17:11. MARTES 18 DE JUNIO DE 2019

La sospechosa rehabilitación del Palacio de los Deportes

Oviedo
25 marzo, 2011

Pedro Alberto Álvarez

El informe de la Sindicatura de Cuentas sobre la contratación en el Ayuntamiento de Oviedo, durante el 2007, ha sacado a la luz algunas de las ‘vergüenzas’ del equipo de gobierno, escondidas hasta ahora en el ‘cajón’ de la contratación municipal. Las obras de rehabilitación del Palacio de los Deportes, es uno de los ejemplos reflejados por la Sindicatura sobre las ‘malas prácticas’ del consistorio. Según la auditoría realizada por la Sindicatura, los sobrecostes corresponden a “imprevisiones, errores o simples mejoras del proyecto inicial”. Y es solo el principio de una larga lista de irregularidades que atentan contra la Ley de Contratación.
El contrato de reforma del Palacio de Deportes fue adjudicado a OCA Construcciones y Proyectos S.A., por 948.166 euros. La constructora se hizo con la obra tras rebajar el presupuesto de licitación (1,19 millones) en un 21%. Pero, finalmente, tras los añadidos, modificaciones y ‘extras’, la factura final alcanzó los 1,17 millones, un 24,4% sobre el precio inicial de adjudicación. Además de las obras, el Ayuntamiento también contrató la renovación de los anticuados aparatos de gimnasia y otro material deportivo. En total, el coste final de la renovación del Palacio de los Deportes alcanzó los 1,4 millones. La Sindicatura de Cuentas reconoce que, en este apartado en concreto, se cumplió con ‘carácter general’ la normativa y la preparación del contrato, pero las ‘anomalías’ aparecen durante la ejecución de la obra, concedida por subasta y mediante procedimiento de urgencia.
En julio de 2008, el Ayuntamiento autorizo la redacción de un ‘proyecto modificado’, que sumaba otros 184.872 euros al coste inicial de la obra (un 19,5%). Sin embargo, no fue necesaria una ampliación del plazo de ejecución (6 meses). OCA, en su alegación, señala la aparición de “necesidades nuevas surgidas una vez comenzada la ejecución de la obra”. Debido a las ‘deficientes condiciones acústicas del recinto’, OCA propuso colocar aislante para mejorar el acabado interior y la cubierta. La Junta de Gobierno aprobó esta modificación, incluyendo además “la ampliación de la zona VIP, carpintería metálica adicional y un capítulo de ‘varios”, sin especificar. La Junta de Gobierno también aprobó conceder 15 días más de plazo para estos ‘añadidos’, un sobrecoste que al final, se situó en 229.813 euros, un 24,4% más sobre el presupuesto de adjudicación. La conclusión de la Sindicatura es contundente: “se han ejecutado obras sin la correspondiente autorización del órgano de contratación”. Por otra parte, del estudio de los informes técnicos se deduce que estas obras, al suponer un sobrecoste superior al 20% del precio acordado, “de acuerdo con el Texto Refundido de la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas (TRLCAP)”, debería haberse resuelto el contrato, es decir, se le debería haber retirado la obra a OCA y convocado una nueva subasta para adjudicar la obra pendiente. El Informe recoge que “analizadas las causas invocadas para la modificación del contrato, se advierte que no se reúnen los requisitos exigidos, y no constituyen nuevas causas técnicas imprevistas, sino que responden a imprevisiones, errores o mejoras del proyecto inicial”. En otras palabras, que los sobrecostes no estaban justificados, de forma que el ‘ahorro’ del consistorio se esfumó a la hora de sumar los ‘añadidos’ y los sobrecostes que OCA endosó a la ejecución de las obras. El Ayuntamiento hizo la ‘vista gorda’ con la constructora, le permitió hacer las ‘mejoras’ que le parecían oportunas (y que iban sumando más gastos a la factura final), y además no la penalizó retirándole la obra por los contínuos retrasos y los sobrecostes, algo que vulnera la Ley de Contratación.

De rehabilitación a ‘chapuza’
Por otra parte, tal como denunció este periódico en abril de 2009, las obras de rehabilitación fueron una auténtica chapuza, que dejó muchos flecos pendientes: hongos en los techos por la humedad y el mal aislamiento, saunas cerradas por falta de agua, defectos en las duchas y los baños, problemas con la calefacción, inexistencia de aseos para discapacitados, falta de enchufes en la zona de prensa (que ahora es utilizada como palcos VIP), y así hasta 20 deficiencias denunciadas por los usuarios. La intervención de OCA, con sobrecostes incluidos, apenas sirvió para lavar la cara al Palacio de los Deportes, que sigue necesitando una reforma integral, y no millonarios ‘añadidos’. Queda ahora la ‘sospecha’ de que OCA rebajó deliberadamente su precio de licitación para conseguir la adjudicación de la obra, y que luego utilizó los sobrecostes para redondear sus honorarios y, al mismo tiempo, incrementar el coste final de la obra hasta el precio de salida fijado en el concurso municipal. De no ser por la rebaja del 21% sobre el presupuesto de licitación, OCA Construcciones y Proyectos S.A. no podría haber optado a la rehabilitación del Palacio de los Deportes. En total, el Ayuntamiento tuvo que pagar 1,4 millones de euros (incluyendo nuevo material deportivo), que apenas han servido para ‘recuperar’ este equipamiento municipal. Mientras tanto, los sobrecostes de OCA ya se han hecho célebres en las distintas administraciones de la comunidad.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter