10:46. JUEVES 27 DE JUNIO DE 2019

El futuro del museo ‘Tabularium’, pendiente de las elecciones

Oviedo
25 marzo, 2011

Las negociaciones para la venta del Tabularium Artis Asturiensis, uno de los museos privados más importantes de la región -contiene 500 piezas, desde la Prehistoria al Barroco-, siguen paralizadas desde hace siete años. Francisco Manzanares, hijo de Joaquín Manzanares -quien comenzó a reunir las piezas en 1947-, es ahora el ‘heredero’ del Tabularium, por cuyas piezas la administración autonómica ha mostrado su interés en varias ocasiones. Sin embargo, Francisco Manzanares asegura que en los últimos siete años, no ha mantenido ninguna reunión con los responsables de Cultura. Ni con Ana Rosa Migoya, ni con Mercedes Álvarez. “Nadie del Principado ha venido a visitar el Tabularium, solo Vicente Álvarez Areces”. Las pretensiones económicas de los propietarios, son también una ‘traba’ para la negociación. Antes de la muerte de su creador, la oferta del Principado, era de alrededor de 1 millón de euros, la mitad de lo que pedía Manzanares. Ahora, lógicamente, el precio habría subido. Además, hay piezas únicas que podrían alcanzar por sí solas ese valor. En 2004, las negociaciones parecían bastante avanzadas, al menos por parte del Principado. Desde Cultura se llegaron a barajar incluso cuatro sedes diferentes para la colección (Museo Arqueológico, Convento de Las Pelayas, casa rectoral del Naranco o un nuevo edificio). Pero Francisco Manzanares asegura que todo está igual que en 2003, tras la muerte de su padre. En 2005, envió una carta a la Consejería con las condiciones de la venta, las mismas que había puesto su padre sobre la mesa.
Ahora, Francisco Manzanares espera que en los próximos meses, tras las elecciones, se retomen las negociaciones, “con unos o con otros, con quien corresponda”. Manzanares recuerda que ha recibido ofertas de coleccionistas privados y de museos de todo el mundo, como el Metropolitan de Nueva York, por parte de las piezas o la totalidad de la colección. Hasta ahora, todas han sido rechazadas, porque uno de los deseos de su padre era no ‘desperdigar’ las obras de arte y restos arqueológicos reunidos durante más de medio siglo de excavaciones y ‘rescates’. Las obras del Tabularium podrían haber sido expuestas en la inauguración, esta semana, del Museo Arqueológico, pero la falta de un acuerdo económico las mantiene aún en la casa familiar de los Manzanares, junto al Seminario Metropolitano de Oviedo, un museo privado donde se conservan piezas tan valiosas como el ‘Ara sextiana’, una lámina de marmol tallada de 2.700 kilos y 20 siglos de antigüedad.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter