02:40. MIéRCOLES 26 DE FEBRERO DE 2020

La ‘kale borroka’, sindical y minera

Editorial
1 junio, 2012

La decimonovena jornada de huelga indefinida en el sector del carbón, se saldó ayer con cuatro agentes de la Policía Nacional que resultaron heridos en las inmediaciones del Pozo Sotón (San Martín del Rey Aurelio); y tres periodistas que también resultaron heridos, por una violenta turba que trata de imponer la ley de la fuerza y la violencia, contra la razón y el peso de los argumentos. Otro ‘viernes negro’ para la Asturias pacífica que, a primera hora de la mañana se llevó el primer susto, cuando un ciudadano tuvo que ser trasladado al Hospital Central, para ser atendido tras una colisión en cadena producida por varios frenazos, a consecuencia de una barricada que los violentos habían colocado en las peligrosas curvas de la A-66, a la altura de El Caleyo y Soto del Rey. Como en jornadas anteriores, los actos deliberadamente vandálicos, deslegitiman la protesta de esta ‘kale borroka’ sindical y minera.

Hasta el pasado jueves, la ‘Intifada’ minera había sumado catorce jornadas con incidentes que han causado 170 cortes de carreteras (barricadas) y 31 cortes en la red ferroviaria. Ayer, los piquetes volvieron a cortar carreteras y vías férreas, además de emplearse con extremada violencia en los enfrentamientos que mantienen con los agentes de la Policía Nacional (antidisturbios) que tratan de desbloquear las carreteras. Y por segunda vez, el lanzamiento de cohetes y tornillería, provocó víctimas civiles, fotógrafos y periodistas, que se limitaban a cumplir con su labor informativa. La protesta minera, con ridículas pintadas y actos ‘folcloricos’ en las sedes del PP, ha llegado a unos límites tan intolerables como delictivos. Los altercados y la acción de los violentos, están atentando contra la integridad de cientos de ciudadanos, además de alterar los tránsitos circulatorios, con las molestias que ello ocasiona.
O José Ángel Fernández Villa declara un ‘alto el fuego’ definitivo, o las movilizaciones mineras, van camino de encontrar -únicamente- el rechazo de los ciudadanos. Desde luego, hay otras medidas de presión, completamente pacíficas (huelga general en las comarcas mineras, encierro de alcaldes, manifestaciones…), que siempre encontrarán el respaldo de los asturianos. Sin embargo, se equivocan quienes han elegido el camino de la violencia y las guerrillas a pie de carretera. En relación al conflicto minero, ya se pronunció OviedoDiario hace dos semanas en un Editorial titulado ‘No a los recortes de las ayudas al sector minero’. El Gobierno se ha empeñado en acelerar la muerte de un sector en continua agonía, estrangulando sus constantes vitales, y recortando buena parte de las ayudas a la producción del carbón. Los ‘cuidados paliativos’ aplicados por el Estado durante los últimos años, parecen haber entrado en una fase terminal o, cuando menos, en un pulso entre el Gobierno y los sindicatos, que antes o después, tendrán que sentarse a negociar el nuevo Plan Nacional de Reserva Estratégica del Carbón 2012-2018. La intransigencia del Gobierno, metiendo las tijeras a las ‘bravas’, y su constatada impericia para la resolución de conflictos, ha sido el detonante de esta ‘salvaje’ y brutal protesta minera.

Llegados a este punto, también hay que concluir, que ni el Delegado del Gobierno, Gabino de Lorenzo; ni el Presidente de Asturias, Javier Fernández; están asumiendo el papel de mediadores que se les supone. El primero, se limita a mandar sacar el ‘tentetieso’, y el segundo se ampara en que ha solicitado una reunión con el Ministro de Industria, José Manuel Soria. Con gestos y políticos pusilánimes, no es posible solucionar un conflicto que se está emancipando de la madre que lo parió (SOMA).

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter