09:21. SáBADO 21 DE SEPTIEMBRE DE 2019

Javier Fernández promete el cargo de Presidente del Principado

Asturias, Política
26 mayo, 2012
PEDRO ALBERTO ÁLVAREZ

Javier Fernández y la Ministra de Fomento, Ana Pastor, se prometen lealtad y compromiso mutuo entre ambas administraciones

Dos meses y un día después de las elecciones autonómicas, Javier Fernández ha prometido esta mañana su cargo como Presidente del Principado de Asturias, el octavo en la historia de la región. La liturgia protocolaria, que comenzó el pasado martes con el inicio del Pleno de elección en el parlamento asturiano, y que continuó el miércoles con la votación que le dio la presidencia por mayoría absoluta, con el apoyo de IU y UPyD, ha finalizado esta mañana con el acto institucional de toma de posesión, en la Junta General del Principado. Además de Javier Fernández, el presidente de la Junta General, Pedro Sanjurjo, el presidente saliente, Francisco Álvarez-Cascos y la Ministra de Fomento, Ana Pastor, pronunciaron sus discursos desde la segunda planta del palacio que alberga el hemiciclo asturiano. Entre los invitados, se encontraba también el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien quiso acompañar a Fernández en su toma de posesión. También los ex presidentes autonómicos, Pedro de Silva, Juan Luis Rodríguez-Vigil, Antonio Trevín y Vicente Álvarez Areces, el Delegado del Gobierno, Gabino de Lorenzo, el alcalde de Oviedo, Agustín Iglesias Caunedo, los consejeros salientes y los entrantes, y los diputados de la Junta General, se encontraban entre el público.

El presidente saliente, Francisco Álvarez-Cascos, fue el primero en intervenir ante los representantes políticos y sociales de la región, invitados al acto. Pronunció un discurso de agradecimiento hacia su equipo de gobierno, los trabajadores públicos y «todos los ciudadanos y corporaciones, que desde la coincidencia o desde la discrepancia, han arrimado el hombro para sacar adelante este pequeño país llamado Asturias». Tras apenas diez meses de gobierno, Álvarez-Cascos recordó la «dolorosa situación que viven los asturianos», haciendo especial hincapié en los parados, los jóvenes y «las personas dependientes amenazadas por los recortes sociales». Al abandonar su cargo, el hasta ahora presidente, insistió una vez más en que «otra Asturias es posible», y en la necesidad de un radical viraje en la política autonómica. A partir de ahora, Álvarez-Cascos actuará como líder de Foro Asturias en la oposición, «con la tranquilidad del deber cumplido», apuntado que «ante las urgencias, es más importante hacer que permanecer», animando a la clase política asturiana a cambiar de rumbo y para superar los ‘enquistamientos paralizantes’. Álvarez-Cascos apeló a la honradez intelectual, el respeto, la información veraz, la solidaridad territorial, la cohesión social, y la «erradicación de una estabilidad presupuestaria que, como toda medicina, en dosis adecuadas cura, pero en dosis fundamentalistas mata» para superar las dificultades.

Javier Fernández, dedicó sus primeras palabras tras asumir de forma oficial la Presidencia del Principado, a disculpar su timidez, definiéndose a sí mismo como un político ‘fotofóbico’ poco amigo de los focos y los flashes, anteponiendo el trabajo discreto al exhibicionismo, y a agradecer el apoyo de su familia y amigos, en un discurso en el que comenzó por lo personal, antes de entrar en materia política. Javier Fernández hizo un alarde de realismo («no aspiro a una Asturias perfecta, aspiro a mejorar la que existe»), para después criticar a los mercados y al sistema financiero, culpándoles de la crisis económica. «El origen de la crisis está en la inexistencia de un contrapeso político frente a un sistema financiero confiado en su propia exactitud. Está en el hecho mismo de presentar como científicas decisiones transferidas a los expertos en detrimento de los gobernantes». El primer paso del camino para salir de la crisis, está, según Javier Fernández, en la lucha contra el desempleo, citando al cuento de ‘Alicia en el País de las Maravillas’, para dejar claro que, al contrario que su protagonista, la senda por que pretende conducir a Asturias, tiene «el rumbo claro, el Norte indicado y la dirección precisa». Un camino que pasa por la colaboración con el gobierno de España, como solicitó en su intervención a la Ministra Ana Pastor, ofreciendo al mismo tiempo al ejecutivo presidido por Mariano Rajoy, colaboración y lealtad institucional. Al igual que hizo en su discurso como candidato, Fernández apuntó que «las circunstancias obligan a elegir, y por desgracia, entre opciones desagradables», en referencia a los recortes y el déficit impuesto. También dedicó parte de su intervención a defender el Estado de las Autonomías, la claridad y la transparencia en la gestión, y la política del diálogo y el consenso. ««Mi ejecutivo no será ariete ni punta de lanza de nada, excepto del interés de Asturias», matizó, refiriéndose a Ana Pastor, «pero comprenderá, señora Ministra, que entre la insumisión y la entrega, hay espacio suficiente para manifestar el acuerdo, la discrepancia y hasta la rebeldía razonable». Para concluir, citó dos consejos del ex presidente Pedro de Silva, situado a su derecha junto al resto de hombres que han desempeñado esa función en la historia del Principado. «Primero, un gobernante no debe temer equivocarse, y segundo, no debe dejarse atrapar por los vapores de la vieja Asturias, un bálsamo hecho de manías e historias tópicas con efectos narcóticos. Asturias solo se hace grande cuando se libra de ellos».

Javier Fernández, para escenificar la colaboración y el respeto por el Gobierno central, decidió seguir el mismo ejemplo que su predecesor, Álvarez-Cascos, y ceder la presidencia de los actos institucionales en Asturias a los Ministros del ejecutivo, permitiendo a Ana Pastor cerrar el acto con su discurso. La titular de Fomento, expresó sus felicitaciones y el compromiso del Gobierno con Asturias, y la necesidad de «arrimar el hombro y trabajar juntos por el bien de la región y de España». Pastor defendió las reformas estructurales y las medidas tomadas por Mariano Rajoy para salir de la crisis, reducir el déficit y crear empleo, y para mejorar el funcionamiento de las administraciones públicas, «en aras de la austeridad y la eficiencia, eliminando duplicidades».

Durante la intervención de la Ministra, Fernández y Álvarez-Cascos (quienes coincidieron al elegir una corbata ‘blaugrana’), intercambiaron palabras y sonrisas, en un acto protocolario de guante blanco, con el que se inicia de forma oficial, el mandato de Javier Fernández, como octavo presidente de la región, entre promesas de consenso, entendimiento, diálogo y colaboración.

Discurso de Javier Fernandez

Discurso de Francisco Alvarez-Cascos


 

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter