15:57. VIERNES 14 DE DICIEMBRE DE 2018

15 puntos de 33

Deportes
4 noviembre, 2018

Ni defensa de cinco, ni defensa de cuatro, ni tres centrales, ni dos carrileros… El Real Oviedo necesita un revulsivo en el ataque, y un cambio de jugadores en la zaga. Y los números así lo certifican. Los azules, jugando a la defensiva, son el cuarto equipo que más goles encaja (15), solo por detrás de los tres últimos clasificados (Extremadura, Nástic y Córdoba). Los números tampoco salen en el ataque donde el Oviedo solo ha conseguido 5 goles en el Carlos Tartiere, el segundo peor registro de la categoría. A dos semanas del derbi, y a una, de visitar el fortín de Riazor, al Real Oviedo solo le vale la victoria ante el Mallorca, para calmar a la afición y para evitar un desplome en la tabla. Con once jornadas ya vencidas, el Real Oviedo solo ha sumado 15 puntos de 33 posibles, y las distancias, por arriba, se empiezan a ensanchar. El Granada (líder) aventaja en 8 puntos a los azules, y 7 puntos más tienen el Depor (2º) y el Málaga (3º). Los números rojos de Anquela, son aún más preocupantes, teniendo en cuenta que el Real Oviedo, por ahora, solo se ha enfrentado a dos de los primeros diez clasificados (Alcorcón y Albacete), y a los cinco equipos que ocupan las últimas posiciones.

Se acabaron las excusas. Anquela tiene que mover el banquillo y reforzar el ataque, donde Joselu está completamente solo. Todos los indicadores (puntos, victorias, derrotas, goles a favor, goles en contra…) ponen al entrenador en el disparadero, y ni siquiera una victoria hoy ante un Mallorca que también da tumbos en la tabla, y que solo ha ganado un partido de los últimos ocho que ha disputado; aumentaría el crédito de un entrenador cuestionado en la grada y también en el palco. Los próximos tres partidos van a ser decisivos para Anquela, o al menos, para su futuro más inmediato. Los azules no ha encadenado aún dos victorias consecutivas, y el equipo sigue flojeando en la defensa y en el ataque. Por eso, el oviedismo espera hoy una reacción y también cambios en el ‘once’ y en un sistema de juego, poco ambicioso, sin pegada, y ultraconservador.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter