05:24. JUEVES 27 DE FEBRERO DE 2020

El Oviedo tiene que reaccionar

Deportes
14 septiembre, 2018

El bofetón del Zaragoza en el Car­los Tartiere, y la decepción de Ma­llorca, han rebajado los ánimos del oviedismo, disparados tras la go­leada en Córdoba y el empate in extremis de Cádiz. Sepultada, una temporada más, la Copa del Rey, el equipo de Juan Antonio Anque­la tiene mañana la oportunidad de corregir en el Anxo Carro los erro­res cometidos en el Carlos Tartie­re, de donde se han escapado 5 de los 6 puntos en juego. Aunque An­quela es de ideas fijas, el varapa­lo del Zaragoza y la falta de am­bición y presión en Son Moix tie­nen que servir para reflexionar ya que, por ahora, no funciona ni el equipo ‘A’ y tampoco el ‘B’. Por pri­mera vez esta temporada, Toché se quedó el pasado sábado en el banquillo (salió en el minuto 58, tras el 0-2) y Joselu fue el delante­ro titular, aunque no tiró a puerta. El técnico jienense volvió a colo­car, en la segunda parte, al pana­meño Yoel Bárcenas en la defensa donde su rendimiento es muy in­ferior; la zaga con Forlín en el me­dio y dos cambios en los laterales, volvió a hacer aguas; y el centro del campo, con Folch y Tejera, tam­bién naufragó. En Lugo habrá no­vedades, pero forzadas por las le­siones, no por la situación. El cen­tral Carlos Hernández se ha que­dado en Oviedo, tras las molestias que sufrió la pasada jornada, y su lugar lo ocupará Forlín, que hasta ahora no había sido titular. La re­cuperación de Ramón Folch, per­mitirá cubrir la baja de Sergio Teje­ra, lesionado en Mallorca. También el veterano lateral derecho Carlos Martínez, recuperado de su lesión, podría tener una oportunidad tras debutar con la camiseta carbayo­na en Mallorca. El perjudicado se­ría Diegui, señalado por parte de la grada. En el resto de líneas, An­quela podría repetir el equipo que sucumbió ante el Zaragoza, un riesgo que el míster está dispuesto a asumir. La plantilla es corta (19 jugadores) y los chicos del filial no cuentan para Anquela, que tendrá que seguir adelante con los recur­sos disponibles, a la espera de que el central mexicano Oswaldo Ala­nís se acople al grupo, tras su ‘tour’ con la selección azteca. Un empa­te o una derrota en el Anxo Carro, sería otro mal resultado para las aspiraciones azules, y el campo del Lugo es un escenario compli­cado. El año pasado, el Oviedo se llevó la victoria por la mínima (0-1, gol de Diegui), pero en sus dos anteriores visitas solo logró rascar un punto. El Lugo no ha tenido un buen arranque (una victoria, un empate y dos derrotas), y viene de perder con uno de los novatos de la categoría, el Rayo Majadahonda (1-0). Más de 1.000 seguidores azu­les estarán esta tarde en las gradas del Anxo Carro, esperando una re­acción de su equipo. La próxima semana, el Oviedo recibirá al El­che, un rival que trae muy malos recuerdos a los carbayones (el 3-6 de 2002, con invasión de campo y altercados dentro y fuera del esta­dio). Mañana, la situación es totalmen­te diferente, pero los jugadores aún deben demostrar que la cali­dad de la plantilla es superior a la del año pasado, y Anquela tiene que reconducir a un equipo que, en tan solo una semana, ha pasado de la ilusión al desencanto, sembran­do las primeras dudas en la afi­ción. El Oviedo suspendió clamo­rosamente ante el Zaragoza, y no puede permitirse otro traspiés en Lugo.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter