17:11. MARTES 18 DE JUNIO DE 2019

De los 202 escaños de Felipe González a los 85 de Pedro Sánchez

Elecciones
15 abril, 2019
Lucía García

40 años de elecciones generales y 13 ‘combates’ entre el PSOE y el PP que, por ahora, se han saldado con 6 victorias socialistas y 5 victorias de los ‘populares’ (en 1977 y 1979 ganó las elecciones la UCD de Adolfo Suárez). Felipe González (1982-1996) y José Luís Rodríguez Zapatero (2004-2011) por el PSOE, y José María Aznar (1996-

2004) y Mariano Rajoy (2011-2018) por el PP, se sucedieron y tomaron la alternativa del gobierno. El ‘empate’ a 2 -dos presidentes del PSOE y otros dos del PP- lo rompió Pedro Sánchez que, desde junio de 2018, es presidente de gobierno no electo y el séptimo desde 1977. Felipe González alcanzó, en 1982, la cota ‘estratosférica’ de los 202 diputados. Zapatero tocó ‘techo’, en las elecciones de 2004, con 11,2 millones de votos. Y Pedro Sánchez colocó al PSOE en ‘números rojos’ y, por primera vez, por debajo de los 100 diputados (90 en las elecciones de 2015 y 85 en 2016).

Felipe contra Suárez

Desde finales de los años 70, y hasta mediados de los 90, Felipe González fue el líder indiscutible del PSOE, candidato en siete elecciones generales, y presidente de España desde 1982 a 1996. En su estreno en las urnas (1977), logró 5,37 millones de votos, aunque perdió las elecciones ante Adolfo Suárez. Sin embargo, ganó en Asturias, donde logró 182.850 votos, por delante de UCD (177.843 votos). Dos años después, el PSOE mejoró sus resultados, con 5,46 millones de votos (200.346 en Asturias, aventajando a UCD en 22.887 papeletas), aunque Felipe González volvió a perder ante Suárez. Pero a la tercera, en 1982, fue la vencida. Se hundió y desintegró UCD, y llegó el

‘cambio’. El PSOE alcanzó su primera mayoría absoluta y también su ‘techo’ de escaños (202) que, 37 años después, ningún dirigente socialista ha podido superar.

Poder y desgaste

El PSOE arrasó en las elecciones de 1982, doblando su número de votos (10 millones). Felipe González dio alas a los socialistas en toda España. En Asturias sumó 339.575 votos (el 52,13%), su máximo histórico. Nuestra comunidad contribuyó con 6 diputados a la amplia mayoría absoluta de los socialistas en el Congreso (202 escaños de 350). Cuatro años más tarde, y de nuevo con Felipe González , el PSOE volvía a ganar, aunque con menos votos (8,9 millones, 278.946 en Asturias). El desgaste de los cuatro primeros años en La Moncloa, le costó a los socialistas 1,2 millones de votos. En 1989, el PSOE volvió a bajar (8,11 millones de votos). Perdió otras 800.000 papeletas, 30.000

en Asturias, aunque los socialistas se quedaron a un solo escaño de la mayoría absoluta (176).

La remontada

Sin relevo en el partido ni en el gobierno, Felipe González volvió a presentarse a las elecciones generales de 1993, y elevó los resultados socialistas de 1989, alcanzando los 9,1 millones de votos que se tradujeron en 159 diputados, aunque muy lejos de la mayoría absoluta. En Asturias, el PSOE remontó hasta los 271.877 votos. Por entonces, la derecha había afrontado su ‘proceso de refundación’, y el PP con José María Aznar ya era un partido en alza, con 8,2 millones de votos, y a menos de un millón de los socialistas. Eran los años, también, de Julio Anguita que había ‘resucitado’ al PCE, con una nueva ‘casa común’ de la izquierda (IU), tras la retirada de Santiago Carrillo.

Fin de ciclo

Cuatro años más tarde, en 1996, el PP de José María Aznar ganó las elecciones al PSOE de Felipe González,

aunque los socialistas sumaron 275.000 votos más respecto a 1993. La situación se repitió en Asturias, donde Francisco Álvarez- Cascos superó a Luis Martínez Noval (297.079-288.558). La derrota del PSOE fue el inicio de un cambio de ciclo que duró dos legislaturas.

Candidato efímero

El relevo de Felipe González fue traumático para el PSOE. En 1998, dos años después de las elecciones generales, el PSOE convocó primarias internas que enfrentaron a Josep Borrel con Joaquín Almunia. Borrell ganó por 21.394 votos (logró el 55% de los apoyos), pero renunció a ser el candidato de los socialistas un año después, tras ser salpicado por un caso de fraude fiscal, cometido por dos colaboradores suyos, cuando era Secretario de Estado de Hacienda. Almunia ocupó su lugar, pero hundió al PSOE (7,9 millones de votos) y perdió 1,5 millones de votos en relación a las últimas elecciones de Felipe González. Además, perdió 16 diputados (uno por Asturias).

La ‘era Zapatero’

Tras Almunia, llegó José Luis Rodríguez Zapatero. En sus primeras elecciones (2004), ganó en España (11,02 millones) y perdió en Asturias. ZP superó los números de Felipe González, y aumentó el número de votos socialistas en el Principado hasta los 305.240, aunque por detrás del PP (307.977). Cuatro años más tarde, Zapatero volvía a ganar las elecciones, superando, incluso, el ‘listón’ de Felipe González, (11,2 millones de votos). En Asturias, recuperó la mayoría socialista (326.477 votos). Con 169 escaños, logró el mejor resultado desde el fin del felipismo.

La derrota de Rubalcaba

Zapatero, desgastado por su impericia en la ‘gestión’ de la crisis, adelantó las elecciones (2011), como hizo Felipe Gonzalez en 1989, tras la huelga general convocada por UGT y CCOO. La última legislatura de ZP y los malos resultados de Alfredo Pérez Rubalcaba (2011), hundieron a los socialistas en toda España. El PSOE se desplomó hasta  los 7 millones de votos y 110 diputados. Perdió 4,2 millones de votos y 59 diputados, el peor registro de toda su historia. El hundimiento socialista tuvo ‘efectos colaterales’ en Asturias, con 140.951 votos menos (de 326.477 a 185.526). Y lo peor, aún estaba por llegar en el socialismo español

Pedro Sánchez, mínimos históricos

Pedro Sánchez hizo el más difícil todavía, o lo que es lo mismo, hundió más al PSOE en las elecciones generales de 2015. La irrupción de Ciudadanos y Podemos, contribuyó a la debacle socialista en toda España. El PSOE se desplomó hasta los 5,53 millones de votos, que se tradujeron en tan solo 90 diputados. De un ‘plumazo’, los socialistas perdieron 1,47 millones de votos y 20 diputados. En Asturias, el PSOE cosechó el peor resultado en cuatro décadas, por debajo -incluso-de las elecciones de 1977. Pero los socialistas aún no habían tocado fondo. Un año después, en las elecciones anticipadas de 2016, el PSOE perdería otros 5 diputados (85), aunque sumó 106.000 papeletas más.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter