11:56. VIERNES 14 DE DICIEMBRE DE 2018

El Principado exige una fianza de 238.000 euros al colegio Nazaret

Oviedo
21 noviembre, 2018
PEDRO ALBERTO ÁLVAREZ

El Colegio Nazaret y la Consejería de Educación, llevan dos años enzarzados en los tribunales. La administración quiere cerrar cuatro aulas del centro concertado, y el colegio se resiste a una decisión que, a largo plazo, supondría su cierre. Por ahora, el ‘marcador’ es de 7 a 0 a favor del Colegio Nazaret y de la comunidad educativa. Cinco sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Asturias, y dos del Tribunal Supremo, dan la razón al Colegio Nazaret. Antes de Navidad, volverán a verse en un juzgado, y no será la última vez. La estrategia del Principado pasa por eternizar los pleitos, recurso tras recurso, a pesar de ser condenado, en todos los casos, al pago de las costas. Educación también intenta estrangular las cuentas del centro concertado, que cuenta con 530 alumnos y 70 trabajadores (48 profesores, 2 cuidadoras de la guardería, y personal de mantenimiento y administración). El Colegio Nazaret ya tuvo que depositar una fianza de 50.000 euros, como medida cautelar, para costear los gastos que le supone al Principado mantener abiertas las aulas. Ahora, el juzgado ha decretado una nueva fianza de 50.000 euros, pero al Principado le parece insuficiente y solicita 238.000 euros, que sumados a los 50.000 anteriores, alcanzarían los 288.000 euros retenidos en el juzgado. “Es demasiado dinero y no podemos asumirlo”, afirma María Isabel Herrero, directora del colegio. “Somos una institución humilde, y nadie nos respalda. Van a por nosotros porque no se atrevieron con otros centros concertados”.

La Consejería de Educación pretende cerrar cuatro aulas: tres de infantil (de 3 a 5 años) y una de 4º de la ESO. José García, director pedagógico del centro, explica que, de esta forma, a medio plazo, el centro perdería alumnos en la etapa de secundaria. “Tenemos dos líneas educativas, y nos quedaríamos solo con una”. Además, con la mitad de alumnos, el Colegio Nazaret no podría permanecer abierto, al no poder cubrir los gastos de mantenimiento y de profesorado. “Y la mitad de los trabajadores iríamos al paro”, añade José Miguel Cueto, portavoz del comité de empresa. Desde el Colegio Nazaret, reconocen que el consejero Genaro Alonso tiene un talante negociador, mientras señalan al director general de Planificación, Roberto Suárez, como responsable del ataque. “Ha manifestado públicamente que está en contra de la concertada, es un empeño personal”. La dirección y el personal del Colegio Nazaret, apuntan a otra razón. El Principado ha cerrado aulas de educación infantil de la red pública, “y ahora quieren cerrarlas también en la concertada, para que no les acusen de favoritismos”. También mantienen que la ‘guerra’ contra el Colegio Nazaret ha llevado al consejero Genaro Alonso a mentir varias veces en sede parlamentaria, “por desconocimiento de la realidad, o a propósito”, cuando habló de las ayudas recibidas por el centro, y sobre la decisión de clausurar sus aulas. El Colegio Nazaret recibió el apoyo de toda la oposición, que votó a favor de una proposición no de ley en la Junta General, para evitar el cierre. El Gobierno –como era previsible- hizo caso omiso al mandato del parlamento, que volvió a ‘recordárselo’ en el Pleno de la semana pasada. “Hemos puesto de acuerdo al PP, Foro y Ciudadanos, con Podemos e IU, defendiendo a un colegio concertado. Creo que es inédito”, apunta José García. El centro está dispuesto a negociar, y a aceptar algún cierre, pero la cerrazón de la Consejería de Educación (o de Roberto Suárez) les impide avanzar. La única ‘oferta’ recibida, fue una compensación de 5.000 euros por el cierre de cada aula. “Nos parece casi una broma, quieren comprarnos con 5.000 euros”. Maria Isabel Herrero recuerda que el coste de escolarización de un niño en la escuela concertada, es la mitad que en la pública. “Le ahorramos mucho dinero al Principado, pero nos siguen atacando por motivos ideológicos”. La directora apunta que, el ahorro inmediato que le supondría al Principado el cierre de cuatro aulas (unos 32.000 euros por curso), se doblaría a la hora de escolarizar a esos alumnos en colegios públicos, con un coste de más de 60.000 euros.

Por su parte, José Manuel Cueto insiste. “Por mucho que acudan a la vía judicial, no tienen salida. Desde que el Tribunal Supremo nos dio la razón la primera vez, el TSJA sigue siempre el mismo criterio. Lo único que consiguen es gastar dinero público en los recursos. No nos van a amedrentar”. José Manuel Cueto también habla como portavoz de OTEAS, la Organización de Trabajadores de la Enseñanza Concertada de Asturias. “Tenemos el apoyo de la plantilla, la dirección, los trabajadores y los padres. Eso nos da confianza”.

Medio siglo de historia

El Colegio Nazaret abrió sus puertas en 1968, y es un ejemplo de integración social. Es un centro católico, gestionado por la congregación de las Hijas de María Madre de la Iglesia. En algunas de sus aulas, el 80% de los estudiantes es de origen inmigrante (la mayoría de origen latinoamericano), y fueron pioneros en programas sociales de integración. “Recibimos reconocimientos del Ministerio, y también del Consejo Escolar del Principado, y ahora nos premian así”, se lamenta María Isabel Herrero. Pero la veterana directora, no pierde la fe. “Se equivocan si piensan que nos vamos a rendir sin seguir peleando”. Con la enseñanza concertada han topado.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter