23:31. VIERNES 20 DE SEPTIEMBRE DE 2019

“El tripartito nos ha traicionado para ocultar sus errores”

Entrevistas
27 agosto, 2018

El 7 de abril de 2017, el bombero Eloy Palacio estaba de descanso, pero acudió a la llamada de un in­cendio en la calle Uría. Junto a su compañero Juan Carlos Fernán­dez, ‘Cuni’ subió a la cesta del ca­mión, e intentó sofocar las llamas. Cuando se posó sobre el tejado, la cubierta cedió, arrastrándolo y acabando con su vida. ‘Cuni’ cayó junto a él, pero solo se rompió una pierna. Los bomberos niegan que cometiesen ninguna imprudencia y anuncian movilizaciones a nivel nacional para pedir justicia.

.-¿Por qué han vuelto a manifes­tarse?

El TSJA dejó a la familia de Eloy sin indemnización, dando la ra­zón al Ayuntamiento. Aunque re­currirán ante el Tribunal Supre­mo, no nos vamos a quedar con los brazos cruzados ante esta indefensión.

.-¿Qué harán?

Si el Ayuntamiento no paga la in­demnización (casi 400.000 euros), los bomberos de toda España re­uniremos ese dinero para la familia.

.-¿En qué consiste la campaña ‘Una guardia por Eloy’?

Los bomberos estamos rechazan­do hacer horas extra, porque las están utilizando para compensar la escasez de personal. A partir de ahora, cada vez que nos llamen, acudiremos a la emergencia que sea, como hizo Eloy, y entregare­mos todo el dinero cobrado por ese servicio a su viuda e hijo.

.-¿Cuántos bomberos tiene Oviedo?

Unos 60, cuando en el año 2000 éramos casi 90. Además, desde entonces, la población de Ovie­do ha aumentado en unas 20.000 personas. Las plantillas son cor­tas y están envejecidas, y las ad­ministraciones siguen sin contra­tar gente.

.-¿Llevarán sus reivindicaciones a Madrid?

Si. El Congreso prepara una ley marco que amparará a todos los Servicios de Bomberos. Convoca­remos una gran concentración en Madrid, en octubre, para presio­nar y garantizar que se protejan nuestros derechos.

.-¿Qué piden?

Ser tratados como funcionarios de carrera, y estar protegidos co­mo una autoridad pública, un re­conocimiento que ya tienen pro­fesores y sanitarios. No pedimos ni un euro más, solo derechos.

.-Asegura que se sienten traicio­nados por el Ayuntamiento.

Nos apuñaló. Tendría que haber asumido su responsabilidad en la muerte de Eloy, un trabajador municipal, desde el primer mo­mento. Pero siguen dándonos la espalda.

.-¿Por qué?

No les interesa reconocer la ver­dad, todos los errores que cometieron.

.-¿Se refiere a los hidrantes?

Entre otras cosas. Debe haber un hidrante cada 200 metros, como máximo. Y cuando llegamos al in­cendio nos encontramos con que estaba bloqueado. Tuvimos que le­vantarlo con la grúa del camión.

.-Y además, estaba cerrado.

Si hubiéramos tenido acceso a un hidrante adecuado, el incen­dio no habría calcinado el edifi­cio de Uría, ni se hubiera exten­dido al inmueble de Melquiades Álvarez.

.-Y Eloy seguiría vivo…

Seguro. Con el agua que teníamos en las motobombas no podíamos ni hacer cosquillas a un fuego de ese tamaño. Además, el problema no se ha solucionado.

.-¿Qué ocurriría si mañana hay otro incendio en la calle Uría?

Se repetiría la historia. El hidran­te sigue sin funcionar. Y por cier­to, tampoco funciona el que está situado en la calle Marcelino Suá­rez donde hubo otro incendio en abril. Las válvulas estaban rotas, no sirve para nada.

.-El Corte Inglés tiene depósitos de agua. ¿Por qué no se utilizaron en el incendio de Uría?

No lo sé. Se supone que en los planes de emergencia del Ayun­tamiento, deberían figurar todos los depósitos disponibles. Alguien no hizo bien su trabajo. Y no fui­mos nosotros.

.-¿Cuándo empezaron a quedar­se sin agua?

La manguera tiene una capaci­dad de 4.200 litros por minuto, y las reservas se acababan cada dos minutos. Desde arriba pedía­mos más agua, y nos decían que no había.

.-¿Qué orden les dieron?

Nos dijeron por la emisora que ahorráramos agua. El incendio estaba devorando el edificio, y nosotros ahorrando agua.

.-¿Quién dio la orden?

No lo sé. Aquello era un caos.

.-El juez considera que la falta de agua no tuvo nada que ver con el accidente.

Si hubiéramos tenido agua nadie habría muerto. Así de sencillo.

.-¿Por qué bajaron de la cesta?

Era nuestro trabajo. Nadie nos lo prohibió. Había mandos, arqui­tectos, aparejadores… Gente que debía saber que la estructura era de madera. Nosotros no teníamos ni idea. Me pasé casi 20 minutos caminando por la cornisa, y nadie me dijo que bajara.

.-El Ayuntamiento insiste en que debían haberse quedado en la cesta.

Diez minutos antes del derrumbe, el jefe del operativo y otro compa­ñero estaban en el balcón del pri­mer piso, echando agua dentro. Ni siquiera en una cesta o una escalera. Si yo veo a mi jefe en esa situación, ¿por qué se supone que yo no podía bajar? Y no ocu­rrió una desgracia mayor porque la fachada resistió.

.-¿Qué hubiera pasado si se hu­biese desplomado?

Habría aplastado a los camiones y a todos los compañeros que es­taban en la calle. ¿Y de quién se­ría la responsabilidad entonces? ¿Nuestra?

.-Los tribunales, por ahora, dan la razón al consistorio.

Ya veremos qué decide el Supre­mo. El Ayuntamiento no reconoce su responsabilidad en la muerte de Eloy, porque también tendría que hacer frente a las reclama­ciones de todos los afectados, que perdieron sus casas y nego­cios por la falta de agua. Es así de triste.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter