08:32. MIéRCOLES 24 DE ABRIL DE 2019

Participación ¿para qué?

Opinión
8 abril, 2011

Azucena Álvarez.
Candidata de UPyD al Ayuntamiento de Oviedo.

En estos momentos de precampaña municipal, muchos son los partidos que se suman a la corriente de reclamar y de prometer más participación. Los que se autodefinen como partidos de izquierdas la presentan como parte de su acervo espiritual, y los populistas, que se esfuerzan en mimetizarse con el ambiente para engañar a los incautos, la ofrecen con el mismo desparpajo que nos ofrecerían 350 días de sol al año si nos viniera una primavera mala.
Es cierto que se trata de una de las grandes carencias de Oviedo, pero no lo es menos que muchos de los que la prometen han contribuido con sus actos a que así sea. El artículo primero de la Ley de Bases del Régimen Local de 1985, la ley sobre la que se erige todo el ordenamiento de nuestra vida municipal, define a los Municipios como los cauces inmediatos de participación ciudadana en los asuntos públicos. Y hay que decir que la legislación de desarrollo correspondiente es extensa. La participación ciudadana no es pues un lujo posmoderno, sino una obligación legal. Eso sí, reiteradamente incumplida.
La participación es un componente básico de la Democracia y una condición indispensable para la racionalización de la Administración, de ahí que hablar de Regeneración Democrática sea también hablar de participación. Pero ante la Democracia, no valen excusas como la pasividad de los ciudadanos. Ésta no es causa sino efecto, porque los ciudadanos se vuelven a veces pasivos por la frustración de no tener respuesta a sus muy razonables planteamientos. No son ciudadanos pasivos los más de 18.000 vecinos que firmaron contra el acuerdo con COMAMSA en el movimiento Salvemos el Corazón de Oviedo, no son ciudadanos pasivos los que se organizan para lanzar un SOS por la Cultura de Oviedo, los que se personaron Pleno tras Pleno durante meses para pedir un autobús para Faro, Limanes y Villamiana, los que se organizan en el Foro de Urbanismo Crítico, ni tampoco los que se unen a las asociaciones de vecinos para dignificar la vida en sus barrios. La pasividad está más bien del lado del Ayuntamiento, que hace oídos sordos, que hace promesas que no cumple, y que elabora unos presupuestos cosméticos que, como un corsé, dejan entrever pero en realidad ocultan la verdad. La misma pasividad de quienes desde la oposición piden participación, y allí donde gobiernan, o en sus propios partidos, la convierten en un mero trampantojo.
La participación es cosa de todos: de los ciudadanos, del Ayuntamiento y de los partidos. El Ayuntamiento debe garantizar la transparencia para que las cuentas públicas sean accesibles y comprensibles para todos; debe escuchar y debe tomar en consideración seriamente las propuestas, desde el punto de vista legal, financiero y técnico; y también debe responder y rendir cuentas de lo que hace para dar legitimidad a todo el proceso. Los partidos debemos proponer y defender procedimientos concretos, muy concretos: establecer una periodicidad de contactos con las asociaciones de vecinos, exigir el compromiso de llevar las propuestas al Pleno, al lugar de la democracia, para discutirlas y para darles respuesta, promover la creación de buzones virtuales y materiales para cada Concejalía y para el Alcalde, reclamar foros públicos regulares para informar y para debatir sobre materias concretas y que cuenten con la presencia de los concejales responsables del área…
La participación se mejora también con la legislación electoral. Se mejoraría con la elección directa del alcalde, que serviría al mismo tiempo para desactivar las execrables componendas de los tránsfugas. Se mejoraría con las listas abiertas, para que cada concejal del Consistorio sea expresamente elegido por los vecinos, y no por figurar en una lista cocinada al gusto de su partido.
¿O es que alguien todavía duda de la legitimidad política de sus conciudadanos?

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter