13:01. MARTES 21 DE MAYO DE 2019

Historia, naturaleza y villas termales en las Rías Baixas

Reportaje
11 noviembre, 2018

El próximo miércoles, la Diputación de Pontevedra, presentará en el Hotel de La Reconquista, la amplia y variada oferta turística de las Rías Baixas. Un destino, a tres horas y media de Asturias, para disfrutar en cualquier época del año

Bosques milenarios, balnearios históricos, castillos medievales y dólmenes celtas, forman parte del paisaje mágico de las Rías Baixas. Cualquiér época del año es buena para perderse por sus aldeas, o para visitar alguno de los yacimientos arqueológicos dónde se esconden los secretos de los primeros habitantes de Galicia, una tierra de meigas y leyendas. En las Rías Baixas es posible visitar un castro, y recorrer los caminos trazados por sus primeros habitantes, hace más de 2.000 años. El más imponente de todos los castros, que domina la desembocadura del río Miño, se encuentra en el municipio de A Guarda. El Castro de Santa Trega, a un paso de la frontera de Portugal, permite a los visitantes adentrarse en las viviendas de los celtas (hay dos reconstrucciones) aprender sobre su cultura, en el museo del yacimiento. Por otra parte, en el extremo oeste de la península del Morrazo, en la parroquia de Hío (Cangas), el Castro de Monte do Facho se sitúa en lo alto de la montaña, desde donde se divisan unas espectaculares vistas de las Islas Cíes y de las Islas Ons. También hay castros en Ribadumia, Castrolandín, Tui, A Lanzada, Ponteareas o en el Monte O Castro, en pleno Vigo. También los romanos dejaron una profunda huella en este rincón de Galicia, como la antigua fábrica de sal situada junto a la ría de Vigo, la villa romana de Toralla (junto a la playa de O Vao), o los yacimientos de la península de O Salnés, entre Sanxenxo y San Vicente de O Grove. Restos funerarios, joyas, armas y herramientas, son algunos de los tesoros rescatados de los castros gallegos y los posteriores asentamientos romanos, una forma diferente de acercarnos a nuestro pasado.

Jardines y camelias

También se pueden conocer las Rías Baixas de jardín en jardín, siguiendo la ‘ruta de las camelias’, que lleva hasta pazos y castillos. Las camelias, una flor importada de la India, China y Japón, encontraron en Galicia una tierra fértil dónde crecer y florecer con rojos intensos y blancos puros. Las camelias llegaron a las casas señoriales de las Rías Baixas en la segunda mitad del siglo XIX, y se extendieron por los jardines, públicos y privados, de la provincia. Solo en el entorno de la provincia de Pontevedra, hay más de mil de ejemplares de diferentes especies y variedades. La camelia florece entre enero y abril, dando color al gris invierno gallego. Además, desde el próximo diciembre, varias exposiciones que recorrerán toda la provincial hasta abril. Las muestras, organizadas por la Sociedad Espa-ñola de la Camelia (SEC), en colaboración con otras entidades –entre ellas la Diputación de Pontevedra–, viajará por Tui, Domaio, Vilanova de Arousa, O Porriño, Tomiño, Soutomaior, Vilagarcía de Arousa, Cuntis, Campolongo, Ribadumia, Valga, Ponteareas y Sanxenxo. Una excusa más para conocer las Rías Baixas y los jardines de sus históricas casas señoriales y pazos.

Balnearios milenarios

Celtas y romanos ya conocían los beneficios de las fuentes termales que salpican las Rías Baixas. En la provincia hay 7 villas: Caldas de Reis (con dos balnearios a ambas orillas del río Umia); Catoria (cuya primera referencia escrita dada de 1772); Cuntis (descubiertas por los romanos); O Grove (el balneario de La Isla A Toxa data de 1842); Ponte Candelas (con fuentes milenarias); Vila de Cruces, la zona termal por excelencia en el interior norte de la provincia; y Mondariz-Balneario, el municipio más pequeño de Galicia -y uno de los más pequeños de España-, que alberga tres fuentes termales. Mondariz conserva el encanto de los primeros años del siglo XX, y la fama a nivel nacional de sus aguas. Su balneario ha sido galardonado como el mejor de España en varias ocasiones. En Mondariz- Balneario se daban cita las clases acomodadas, con bañistas venidos de Puerto Rico, Uruguay, Brasil, Chile, México, Costa Rica, Estados Unidos, Francia y Alemania, además de españoles y portugueses. Entre sus ilustres visitantes figuran el multimillonario americano Rockefeller III, el rey Alfonso XIII, Primo de Rivera, el sultán de Marruecos Muley Haffid, la reina Isabel II de Borbón, la escritora Emilia Pardo Bazán, numerosos miembros de la nobleza portuguesa y española. Hoy, es un destino abierto a toda la familia, y un motivo más para visitar las Rías Baixas.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter