08:42. MIéRCOLES 24 DE ABRIL DE 2019

Pelayo Gutiérrez… detrás del arte

Cultura
9 abril, 2011

Oscar de Ávila.

El asturiano Pelayo Gutiérrez, ganador de tres Goyas al mejor sonido por ‘El otro lado de la cama’ (2002), ‘Te doy mis ojos’ (2003) y ‘Obaba’ (2005), es para el montaje de sonido cinematográfico lo que Ferrán Adriá para la alta cocina… Pasión, reconocimiento, genio y creatividad. Los mejores directores del país, los Almodovar, Iciar Bollaín, Armendariz y un largo etc, eligen su mente y su estudio para idear y crear todo el universo sonoro que rodea a una película, una vez que la cámara deja de grabar y los focos se apagan. Su misión, escoltado por todo su equipo, es la de analizar, seleccionar y dar uniformidad a los diálogos registrados en el rodaje, decidir que es lo que se dobla y lo que no; crear y componer todos los ambientes sonoros que forman parte de cada secuencia, así como también idear y supervisar la creación de los distintos efectos de sonido puntuales y de sala. Y en ese mundo de ilusión y creación sonora, rodeado de su equipo, y con su socio, amigo y compañero, por más de una década, Nacho Royo-Villanova, Pelayo se siente feliz…,y hace felices a sus directores.

RITMO DE TRABAJO
El ritmo de trabajo en La Bocina Sonido es un no parar. Las producciones en curso como ‘La piel que habito’ de Almodóvar, ‘Bunker’ del colombiano Andrés Baiz, ‘Maktub’, ópera prima de Paco Arango, o ‘El perfecto desconocido’ de Toni Bestard copan hasta principios de mayo todas las fechas del planning de trabajo que eficazmente organiza Ana Belén, encargada de los temas de producción en el estudio. Todo esto es fruto de una larga y vocacional carrera profesional que curiosamente deriva de su pasión por la música (era batería de un grupo de rock llamado ‘Los Vagos’) y del cine, y la cuál se inicia con dificultades a principio de los 90 coincidiendo con la fuerte crisis del 91… “tenía un dinero y me vine a Madrid, a realizar un curso de tres meses en el CES… y a buscarme un poco la vida… a sobrevivir. Me dediqué a hacer bolos de ‘pipa’ con varios artistas como Rocío Jurado, etc… Estuve de training en un estudio de publicidad llamado DV, hasta que la oportunidad me llegó de la mano de Daniel Goldstein y Ricardo Steinberg como meritorio en la película ‘Acción Mutante’ (1993) de Alex de la Iglesia…, no salía ni en los créditos, pero guardo muy buenos recuerdos de ella… y de Alex”.
Esa dura etapa inicial como meritorio que siempre tiene muy presente, durará dos años más, hasta que llega su primer trabajo remunerado, como ayudante en la película ‘Todo es mentira’ (1994) de Álvarez Armero. Y de ahí decenas de películas de ayudante junto a los pioneros Daniel Goldstein y Ricardo Steinberg, hasta que Pelayo se decide a dar el salto de manera solitaria… “se produce a partir de las últimas películas que hago con Pelayo Gutiérrez… detrás del arte Entrevista: Pelayo Gutiérrez, montador de sonidoGoldstein y Steinberg, en la época de ‘Tesis’ y ‘Martín Hache’. Ellos me alquilaban su sala, yo empezaba a tener mis pequeños clientes, y eso me motivó y animó a comprar mi primer equipamiento y a crear mi propia sala de montaje sonoro”… y de esa manera despega su gran carrera.

PRIMERA PELÍCULA
Me comenta, con cercanía y complicidad, que cree que tiene una “estrellina de la suerte” que le guía en su trayectoria y que le ha hecho estar presente en los momentos oportunos y en los sitios adecuados, como recuerda, un primer momento en que comienza a trabajar con una joven directora llamada Iciar Bollaín… “la primera película con un director de renombre fue ‘Flores de otro mundo’ (1999) de Iciar Bollaín. Era una producción con muy poco presupuesto que representaba la ilusión de una pequeña productora como era la Iguana, y a partir de ahí empezamos a crecer profesionalmente todos juntos hasta llegar al momento culmen en ‘Te doy mis ojos’ (2003), por la cual obtuve mi segundo Goya… fue una noche mágica”, y un segundo momento que recuerda con cierta relevancia “…fue cuando estábamos haciendo ‘Historias del Kronen’ (1995) con Montxo Armendariz. Tuve la suerte, para desgracia de mi jefe, de que en aquella época Daniel Goldstein tuvo que ir a Argentina por el fallecimiento de su padre dejándome totalmente a cargo de la finalización de la misma y ese fue uno de los momentos decisivos en mi carrera. Para mi Iciar Bollaín y Montxo Armendariz son dos pilares básicos en la evolución de mi carrera y en mi vida. Gracias a ellos probablemente tenga esto (refiriéndose a su estudio)”.
Recostado sobre la butaca aterciopelada de su espaciosa sala de montaje recuerda a los que fueron sus mentores… “considero mis maestros a tres personas: Daniel Goldstein y Ricardo Steinberg, pioneros en el montaje de sonido cinematográfico en España, y de los cuales aprendí mucha técnica y procesos…, y Alfonso Pino, un gran mezclador de este país jubilado hace poco tiempo, con el cual he aprendido, discutido, y disfrutado muchísimo… es como mi padre”. También recuerda con cariño a José Luis, antiguo técnico del Centro Regional de TVE en Asturias, y añade enérgicamente…“también he aprendido muchas cosas de directores como Javier Rebollo o Sergio Gutiérrez. Directores que basan mucha parte de la narrativa de sus películas en el sonido, que escriben sus guiones en parte para nosotros… y nos permiten experimentar” añade.

NIVEL DE TRABAJO
El estar situado al máximo nivel de trabajo y reconocimiento en la profesión le permite ganar muchas batallas a los productores… como la eterna disputa del tiempo y los recursos humanos…“cuando empezaba estaba yo sólo, me encargaba de todos los procesos técnicos, y probablemente tenía 5 semanas para terminar una película. Trabajaba los sábados y domingos, perdía muchas energías y no me contrataban ningún ayudante.., y hoy en día si pido 10 semanas de tiempo, un editor de diálogos, ayudantes o auxiliares… me lo dan”.
Después de casi 20 años de carrera los métodos y las maneras de afrontar su trabajo han evolucionado hacia un lado más conceptual, de creación y supervisión, según me explica… “me preocupo de la película desde otro punto de vista….ya no hago los trabajos técnicos, me dedico más a la parte creativa, a pensar, a idear…. a dar el toque final a las secuencias que han montado magníficamente mis ayudantes, pero que a lo mejor le falta ese plus narrativo, ese punto de magia… y es cuando ya me quedo solo en mi sala y se lo doy”. Pero esa ‘soledad’ es un tanto ficticia. Para Pelayo Gutiérrez es fundamental rodearse del grupo de profesionales (productores, directores, sonidistas) con los que suele trabajar habitualmente para alcanzar el objetivo final sonoro de una producción…“somos un grupo de gente que nos respetamos y valoramos mucho, además somos amigos… es muy bonito, y eso nos da mucha tranquilidad a la hora de saber que todos remamos en la misma dirección… hacia el mismo objetivo en la película”.
La conversación avanza hacia temas más técnicos, más conceptuales sobre el montaje de sonido, pero hay un momento en que Pelayo cambia su semblante y es cuando le pregunto acerca de cómo mantiene despierta su creatividad después de casi 20 años de carrera… Se recuesta, esboza una suave sonrisa que denota satisfacción y me dice…. “no se puede nunca bajar el listón. Pero sobre todo, soñando. Hay una cosa en el privilegio de trabajar en esto que me encanta, y es que mi cabeza nunca para de pensar. Mientras estoy con una película, ya estoy empezando a pensar en la siguiente, como voy a plantear esta secuencia o la otra, y cuando llego al día siguiente lo pruebo, lo experimento, veo si funciona o no funciona. Siempre estoy pensando; pero, sobre todo, soñando, por que esto es un sueño continuo”.
Como profesional creativo de prestigio Pelayo Gutiérrez nunca da de lado ningún genero cinematográfico…“me siento a gusto trabajando en todos los géneros. Lógicamente me gusta más el cine de autor, de pensar, menos vistoso para el gran público; pero también me gusta la comedia si es fina -y hace referencia al director Borja Cobeaga-. Añade que le hubiese encantado hacer la premiada ‘Buried’ y que las comedias en este país están infravaloradas, concluyendo… “es disfrutar de cada género y trabajo teniendo siempre claro el objetivo final que te has marcado”.

Modelos cinematográficos
Hablamos de las diferencias de modelos cinematográficos entre países e industrias como la americana y la española, “el cine americano está muy industrializado y jerarquizado, como el valor que se le da al cine independiente americano con respecto al español” y me realiza una reflexión importante, fruto de su experiencia, cuando hablamos del futuro de la industria cinematográfica para los próximos 10 años “debemos de cuidarlo por que el Home Cinema e Internet se lo han comido todo, pero es lógico…, creo que tiene que haber nuevas formas de explotación de contenidos, de financiación y exhibición de las películas. Es necesario, tienen que dar un paso adelante, como han hecho con el 3D, lo que ha dado un nuevo impulso al cine” y, por último, sentencia “estamos en un momento de transición gordo, es la revolución digital. Internet ha igualado las distancias entre grandes y pequeños, tienen la misma presencia en la red… y las salas de exhibición tienen que ponerse las pilas”.
Llegando al final de nuestra charla le pido que me cuente alguna anécdota curiosa que le haya ocurrido con alguno de los numerosos directores de prestigio con los que trabaja. Me cuenta que “es difícil porque son todos amigos” y esperándome alguna graciosa me desborda con la siguiente “… hay una anécdota que ocurrió durante el Festival de Cine de Alcalá que me satisfizo mucho. Fue cuando los directores Javier Rebollo, Chiqui Carabante y Jorge Torregrosa se me acercaron junto con el compositor de la banda sonora musical de la película ‘El Orfanato’ de Fernando Velázquez. Este último me afirmó que yo hacia música con mis sonidos… y le dijeron, los tres a la vez, ¿sabes lo que pasa?, que Pelayo nos ha enseñado a valorar el sonido en nuestras películas”. Para Pelayo y, por añadido, para todo su equipo, esa es la verdadera victoria, el verdadero premio.
Asturiano del Sporting, cercano y accesible; genio y figura. Ese es Pelayo Gutiérrez, montador de sonido cinematográfico… está detrás del arte…, y es uno de los nuestros.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter