05:50. JUEVES 09 DE ABRIL DE 2020

Abandono y exterminio

Asturias
25 febrero, 2020
MARINA GARCÍA

353 pueblos y aldeas asturianas han ‘perdido’ la vida en los últimos trece años. En Asturias, ya hay 880 pueblos vacios y abandonados. Cada mes, dos pueblos asturianos desaparecen del mapa

Asturias, como los urogallos, va camino de la extinción. En 2006, Asturias tenía 527 pueblos sin vida. Hoy son 880 los pueblos y aldeas en los que no hay ninguna señal de vida humana según los últimos datos oficiales (INE). Lúgubres cementerios de casas por donde campan, a sus anchas, los lobos y los rebecos, y anidan las lechuzas. En los últimos trece años, han muerto 353 pueblos asturianos. La España y la Asturias vaciada, es un eufemismo que no retrata la galopante gangrena que está devorando a la España y a la Asturias rural. Se mueren los pueblos, y se muere Asturias. ¿Invierno demográfico o infierno demográfico? Asturias Paraíso de los pueblos fantasmas y del exterminio. Una Asturias pigmea y jibarizada ante la pasividad de quienes tienen que poner remedio a una enfermedad que, por ahora, no tiene cura. La Asturias menguante y el grandonismo político que nunca llama a las cosas por su nombre

(Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, comisionado para el reto demográfico…). La política vacía, muy vacía, y carente de soluciones.

Asturias se desangra de norte a sur y de este a oeste. Y nuestros pueblos quedan sepultados por el silencio y el olvido. 353 pueblos y aldeas, como hoy da a conocer AsturiasDiario, han quedado huérfanas y sin ningún vecino. Los números estremecen. Cada año, 25 pueblos o aldeas desaparecen del mapa. Se quedó corto el diputado de Foro Asturias, Pedro Leal, cuando en diciembre alertó en la Junta General del Principado que “700 pueblos asturianos no cuentan con ningún habitante y cerca de 300 solo tienen un vecino en sus casas”. La ‘desertización’ de Asturias, como así acuñó este periódico en mayo de 2013, está convirtiendo nuestros pueblos y aldeas en ‘morgues’. En pueblos difuntos y sin vida, o al menos sin ningún rastro de vida humana. Pueblos enteros exterminados por el ocaso de la vida rural. Pueblos donde ya no nacen niños y, ni siquiera, hay rapaces jugando en sus calles y plazas. Pueblos donde tampoco va el cura a dar misa. Pueblos enteros que se venden, en las inmobiliarias, aunque no encuentran comprador. Pueblos huérfanos de vida y llamados a descansar en paz. Pueblos que agonizan y que están condenados a morir.

Envejecimiento y despoblación, despoblación y envejecimiento. Pero también abandono y exterminio. Cierran las oficinas de los bancos en los pueblos y quitan hasta los cajeros. Cierran los consultorios médicos. Cierran los colegios rurales. Y cierran los andenes de FEVE a donde ya no llega ni el tren. A la España y a la Asturias vaciada, la están haciendo el vacío. Y se muere, entre la resignación y el silencio, por inanición.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter