11:21. SáBADO 21 DE SEPTIEMBRE DE 2019

Izquierda desunida y ‘tripolar’

Política
30 junio, 2018

Tras el ‘si’, ahora la militancia de Izquierda Unida de Asturias, ha renovado -por segunda vez- los votos del ‘no es no’, a formar una coalición electoral con Podemos en Asturias. El 18 de junio triunfó el mini referéndum que Izquierda Unida convocó a nivel nacional pa­ra que sus militantes se pronuncia­sen sobre la conveniencia, o no, de reeditar una candidatura conjunta con Podemos. Y ganó por goleada, el ‘si’, aunque solo 12.449 militantes de IU ejercieron su derecho a voto. El resultado en Asturias también fue canijo. 488 militantes votaron a favor de una nueva ‘confluencia’ con Podemos en las próximas elec­ciones municipales, autonómicas y europeas, y 225 dijeron que nones. Ahora, el marcador se ha inverti­do y ampliado las diferencias en la consulta interna que, el jueves, lle­vo a cabo Izquierda Unida de As­turias. El ‘no’ a la confluencia, o lo que  es lo mismo, el ‘no’ a Podemos, se impuso por 946 a 152 votos que optaron por el ‘si’ a una candidatu­ra conjunta con el partido morado. Sin embargo, y como suele suceder en IU, la participación no fue muy elevada y apenas alcanzó el 54% -en la consulta estatal solo llegó al 31,2%-. Traducido en cifras, de un censo de 2.037 militantes, solo 1.098 ejercieron su derecho a voto, decantándose, por abrumadora, mayoría, por el ‘no’ a la confluen­cia o fusión electoral con Podemos en Asturias. Aún así, la moviliza­ción resultó determinante para dar la vuelta al marcador. Y ahora, salvo que impere una imposición del Comité Federal de IU en Ma­drid, Izquierda Unida de Asturias, a diferencia de lo que ocurrirá en el resto de comunidades, presenta­rá -como siempre lo ha hecho en el Principado- sus propias siglas en las elecciones autonómicas que se celebrarán el próximo año. A nivel nacional, Podemos y lo que queda de Izquierda Unida, irán juntas y de la mano, en una misma candidatu­ra, cuyo nombre aún no se ha deci­dido, tras el fiasco de Unidos Pode­mos en las últimas generales. Eso sí, será el ‘mismo perro’ pero con distinto collar. A nivel autonómi­co, ambos partidos no irán ni jun­tos, ni revueltos, e Izquierda Unida preservará sus señas de identidad y su marca propia que le ha coloca­do con cinco diputados en la Junta General del Principado. Lo que pa­se en las elecciones municipales, es otra historia. Por lo pronto, en una decena de municipios asturianos, todos menores, habrá candidaturas de confluencia y de unidad popular. Un palabrerío, ‘made in’ podemita, en el que subyace la absorción de Izquierda Unida, que a nivel nacio­nal hace ya tiempo que la organiza­ción que lidera, Alberto Garzón, ha sido fagocitada por el partido que lidera Pablo Iglesias.

Por ahora, Izquierda Unida de Asturias ha ganado a Izquierda Unida de Madrid, el tercer ‘mat­ch’. 2-1 para el equipo de Ramón Argüelles, Gaspar Llamazares y Alejandro Suárez. Tres ‘sensibili­dades’ distintas en el mismo barco del comunismo asturiano, unidas por una misma causa: mantener la identidad de IU en el Principado. Aún así, el Comité Federal de IU en Madrid, aún no ha dicho su última palabra, y está por ver si respeta la autonomía de la República In­dependiente de Asturias. Sí no su­cede nada raro, que en la maltre­cha coalición de izquierdas todo es posible, transitamos hacía una Iz­quierda Unida tripolar en Asturias, con una candidatura de unidad po­pular en las elecciones generales y europeas, revoltijos de candidatu­ras en algunos municipios en los comicios locales, y una Izquierda desunida, pero casta y pura, en las elecciones autonómicas.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter