15:11. MARTES 16 DE OCTUBRE DE 2018

‘Porca miseria’

Editorial
1 octubre, 2018

El Estado, una vez más, nin­gunea y margina a Astu­rias, y no cumple, ni siquie­ra, la inversiones contem­pladas en los Presupuestos Generales del Estado. Al cierre del pri­mer semestre, la administración cen­tral solo había ejecutado 36,8 millones de los 223,8 millones presupuestados para nuestra comunidad, lo que su­pone una ínfima inversión que ape­nas llega al 17%, cuando en el resto de comunidades la inversión alcanza -de media- el 27%. Los magros núme­ros son imputables al gobierno de Ma­riano Rajoy, que gobernó hasta junio, aunque también ya va siendo hora de pedirle cuentas a Pedro Sánchez, tras 120 días al frente del gobierno de España.

Los números, además de vergonzo­sos, delatan las preferencias del go­bierno que presidió Mariano Rajoy, que aceleró la inversión y la ejecución de las obras del Estado en las comu­nidades gobernadas por el PP (Galicia o Castilla y León), y echó el freno en comunidades como Asturias, Canta­bria o Andalucía. Nada que no hiciese el PSOE, pero a la inversa, en los sie­te años de gobierno de José Luis Ro­dríguez Zapatero, que también ocupa un lugar destacado en la orla de pre­sidentes incumplidores con nuestra región.

A estas alturas de año, y con menos de tres meses por delante, ya se puede concluir que el Principado transita ha­cía otro año más en blanco. Las inver­siones del Estado son, además de una afrenta a los asturianos, absolutamen­te ridículas: 7 millones en la Variante de Pajares, cuando estaban presu­puestados 86,3; 3,1 millones lleva eje­cutados el Adif, de un total que supera los 32 millones; y 2,8 millones ha eje­cutado Puertos del Estado, de un parti­da que rozaba los 13 millones. No hay noticias, ni un euro ejecutado, de la llu­via de millones que anunció el ex mi­nistro de Fomento, Iñigo de la Serna, para modernizar la red de Cercanías, y tampoco hay avances, ni inversiones tangibles, en los planes de vías de Gi­jón, Langreo o Mieres, que no avan­zan en ninguna dirección, aunque el Adif haya comenzado a achicar agua del túnel del Metrotrén. Mientras tan­to, el AVE ‘vuela’ hacía Galicia, y el po­tente ‘lobby’ de empresarios del corre­dor Mediterráneo, ha conseguido que el nuevo ministro de Fomento, José Luis Ábalos, apoye y de su visto bue­no, a impulsar un eje ferroviario que conectará Algeciras con Estocolmo (3.500 kilómetros) y hasta con Moscú.

Como sucedió, con los dos gobiernos de Zapatero, Asturias vuelve a ser una comunidad de ‘tercera’ en las priorida­des del gobierno central. Y aquí, nadie le pide cuentas al Rey, o mejor dicho, al gobierno de la nación. La pírrica in­versión de 36,8 millones en el primer semestre, reflejan que Asturias no tie­ne ‘voz’, ni peso en el gobierno central, para exigir a Madrid que cumpla sus continuos y pertinaces incumplimien­tos, desde la devolución de los Fondos Mineros, hasta la apertura del Centro Stephen Hawking en Langreo, o una solución para las depuradoras de Gi­jón. Madrid ha vuelto a decapitar las inversiones, y la llegada de la Alta Ve­locidad vuelve a ser una quimera en una comunidad condenada por Fran­cisco Álvarez-Cascos, a seguir pagan­do un peaje hasta por salir de Asturias con dirección al resto de España.

Los gobiernos de Madrid incumplen sus compromisos con Asturias, legis­latura tras legislatura, da igual quién gobierne o se alterne en el gobierno central. Y los políticos asturianos, con Javier Fernández a la cabeza, callan, y con su silencio cómplice, permiten que el Estado siga ninguneando y marginando a los asturianos y astu­rianas. Porca miseria en la inversión, y porca miseria en la Junta General del Principado.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter