17:49. LUNES 14 DE OCTUBRE DE 2019

El año 2019 para la hípica asturiana

Deportes
12 enero, 2019
JUAN GARCÍA

Una vez finalizada la temporada hípica del pasado año con una importante novedad para el deporte hípico asturiano como es la renovación de las instalaciones cubiertas del CHAS (Club Hípico Astur) en Gijón, con un picadero adaptado a las necesidades de un deporte extraordinariamente evolucionado técnicamente en los últimos diez años; (algo que ya parecía anticiparse con los Concursos del verano anterior, primeros que corrieron bajo la organización de la Empresa HC Consultants, creada por la Princesa Czartorysky, Angela Cardin y la amazona asturiana Astrid Camblor Varela), los aficionados tuvieron ocasión de presenciar lo que, sin duda será uno de los cambios más relevantes que se podrán detectar, con mejor y mayor perspectiva, a lo largo de esta nueva temporada en nuestra región.

A este acontecimiento hay que sumar, en las postrimerías del pasado año, la inauguración de otra instalación hípica igualmente singular, presentada con una nueva competición que tuvo lugar los días 7 y 8 de diciembre, lamentablemente coincidentes con el desarrollo de las pruebas valederas para la Copa del Mundo en las instalaciones de Casas Novas, en La Coruña, lo que hurtó a muchos aficionados asturianos, que se desplazan a esta importantísima competición del más alto nivel internacional, poder presenciar esta inauguración deportiva. Algo que, es de esperar, será remediado en el futuro próximo.

Estamos hablando del complejo deportivo de la Yeguada Finca Maeza, en el Rebollal, en Vega de Sariego, bajo la dirección de su propietaria Cruz Maestre y su marido Thomas Bares, que aporta una pista exterior de 100 metros por 50 de longitud y anchura, y otra, cubierta, de 90 por 35, que cuenta con la dirección técnica del joven, pero experto, jinete Fidel Dávila.

Tanto el CHAS como esta Yeguada Finca Maeza serán, este año, escenarios de diferentes competiciones hípicas distribuidas a lo largo de la temporada.

A estos acontecimientos hay que añadir otro de gran importancia por lo que tiene de histórico; Oviedo, a través de una renovada Sociedad Ovetense de Festejos (SOF), que a punto estuvo de desaparecer si se hubieran cumplido los designios del equipo de gobierno municipal; algo que frustraron un reducido, pero suficiente, grupo de socios votando en contra de esta lamentable decisión que se planteó en una Asamblea celebrada el pasado día 25 de junio de 2018; esta renacida SOF tiene, entre sus prioridades de inmediato futuro, devolver a los miles de aficionados ovetenses el concurso hípico que, con diversos avatares a lo largo de su historia, que comenzó en el año 1948 en La Corredoria, en los terrenos que actualmente ocupa el Instituto del Carbón, y que llegó a ser, por derecho propio, junto con el de Las Mestas, en Gijón, una referencia obligada en España en lo que se refiere a este deporte.

Dadas las circunstancias en las que la absorción de esta Sociedad de Festejos por parte del Ayuntamiento ovetense durante muchos años, que han incidido muy desfavorablemente en la situación económica de esta entidad popular, este año se deberá comenzar con un Concurso de categoría nacional, pero la pretensión es la de que, en el menor plazo posible, se pueda programar un concurso similar al que se lleva a cabo en Santander, en el bellísimo escenario de La Magdalena, que alcanza la categoría internacional de tres estrellas para, en un futuro no muy lejano, lograr el nivel, máximo, de cinco estrellas que podría, beneficiando a ambos, programarse en fechas próximas a las de Las Mestas, colaborando, de este modo, a una mejora para Asturias en esta materia deportiva.

Y pasando el obligado capítulo de los primeros protagonistas de la hípica, hay que mencionar al mundo de los jinetes en los que cabe destacar una noticia relevante que afecta a una joven amazona gijonesa; Marta Fernández Fernández.

Esta eficaz amazona ha estado en los dos últimos años, en una importante instalación belga de la mano del jinete español Manuel Fernandez Saro, miembro del primer equipo internacional español, junto a los asturianos Sergio Álvarez Moya, Julio Arias y el actual Campeón de España, Gerardo Menéndez.

Allí esta joven deportista ha perfeccionado su técnica de modo sobresaliente, lo que ha determinado que la amazona internacional Cristina Toda se haya fijado en ella para encomendarle la preparación de sus caballos, algo que llevará a cabo en las instalaciones madrileñas de Marta Andrade.

Una buena noticia deportiva para Asturias, como también lo es el que los hermanos Álvarez Moya, lesionados ambos en competición (en diferentes momentos y escenarios), ya estén en condiciones de poder reintegrarse a la misma en un futuro próximo una vez repuestos del daño sufrido.

Pero la hípica no tiene solamente buenas noticias en este año que comienza, ya que hay que recoger la ‘muerte’ administrativa del megalómano proyecto de Gabino de Lorenzo, durante su dilatado periodo de Alcaldía, llamado El Asturcón, fallido desde su inicio por la enorme acumulación de fallos técnicos, que afectaron, entre otras cosas, a las pistas, cuyo último caballo, ‘Gitano’, ha abandonado las instalaciones hace pocos días, dando por finalizada la intencionalidad ecuestre a la que fue destinado con imprudencia e ignorancia por sus instigadores.

Una iniciativa que había creado una gran expectativa deportiva para la Región asturiana que apenas cumplió el capricho de un pésimo administrador del dinero público.

Y cerramos con otra muerte; esta física, de una persona que, tanto por su valía artística, como por su proximidad al deporte ecuestre, debería de haber tenido una mejor acogida en los medios de comunicación regionales, siquiera para recordar que, pese a su nacimiento madrileño, eligió a Asturias como patria personal, desde la que se distinguió como uno de los grandes pintores de su época, lo que le llevó a ser el ‘pintor de cámara’ de varias Monarquías, entre ellas la española y la marroquí.

Se trata de Alfredo Enguix, fallecido el 24 del pasado mes de noviembre a los 88 años de edad, el cual destacó por su dedicación pictórica hacia el caballo, hasta el punto de que es, por el momento, el único pintor español miembro de la American Academy of Equine Art.

Y fue, precisamente, el mundo del caballo el que recogió este último momento de quien ha sido uno de los mejores difusores de la equitación a través de sus magníficas obras artísticas. Su única nota necrológica hay que buscarla en el último número de la Revista Ecuestre, a la que los aficionados deben este póstumo recuerdo a quien, además de gran artista, fue un apasionado del mundo del caballo.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter