23:40. VIERNES 20 DE SEPTIEMBRE DE 2019

“Sí los equipamientos culturales no son sostenibles, habrá que cerrarlos”

Entrevistas
24 febrero, 2012
PEDRO ALBERTO ÁLVAREZ

EMILIO MARCOS VALLAURE, CONSEJERO DE CULTURA

31 años en el Museo de Bellas Artes de Asturias (8 como director), y 7 meses al frente de la Consejería de Cultura. Emilio Marcos Vallaure (Cayés, 1941) dejó su ‘casa’ en ‘obras’, para formar parte del gobierno de Francisco Álvarez Cascos, en una legislatura que no llegará a los 9 meses. Asturiano ‘viejo’ y defensor del patrimonio histórico de nuestro ‘país’, Vallaure lamenta haber llegado demasiado tarde a esta responsabilidad, y no contar con los medios necesarios para salvar iglesias y monasterios que piden auxilio a gritos.

.-Sus 7 meses al frente de la consejería de Cultura, han estado marcados, prácticamente, por la polémica del Niemeyer.
No hemos podido debatir ni de cultura, ni del papel que debe desempeñar en la sociedad, sino del modelo de gestión de un centro cultural. Más que de polémica, yo hablaría de unos detractores de nuestra intención de cambiar las cosas, piensan que la Fundación Niemeyer es un elemento insustituible.
.-Su director, Natalio Grueso, insiste en que trató de hablar con usted en varias ocasiones.
No voy a personalizar. El señor Grueso forma parte de un patronato, que es quién tiene toda la responsabilidad en torno a la gestión, la programación o los sueldos del Niemeyer. Nosotros pedimos información, y se nos negó.
.-Sueldos muy elevados y actos muy costosos. Ambas cosas, podían haber tenido un fácil arreglo.
Son dos de los problemas con los que nos encontramos. Los salarios de cuatro personas, sumaban 350.000 euros al año. Si unimos eso a que una exposición fotográfica costó 473.000 euros, algo inaudito en España, está claro que algo falla.
.-El Niemeyer era el ‘cortijo’ de Natalio Grueso y un ‘chiringuito’ socialista. Esos siguen siendo los argumentos del Principado.
Después de conformar el gobierno, nos enteramos que en enero y junio de 2011, el patronato de la Fundación se reunió para cambiar los estatutos, con el fin de, en la práctica, privatizar su gestión. Es un equipamiento subvencionado con fondos públicos, y todo el dinero que gestiona debe estar controlado y justificado. Con esos cambios solo pretendían impedir la fiscalización de las cuentas. Luego, el Registro de Fundaciones no aceptó los cambios porque estaban llenos de defectos de forma. Por muchas razones, los cambios quedaron invalidados y no fueron aprobados.
.-Grueso amenazó con llevarles a los tribunales, ¿lo ha hecho ya?
La denuncia la ha presentado la Fundación, no Grueso. Está en marcha un contencioso-administrativo, en el que denuncian que los cambios de sus estatutos no fueron aprobados. Eso ni siquiera fue decisión de la Consejería. Su rechazo, por no ajustarse a la normativa, fue corroborado por un funcionario. Nosotros nunca quisimos judicializar el asunto, pero la Fundación Niemeyer ha decidido tomar ese camino.
.-¿Por qué cree que la alcaldesa de Avilés, Pilar Varela, se negó, de manera reiterada, a realizar una auditoría de las cuentas del Niemeyer?
Para impedir al gobierno del Principado conocer el estado real de las cuentas, y bloquear la acción de gobierno. Su negativa forma parte de una maniobra política.
.-¿Por qué se rompió, definitivamente, el diálogo entre Pilar Varela, que abanderó la defensa del Niemeyer, y el Principado?

El Principado puso una condición como punto de partida, una auditoría externa. La alcaldesa, que también es vicepresidenta de la Fundación, se negó, y así lo trasladó a los medios de comunicación. Yo nunca me he pronunciado después de mantener reuniones con el patronato. Otros sí lo hacen, por intereses puramente partidistas.
.-¿Qué esperaban conocer a través de la auditoría?
El estado de las cuentas de la Fundación Niemeyer, que no es distinta a cualquier otra y que no tiene ningún privilegio. Además, sospechamos que pasa por un mal momento económico. Además, la auditoría de la Intervención General del Principado, detectó que las subvenciones que recibió la Fundación entre 2006 y 2010 no estaban del todo justificadas. Había partidas sin gastar y gastos sin facturas. Para empezar, pedimos la devolución de ese dinero, que ronda los 230.000 euros. Y no porque seamos enemigos del Niemeyer, como algunos quieren hacer creer, si no porque es dinero de todos los asturianos, y se entregó con un fin concreto que no se cumplió.
.-El patronato debería haberse reunido el pasado 3 de febrero…
Confiaba en que tras esa reunión, pudiésemos desbloquear la situación. Pero ha sido aplazada hasta después de las elecciones, de nuevo buscando el oportunismo político.
.-La Fundación Niemeyer también se ha ‘apropiado’ del nombre de Óscar Niemeyer.
Es un sinsentido querer patrimonializar el nombre del arquitecto, como si fuera propiedad exclusiva de la Fundación. Conozco a Niemeyer desde hace 50 años, mucho antes de que en Asturias se hablara de construir un proyecto suyo. Nadie puede monopolizar el nombre de un artista.
.-Entre la exposición de Carlos Saura (473.000 euros) y la programación de este trimestre (92.500 euros), tiene que haber un término medio.
Estamos obligados a hacer más con menos. Hemos programado 36 actos culturales, además de los talleres. Al margen de las dificultades económicas, la eficacia en la gestión es esencial. No es lo mismo contratar a un artista que está de gira, que traerlo en un jet privado. La programación ha de ser ajustada, siempre será más barato ‘perseguir’ al representante de Barceló para que exponga en Avilés, que intentar que venga él directamente.
.-La Laboral, tras la salida de Rosina Gómez Baeza, tampoco ha mejorado su programación.
En ese caso no hay ni debates ni polémicas. Ella dimitió, le agradecimos sus servicios, y el director artístico Benjamín Weil, está ahora al frente. Además, el Ayuntamiento de Gijón ha dejado de dar la espalda a La Laboral. Aún así, conviene no olvidar que estamos obligados a ajustar el contenido a la disposición presupuestaria. Trabajamos con unas cuentas prorrogadas, que dificultan sobremanera la confección de los programas.
.-Otro ‘renovado’ espacio, el Museo Arqueológico, apenas recibe visitas.
El Arqueológico, que debe ser un caso único en la historia, sufrió una ampliación sin tener un director, y el resultado ha sido una desgracia de obra. Los arquitectos iban por un lado y el Principado por otro. Ahora acabamos de nombrar a un nuevo director y tendremos que dar tiempo a que se consolide.
.-El Tabularium, la asignatura pendiente del patrimonio asturiano…
Son los restos del naufragio, el fruto de la falta de una política patrimonial, inexistente desde la Guerra Civil hasta hace solo unos años. El patrimonio asturiano estaba a merced de los expoliadores y los anticuarios. De no ser por Joaquín Manzanares, todas esas piezas estarían lejos de Asturias.
.-¿Ha mantenido contactos para comprar la colección?
No es el mejor momento, ni política ni económicamente. Los anteriores gobiernos, intentaron negociar sin emplear el raciocinio, y por eso el Tabularium sigue en manos privadas. Lo sé porque soy su secretario desde 1962. Si en vez de ser el patrimonio asturiano, fuera el de Cataluña, el problema se habría solucionado hace años. En el museo barcelonés de Federico Marés, quien jugó un papel similar al de Manzanares, se exponen hasta piezas procedentes del Principado.
.-Poco o nada han podido avanzar, durante estos 7 meses de gobierno, en la protección del Prerrománico.
El patrimonio histórico asturiano está abandonado, apartado por el ‘nuevo patrimonio’, por los contenedores culturales, como el Niemeyer, que se han llevado todos los fondos que deberían estar destinados a la conservación. El Prerrománico, o mejor dicho el arte asturiano, se ha dejado caer. Está peor ahora que antes de la llegada de la democracia, y eso que debería ser la punta de lanza de nuestro turismo cultural.
.-Parece que no importa quién esté al frente del Principado. Al final, las inversiones nunca llegan al Prerrománico.
Y cuando se hicieron, no fue para bien. San Salvador de Valdediós está peor ahora que antes de la millonaria rehabilitación. San Antolín de Ibias, el Monasterio de Obona, las iglesias rurales… todo se está viniendo abajo, en el más absoluto abandono. Los retablos asturianos están comidos por la carcoma o podridos, y los anteriores gobiernos no hicieron nada. Debemos repartir los fondos disponibles, entre lo nuevo y lo antiguo. Pero sin presupuesto, tenemos las manos atadas.
.-Los últimos hallazgos han puesto en duda el origen de los monumentos del Naranco. ¿No habría que hacer dataciones para precisar qué tiempo tienen?
No hay dudas sobre el origen del arte de los reyes asturianos. Hay documentación y referencias. El carbono14 puede estar contaminado o arrojar fechas inexactas, y en este caso no es necesario. A mi entender, la fuente de la Rúa data del siglo IX, es similar a Foncalada y podría enmarcarse dentro del arte asturiano.
.-Una de sus prioridades al llegar al gobierno, fue el cuidado de la lengua asturiana. Tampoco se han producido avances.
Asturias tiene tres lenguas, el castellano, el asturiano y el gallego asturiano. El Estado central debe protegerlas, y también los asturianos. Debemos seguir desarrollando la Ley de Uso y Promoción de nuestras lenguas, y para ello es imprescindible la implicación de la Universidad y de los centros educativos. Yo conocí a personas que no eran bilingües, que solo hablaban en asturiano, en su lengua materna. Ahora quedan ancianos que solo hablan en gallego asturiano. Debemos proteger esa memoria viva.
.-En su toma de posesión, afirmó que analizaría la situación del Campo de San Francisco, un “parque histórico que debería conservarse impecablemente”.
No he tenido tiempo para estudiar este asunto en profundidad. El Campo es un regalo de nuestros antepasados, y sin duda debe protegerse. Aunque tal vez el BIC no sea lo más adecuado, porque podría afectar a edificios cercanos.
.-El museo de la Mina de Montaña, el centro de interpretación de la Trucha, la casa del Urogallo, la casa del Agua, la de la Leche… Museos y más museos, y todos están cerrados.
Y seguirán cerrados. No sirven para nada, solo para gastar dinero público. Antes de abrir un museo, debe reflexionarse sobre el contenido y su ubicación, y tener en cuenta el coste que supondrá su mantenimiento en el futuro. En Asturias se ha gastado sin medida ni reflexión.
.-Otros centros, como el de Tito Bustillo o el de la Prehistoria de Teverga, tampoco tienen el ‘impacto’ anunciado.
Lo que atrae visitantes no son las colecciones permanentes, si no las charlas, las exposiciones temporales, los talleres… Y eso está fallando. Los centros de Tito Bustillo y la Prehistoria no son sostenibles a medio plazo. No pueden mantenerse por sí solos.
.-¿Contempla su cierre?
Todo depende de la situación económica. Lo esencial es la educación, la sanidad y las políticas sociales. En tiempos de crisis, estos centros han de pasar a un segundo plano, y podrían llegar a cerrar a menos que se produzcan cambios. Tenemos problemas más graves, o sino que se lo digan a los casi 100.000 asturianos que están en paro.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter