05:25. LUNES 23 DE SEPTIEMBRE DE 2019

Pascual Sala, Rajoy, Rubalcaba y el Constitucional

Opinión
25 mayo, 2012
LUIS MARIA ANSON

El caso es flagrante. Los partidos políticos se han puesto en evidencia. La estupefacción se ha generalizado. El interés partidista predomina sobre el interés general. El zarandeo que en los últimos años ha sufrido el Tribunal Constitucional demuestra hasta qué punto es tórpida y voraz nuestra clase política.

Pascual Sala se ha mostrado siempre como un hombre moderado y prudente. Cuando presidió el Supremo hizo encaje de bolillos, ayudado por la función moderadora del Rey, conforme a la Constitución, para evitar el choque de trenes entre ambos Tribunales. Consiguió su propósito. En 1990, y para que los partidos se pusieran de acuerdo en la renovación del Consejo del Poder Judicial, propició la salida de seis vocales dejando sin quórum al organismo.

Ahora Pascual Sala ha amenazado con tomar medidas drásticas si Rajoy y Rubalcaba no se ponen de acuerdo para las sustituciones preceptivas que precisa el Tribunal Constitucional. Con su actitud, Pascual Sala ha puesto en evidencia el predomino del interés partidista en el PSOE y el PP, incapaces hasta ahora de atender al bien general que exige, en este caso, la renovación del Tribunal Constitucional.

No se puede esperar un mes más. El normal funcionamiento de la Justicia exige que Rajoy y Rubalcaba cierren un acuerdo y se normalice la situación del Tribunal Constitucional. En otro caso, se pueden producir dimisiones irrevocables y el cierre por falta de quórum del Tribunal al que la carta magna atribuye la defensa y las garantías de la Constitución.

La prima de riesgo, en 150

Economistas expertos a los que he consultado coinciden todos en valorar la prima de riesgo española a la baja. La especulación y las embestidas de Standar & Poor’s, Moody’s y Fitch la han situado en la frontera de los 500 puntos. Los expertos creen que 150 sería la cifra razonable. La debilidad política de la España de Zapatero permitió el zarandeo internacional de España. Mariano Rajoy no ha sabido hasta ahora sortear el acoso al que estamos sometidos pero está en el buen camino. Es cuestión de tiempo, de no mucho tiempo, para que las aguas vuelvan a sus cauces y España, que se encuentra entre las doce grandes potencias económicas del mundo, se zafe de las presiones que a todos fragilizan.

Tres agencias norteamericanas, al servicio de los intereses económicos de Estados Unidos, hacen de juez y parte en perjuicio de la Europa del euro y en beneficio del dólar. No es de recibo. Europa debe crear cuanto ante una agencia objetiva que enjuicie con independencia no solo a las naciones europeas, Inglaterra incluida, sino también a los Estados Unidos, provocadores en primera instancia de la crisis que padecemos.

Si nuestra prima de riesgo se fijara en la cifra razonable de 150 puntos, es decir, la tercera parte que ahora, los horizontes españoles quedarían despejados. Y esa es la verdadera situación de nuestra economía. Las grandes empresas así lo han subrayado. Solo la tórpida actuación de nuestros gobiernos y la voracidad de nuestra clase política han podido conducir a España a una situación detestable y de muy espinosa solución.

De la Real Academia

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter