17:10. MARTES 18 DE JUNIO DE 2019

El Asturcón, otra asignatura pendiente del tripartito

Oviedo
19 noviembre, 2018
MAR DÍAZ

El centro ecuestre ‘El Asturcón’ estuvo, durante años, en el punto de mira de la oposición del Ayuntamiento de Oviedo, y tras las elecciones de 2015, se convirtió en una ‘cuestión de gobierno’ para el tripartito. Pero, tres años y medio después, el gobierno comunero no ha conseguido ‘acabar’, ni encontrar una ‘salida’, para ‘El Valle de los Caídos’ que ordenó levantar, Gabino de Lorenzo, previo pago de 4.000 millones de las difuntas pesetas. Tras su inesperado asalto al poder (mayo de 2015) el tripartito acordó el cierre del costoso y ruinoso equipamiento (solo su mantenimiento costaba 1,5 millones anuales), y el alcalde, Wenceslao López, asumió la clausura del hípico como una cuestión personal. Pero el ‘grandón’ centro ecuestre nunca levantó cabeza –ni con Gabino, ni con el tripartito-, y se ha convertido en una ‘patata caliente’ para el equipo de gobierno, que ya no sabe que hacer con los restos del ‘Asturcón’. Desde que el tripartito asumió el bastón de mando municipal, se han sucedido las ocurrencias entre los socios de gobierno. Pero el Ayuntamiento ni siquiera ha desalojado aún al último inquilino de sus establos, un solitario caballo cuyo dueño se niega a sacarlo del establo.

El cierre del hípico se comenzó a barruntar tras las últimas elecciones municipales, y en julio de 2015, Wenceslao López lanzó la primera advertencia. O una empresa privada asumía la gestión (y los gastos) de las instalaciones, o habría cerrojazo. Antes de finalizar el año, comenzaron los rumores sobre posibles compradores, que nunca llegaron a materializarse. Un jeque árabe dedicado a la cría de caballos, un jinete de renombre internacional, un grupo empresarial con intereses en la hípica… Pero al Ayuntamiento no llegó ninguna oferta concreta, y ante la falta de ideas, el concejal de Economía, Rubén Rosón (Somos), propuso en febrero de 2016, convertir el hípico en un recinto para celebrar festivales de música y otras actividades de ocio (sin especificar), con zona de acampada incluida. La idea no cuajó, pero la cuenta atrás para ‘El Asturcón’ ya había comenzado, y en mayo de 2016, el Ayuntamiento decretó el cierre de las pistas, una medida de presión para que los propietarios de los últimos animales estabulados en sus cuadras, sacasen a los caballos. Sin embargo, el ultimátum no funcionó. Como tampoco prosperaron las negociaciones con el Real Oviedo, para que el club trasladase sus campos de entrenamiento al hípico, y convertir ‘El Asturcón’ en una ciudad deportiva, con una residencia para jugadores jóvenes, una ‘Masía’ a la carbayona, que quedó totalmente descartada en octubre de 2017, cuando el presidente del club, Jorge Menéndez Vallina, le dio ‘calabazas’ al alcalde. Un mes después, llegó una nueva ocurrencia, en esta ocasión, desde las filas de IU. El concejal de Personal, Iván Álvarez, propuso transformar el hípico en una ‘Ciudad del Tenis’. Incluso se presentó un anteproyecto, con pistas cubiertas y al aire libre, y también para la práctica del pádel, además de residencias para los futuros alumnos de la escuela municipal. El concejal de Deportes, Fernando Villacampa (Somos), amplificó la idea proponiendo una ‘Ciudad de la Raqueta’, con pistas –también para el bádminton. Por el camino se quedó la ya tradicional ‘Ciudad del Motor’ pretendida, desde hace más de veinte años, por la Federación Asturiana de Automovilismo, y rechazada por el tripartito. Ana Taboada, portavoz de Somos, aireó que celebrar carreras de coches en el hípico no encajaba “con el turismo verde que pretendemos para convertir El Asturcón en una puerta de entrada al Naranco, y actividades de aventura y camping”. Días después, Fernando Villacampa reconoció que “todo lo que podemos hacer en Deportes, pasa por El Asturcón”, pero el Ayuntamiento (de nuevo a través del concejal Rubén Rosón) lo que presentó fue un plan de ‘Turismo de Naturaleza en Oviedo’, elaborado por trabajadores de los Planes de Empleo 2015-16, que también encontraron una utilidad al hípico: un centro de acogida para animales abandonados. Del plan turístico nada más se supo, pero sí llegaron más ocurrencias desde Somos. El pasado mes de abril, el Podemos local anunció que El Asturcón albergará colonias escolares durante el verano de 2019, o lo que es lo mismo, campamentos para conciliar la vida laboral y familiar durante las vacaciones. Pero el concejal de Deportes, Fernando Villacampa, la semana pasada volvió a vincular el incierto futuro del hípico al ‘deporte de naturaleza’, aprovechando la presentación de un duatlón por las pistas del hípico y las sendas que lo rodean. Desde su cierre, el centro ecuestre ‘El Asturcón’ solo ha acogido carreras populares con perros, pruebas deportivas, y una competición de motocross. Actividades puntuales y circunstanciales, de relleno, y sin ninguna continuidad en el tiempo. A los volantazos e indefiniciones del tripartito, se suman las propuestas de los grupos de la oposición, también de poco calado y recorrido. El grupo municipal de Ciudadanos propuso ceder al Real Oviedo Rugby parte de las instalaciones, y el PP quiso vincularlo a las rutas del Naranco. Pero la realidad es que, dos años y medio después del cierre del centro ecuestre de ‘El Asturcón’, ningún proyecto ha cobrado vida, y es probable que asistamos a nuevas propuestas y ocurrencias durante los próximos meses, conforme se acerque el momento de las promesas electorales.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter