de to­da España, sumando el 13,64% de los votos (51.778) en su primera ci­ta electoral. El partido morado se gestó en Madrid, pero prendió en la Asturias revolucionaria y dinamitera.

Asturias tuvo, desde sus ini­cios, un papel relevante y crítico, en Podemos. En su primer congre­so (Vistalegre, octubre de 2014), la eurodiputada avilesina Tania González compartió la primera fila con el “núcleo irradiador” o los ‘seis magníficos’ de la forma­ción: Pablo Iglesias, Íñigo Erre­jón, Carolina Bescansa, Juan Car­los Monedero y Luis Alegre. Pero Podemos Asturies nunca se plegó al aparato. La primera ‘revuelta’ se gestó en el verano de 2015, cuan­do Pablo Iglesias se ‘autoproclamó’ candidato a la presidencia del Go­bierno, a través de una primarias teledirigidas que garantizaban su elección. “Una barbaridad”, en palabras de Daniel Ripa. En res­puesta, Asturias presentó su pro­pia lista a las primarias (‘Asturias Decide’) apoyada por sesenta car­gos del partido en la región, inclu­yendo sus 9 diputados, para mos­trar su oposición al creciente po­der de Pablo Iglesias.

La versión asturiana de Pode­mos siempre ha reivindicado su independencia para pactar can­didaturas y sellar alianzas. En el artículo ‘La hipótesis asturiana’, publicado por Daniel Ripa en el digital ‘El Salto’, hace suyas las palabras del sociólogo Enmanuel Rodríguez . “Podemos Asturies es una realidad territorial singular y en buena medida autónoma a la dirección madrileña”. También se remite al ‘observador externo’ Gui­llem Martínez, que afirma que la organización asturiana “es menos dada al enfrentamiento interno y a la idea de un partido cerrado”. Según Daniel Ripa, en Asturias “priorizamos la sociedad civil por encima del partido, diferenciándo­nos del resto de la clase política”, Para el secretario general de la for­mación morada en Asturias, Pode­mos debe seguir denunciando la corrupción, aunque sea a costa de “romper la unidad de la izquier­da”, en alusión a los pretendidos pactos de Pablo Iglesias. Ripa de­fiende la “hipótesis asturiana” (el adjetivo dado por Podem País Va­lencía), para convertir Asturias es un laboratorio de ensayos de las políticas de Podemos, llevando a cabo “una experiencia piloto” del partido morado en nuestra región. A principios del año pasado, mien­tras Pablo Echenique, secretario de organización, se fue de ruta por España con el proyecto ‘Atar­se los cordones’, una ‘guía’ antes de la celebración de Vistalegre II. En paralelo, Daniel Ripa presen­taba ‘En Asturies calzamos les ma­dreñes’, una contraprogramación a la hoja de ruta de Pablo Iglesias y compañía. Otra muestra de inde­pendencia y ‘rebeldía’ ante una or­ganización cada vez más centra­lizada. Podemos Asturies incluso propuso retrasar la asamblea de Podemos (Vistalagre II) para reco­ger más propuestas y ampliar el debate, pero la dirección del par­tido morado no permitió ninguna dilación, e impuso los tiempos y las premisas del secretario general.

Las pullas de Daniel Ripa a Pa­blo Iglesias, a propósito del chalé de Galapagar, (compartidas por otros ‘barones’, como ‘Kichi’ o Ada Colau) no son los primeros dar­dos lanzados desde Asturias. En abril, Ripa publicó otro artículo en ‘El Salto’, titulado ‘Los cinco ciclos del cambio político’, analizando la gestación de Podemos y su papel desde que llegó a las instituciones, partiendo de una premisa crítica. “No se asaltaron los cielos”, co­mo Pablo Iglesias había prome­tido. Desde su punto de vista, “la lucha política hay que trasladarla de los círculos (vaciados) a causas concretas para reencontrarse con el activismo”. En plata, más calle y menos moqueta.

Podemos Asturies ‘is different’, y Daniel Ripa no pierde la oportu­nidad de hacer oír la autonomía de su república astur e independiente.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter