18:47. LUNES 14 DE OCTUBRE DE 2019

Urgencias en el Carranza

Deportes
21 octubre, 2018
ALEJANDRO CAICOYA

El Sporting, que no gana un partido de Liga lejos del Molinón desde el 15 de abril (6 derrotas y 2 empates) se enfrentará mañana al Cádiz que solo ha sumado 7 puntos de 27

A Rubén Baraja se le acaba el tiempo. Una nueva derrota, mañana ante el Cádiz, pondría al técnico en el disparadero. Y ni siquiera, una victoria que nadie espera, o un empate, garantizarían la continuidad de un técnico que, probablemente, no llegará ‘vivo’ al derbi que se disputará en noviembre en el Carlos Tartiere. Al Sporting no le salen los números ni en casa, ni lejos de El Molinón, donde los rojiblancos solo han sumado un miserable punto en sus cuatro salidas; y para más inri el equipo lleva seis meses sin ganar a domicilio. A las seis derrotas y dos empates en los desplazamientos, se añade ahora la flojera en casa. El punto rescatado en el descuento ante el Reus (gracias a un penalti inexistente) fue una clara advertencia para Rubén Baraja, despedido con pitos y cánticos pidiendo su marcha. Pero Baraja no será cesado mientras siga sirviendo de parapeto a un consejo que, como siempre que el equipo falla, recibe las críticas de la afición.

El último proyecto de Miguel Torrecilla (10 fichajes el pasado verano), no está dando ningún resultado. El equipo es décimo (12 puntos), cuando a estas alturas de la temporada pasada, era segundo (17 puntos), y miraba de frente al ascenso directo. El proclamado fichaje más caro de la historia del club, el serbio Uros Djurdjevic (2.5 millones), sigue sin marcar y encima falla penaltis, mientras el balear Carlos Carmona, ya lleva 3 tantos (2 de penalti), y es el máximo goleador de un equipo que sigue sin conectar la delantera con el centro del campo. Al menos, Carmona está en racha. Marcó ante el Rayo Majadahonda y ante el Reus, y va camino de batir su registro del año pasado (9 goles). El Sporting está echando en falta a Sergio Sánchez en el centro del campo, a Jony en la banda, pero sobre todo la puntería del uruguayo Michael Santos, que la temporada pasada metió al equipo en la promoción, con sus 17 goles. Hasta ahora, el mínimo balance a domicilio, era compensado por la solidez del Sporting en El Molinón. Pero los rojiblancos solo han ganado uno de los últimos tres partidos disputados ante su público, y la grada se empieza a impacientar con el técnico y los jugadores. Solo los canteranos están dando la talla (como el jueves, en la Copa) en una plantilla diseñada para el ascenso, pero cuyo presente es la mitad de la tabla.

Mucho peor van las cosas en Cádiz, dónde el Sporting intentará mañana romper (a la novena) su maleficio lejos de Asturias. El Cádiz es antepenúltimo, y solo ha ganado un partido esta temporada. El equipo de Álvaro Cervera es el menos realizador de la categoría (6 goles) con permiso del penúltimo, el Nástic (5). Sin embargo, solo ha encajado 10 tantos, una renta bastante decente. En Cádiz, las urgencias son mucho más graves que en Gijón, y el Sporting puede aprovecharse de la impaciencia del rival. Sin embargo, el Ramón de Carranza no trae buenos recuerdos para los rojiblancos. La temporada pasada, en la jornada 36, el Cádiz y el Sporting empataron sin goles. El reparto de puntos supo a poco para los locales (tres empates consecutivos en casa), pero menos aún para los gijoneses, que perdieron el liderato de la clasificación, ante el Rayo Vallecano, y no volvieron a recuperarlo.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter