14:56. MIéRCOLES 19 DE DICIEMBRE DE 2018

La falta de ocio y el mal tiempo vacían los hoteles

Oviedo
27 julio, 2018

Los hoteles de Oviedo pierden clientes. Hay menos turistas que el año pasado (una caída de entre el 15 y el 7%), y se quedan menos noches. Ni siquiera la rebajas en el precio de las habitaciones consigue atraer a los clientes. Daniel García, director del Hotel Silken Monumental Naranco, calcula que “la ocupación en agosto oscilará entre el 75 y el 82%, siendo optimistas”. Actualmente, las reservas están en el 50%, y los últimos meses no han sido buenos. “Hemos cerrado junio y julio con menos clientes, a pesar de la bajada de precios, respecto al año pasado. Y no creo que agosto sea mejor”. En su opinión, la falta de una “programación de verano” perjudica a los hoteles de Oviedo, en comparación con Gijón o Avilés. “Cualquier ciudad de Asturias tiene mejor oferta de ocio que la capital durante el verano”. Por su parte, Cristina Vargas, directora del Hotel Barceló Cervantes, añade que aunque el ‘pick-up’ (los informes sobre reservas) pronosticaban más demanda, “no tenemos el crecimiento esperado”. En agosto, la ocupación de su hotel oscilará entre el 70 y el 75%, y no espera que lleguen clientes de última hora. “Hay turistas que reservan el día anterior, apurando hasta el último minuto, pero son poco habituales en agosto. Las vacaciones se planifican con antelación”.

El Hotel Oca Santo Domingo Plaza, también está registrando peores números. Su director, Antonio Mediavilla, reconoce que “tuvimos menos clientes en el primer semestre, y la tendencia es negativa”. La ocupación en junio cayó un 6% (del 73 al 67%) respecto al mismo mes de 2017, y la de julio también fue 3 puntos más baja (del 73 al 70%). “Hemos bajado los precios pero será difícil igualar los datos de 2017”. Como mucho, llegarán al 85% de ocupación en agosto, y no colgarán el cartel de ‘lleno’ ningún día, cuando en años anteriores, durante algún fin de semana, el hotel estuvo completo. Además, el mal tiempo de los últimos meses tampoco está ayudando a aumentar el número de reservas. “El turista que viene a Oviedo quiere pasear, ir de compras y terrazas. No es un destino atractivo con lluvia”, explica Juan Carlos Robles, director del hotel AC Forum. “Junio y julio han estado por debajo de las cifras de 2017, y agosto también será peor. La ocupación rondará el 70%, o poco más”.

El Hotel de la Reconquista también está en ‘números rojos’. “Llevamos un 15% menos de clientes con una ocupación media del 55% entre junio y julio”. Su directora, Lucía Álvarez, aporta varias explicaciones. “Destinos internacionales, como Turquía o Marruecos, se han recuperado”. Y además, el tiempo no acompaña. “Otros años la gente venía al norte buscando el fresco, pero este año hubo mal tiempo en toda España”, y el turista quiere sol. “Esperamos alcanzar el 70% de ocupación en agosto”. Tanto los ‘5 estrellas’, como los hoteles más pequeños están teniendo un mal verano (el hotel Santa Clara apenas llega al 80% de ocupación), y nada pronostica un cambio de tendencia en la capital del Principado.

Oviedo, sin oficina de turismo

Oviedo es, probablemente, la única capital de España sin oficina de turismo propia. Los visitantes pueden acudir a la oficina de la plaza del Ayuntamiento, compartida con el Principado, donde reciben información sobre toda Asturias, pero El Escorialín sigue cerrado. Han pasado siete meses desde que la caída de un árbol destrozó la cristalera y dañó el tejado del pequeño edificio que se levanta en una esquina del Campo San Francisco. El concejal de Turismo, Rubén Rosón, aseguró el pasado mes de enero que El Escorialín reabriría en abril. Pero las obras tardaron tres meses en comenzar. Entonces, Rosón anunció que la reapertura sería en junio. Pero tampoco. En vísperas de agosto, el Escorialín sigue cerrado, y aún no hay fecha de reapertura. La última vez que El Escorialín ofreció información a los turistas fue el pasado 30 de noviembre. Entonces expiró el convenio que había entre el Ayuntamiento y la Facultad de Turismo para formar a guías en una escuela taller. La oficina abría solo durante los periodos de vacaciones y los fines de semana. Ahora, el Ayuntamiento pretende destinar al Escorialín a cuatro trabajadores en prácticas (con los que ya cuenta el consistorio) de lunes a viernes, e incorporar a personal de otros programas de empleo para prestar el servicio los fines de semana. Sin embargo, pasan las semanas, y El Escorialín sigue cerrado, en plena temporada alta.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter