10:39. JUEVES 27 DE JUNIO DE 2019

Desgaste y dispersión

Elecciones, Oviedo
21 mayo, 2019
LUCÍA GARCÍA

Se va ‘Rivi’, se bate en retirada Agustín Iglesias Caunedo, Luis Pacho ha sido ‘degradado’ a la condición de ‘número dos’ de Ciudadanos, y toman la alternativa Concha Masa (IU), Alfredo Canteli (PP) e Ignacio Cuesta (Ciudadanos). De los cinco ‘primeros espadas’ del Ayuntamiento de Oviedo, solo Wenceslao López (PSOE) y Ana Taboada (Somos) han revalidado su condición de candidatos a la alcaldía capitalina y carbayona. La sexta en discordia es Cristina Coto que, tras salir por la puerta de atrás -por decisión propia- de Foro Asturias, lidera la galopante candidatura de VOX; y el séptimo es Fernando Tejada que oposita al Ayuntamiento como candidato, y peso pluma, de un partido en vías de extinción (Foro Asturias). La burgalesa, y profesora universitaria de matemáticas en la Universidad de Oviedo, Concepción Masa; el tevergano, ex banquero jubilado, y ex presidente del Centro Asturiano, Alfredo Cantelí; y el abogado catalán -nació en Manresa, pero creció en Grao- Ignacio Cuesta, son los refuerzos de IU, PP, y Ciudadanos, en la batalla por conquistar la joya de la corona de la política asturiana. Desde que Antonio Masip (PSOE) fue noqueado en las urnas por Gabino de Lorenzo (1991), el Ayuntamiento de Oviedo siempre ha sido el portaviones del Partido Popular en Asturias. 24 años, que se dice pronto, de ‘gabinismo’. Pero tras las últimas elecciones (2015), la conjura de las izquierdas carbayonas (Somos, PSOE e IU), asaltó los cielos ‘gabinistas’ y truncó sus bodas de plata al frente del consistorio capitalino. 24 años y 6 elecciones municipales después, y de rebote, Wenceslao López, el tercer candidato en número de votos, se convertía -de manera inesperada y verbigracia de Somos e IU- en el segundo alcalde socialista de Oviedo desde los tiempos de la II República. En aquellas elecciones, la irrupción de Somos, el Podemos de Oviedo; y Ciudadanos, alteró, por primera vez, una balanza municipal que se inclinó por la mínima hacía la izquierda. Las izquierdas cosecharon en las urnas 49.871 votos, su máximo histórico en la capital asturiana, mientras que PP y Ciudadanos sumaron, en conjunto, 50.378 votos. Traducido en concejales, Somos, PSOE, e IU sumaron 14 ediles (6-5-3). En la otra orilla, PP y Ciudadanos contabilizaron 13 (11-2). Una diferencia de tan solo un concejal (14-13) que permitió un vuelco histórico en la capital asturiana. Cuatro años después, el tripartito somete a examen su gestión en las urnas. Y puede que salga escaldado, o no. Mientras que al PP le ha salido una nueva competencia que menguará, aún más, su cuenta electoral que, hasta las últimas elecciones municipales, siempre se traducía en un saldo de 17 o 18 concejales (2003, 2007, 2011). Tras el ‘empate técnico’ de las últimas elecciones municipales (2015), y el ‘subidón’ del PSOE en las generales, las izquierdas y las derechas, vuelven a medir sus fuerzas en la capital asturiana. Al tripartito le va a pasar factura en las urnas, el desgate y penalización de cuatro años de inútil gestión. Y al PP, el ‘gatillazo’ de Pablo Casado, y la dispersión de su electorado.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter