16:29. MARTES 16 DE JULIO DE 2019

La casa de la Bernarda

Opinión
8 abril, 2011

Lo primero, a Rosa Zapico, exsecretaria de la Sindicatura de Cuentas, y a Isabel González Cachero, abogada del mismo organismo; el Principado tendría que cesarlas inmediatamente en sus funciones. A Zapico, por andar todo el día pidiendo consejos a un ‘becario’ que oposita al cuerpo público de abogados y que, mientras tanto, según reconoce en uno de sus célebres correos, trabaja ‘de negro’ en un despacho jurídico de Asturias; y a Cachero por andar amañando oposiciones y por sus tonteos con un auditor que ejerce en Pamplona. Pero, ¿en manos de quién está la Sindicatura de Cuentas de Asturias? A punto de expirar el mandato del Síndico Mayor, a propuesta del PSOE; y de los otros dos síndicos a propuesta del PP y de Izquierda Unida; el Gobierno regional tiene que hacer limpieza en una Sindicatura que se ha convertido en la ‘casa de la Bernarda’. La credibilidad del organismo fiscalizador ha quedado seriamente dañada.

Mientras tanto, el pirata informático que está metiendo mano en los correos electrónicos de los inquilinos de la Sindicatura de Cuentas, nos ha deparado una segunda y delictiva entrega –masiva- de correos, que ahora ponen en el disparadero a Isabel González Cachero. Lo que no sabe el pirata, o por ahora no nos ha contado en los correos titulados “Trapicheos en la selección de personal”, es que el último auditor que huyó de la Sindicatura, ha ganado el recurso que planteó en el Contencioso, y ahora le tendrán que indemnizar o restituir en el puesto.

Desatada la caza de brujas en la Plaza de Riego, el pirata informático parece que va a seguir haciendo de las suyas, en esta trama de ‘guerra sucia’, becarios y ligoteos vía mail.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter