00:04. VIERNES 20 DE SEPTIEMBRE DE 2019

Liberbank necesita 1.198 millones para sanear sus cuentas

Oviedo
29 septiembre, 2012
DAVID ASCASO

La fusión a tres bandas entre Ibercaja, Liberbank y Caja 3 queda, en la práctica, suspendida, al necesitar 2.108 millones. La banca española precisa, en su conjunto, 53.745 millones

Liberbank necesita 1.198 millones de euros para sanear sus cuentas y afrontar, con garantías, el peor escenario económico posible. Ese es el resultado de la auditoría realizada a cada uno de los grupos bancarios españoles, que en conjunto necesitan 53.745 millones de euros, teniendo en cuenta los procesos de fusión que se habían iniciado y los efectos fiscales, en caso de una hipotética debacle económica. Sin embargo, dejando de lado tensiones financieras extremas, en el “escenario más pausible”, las necesidades de recapitalización se limitan a 25.898 millones. En esas condiciones, Liberbank (Cajastur) no necesitaría fondos adicionales. Ibercaja, una de sus socias en la fusión anunciada en mayo, precisaría de una inyección más leve, de 226 millones, mientras que Caja 3 suma otros 779 al ‘agujero’ de la banca. Las tres entidades están obligadas a mejorar su situación financiera y sus aprovisionamientos, antes de seguir adelante con la ‘concentración’. La banca resultante, tendría según las auditoría Oliver Wyman (perteneciente al corredor de seguros estadounidense Marsh), unas provisiones actuales de 6.103 millones, y capacidad para absorber pérdidas hasta un límite de 13.785 millones. La auditoría fue supervisada por la ‘troika’ (FMI, BCE, y Comisión Europea) y la Autoridad Bancaria.

Antes de hacer público el resultado del informe de la auditora a instancias de la UE, cuyos resultados se habían filtrado a la prensa, Liberbank, Ibercaja y Caja 3, acordaron aplazar un mes las respectivas juntas en las que debería aprobarse el proceso de fusión anunciado a finales de mayo, para crear un nuevo conglomerado financiero. Aunque las entidades aseguran que el retraso es una simple adaptación a los plazos aportados por el Gobierno tras la última reforma financiera, es probable que tras conocer las necesidades de recapitalización, el proyecto de fusión se haya quebrado. Tanto Caja 3 como Liberbank necesitan aprovisionarse con más fondos, una debilidad que arrastraría a Ibercaja, más solvente que sus ‘socias’ (solo precisa 226 millones), y a la entidad resultante, que nacería con un ‘déficit’ de 2.108 millones de euros. La consultora J.P. Morgan multiplicó en un informe previo esta cifra, elevándola hasta los 6.445 millones de euros, un ‘agujero’ que ha provocado, en la práctica, la suspensión de la operación de la que nacería el séptimo grupo financiero del país, con 2.800 oficinas, 13.800 empleados y 120.000 millones de euros en activos, al menos, según los datos facilitados por las participantes, superando los 100.000 millones de capital exigidos por Economía en febrero para los nuevos grupos de cajas. Ahora disponen hasta finales de octubre para presentar sus planes de racapitalización conjunta, para ser aprobados por la Comisión Europea y el Banco de España, si es que deciden seguir adelante. No es la única fusión prácticamente rota. Los malos resultados de Caja España Duero (necesita 2.063 millones) impedirán, probablemente, su unión con Unicaja.

Tras las pruebas de estrés, la auditoría concluye que siete grupos bancarios, que suponen el 38% de la cartera crediticia analizada, necesitarán recapitalizarse. Bankia precisará 24.743 millones, Catalunya Caixa 10.825, Novagalicia 7.176 y el Banco de Valencia 3.462. El Banco Popular precisa captar capitales por valor de 3.223 millones de euros, seguido por Mare Nostrum con 2.208, y el posible banco surgido de la fusión de Ibercaja, Liberbank y Caja 3, 2.108 millones. Por otra parte, Santander, BBVA, La Caixa, Sabadell, Kutxabank, Bankinter y Unicaja CEISS no precisan captar capital adicional.

En dinero de la recapitalización deberá salir de los beneficios (si los hubiera) y ajustes de los propios bancos, y de las ayudas públicas, como recogen las condiciones de la UE para conceder el rescate de 100.000 millones a la banca española. Esta es la segunda auditoría conjunta del sector financiero, después de la realizada por Roland Berger y Oliver Wyman, que elevó la necesidad de recapitalización a los 62.000 millones, rebajándolos a entre 16.000 y 25.000 en un ‘escenario base’. La entidad más perjudicada es, de nuevo Bankia. Su rescate previsto hasta ahora era de 23.465 millones (19.000 tras la marcha de Rodrigo Rato, y 4.465 suscritos al FROB). Los nuevos datos elevan la cifra a los 24.743 millones en el peor escenario posible, y 13.230 si no se producen nuevos sobresaltos económicos. El informe también confirma que los grupos bancarios intervenidos por el FROB (BFA-Bankia, Catalunya Banc, NCG Banco y Banco de Valencia), con unas necesidades de capital de 46.200 millones, ya trabajan junto a las autoridades bancarias españolas y europeas en los necesarios planes de reestructuración.

Mientras las absorciones quedan en el aire, las cajas españolas siguen perdiendo dinero. En el primer trimestre del año, el conjunto de las entidades de ahorro registró pérdidas por valor de 5.944 millones de euros, según informó ayer la CECA (Confederación Española de Cajas de Ahorros). La patronal explicó a través de un comunicado que las partidas para cubrir los activos tóxicos se elevaron a 12.751 millones de euros, más otros 1.328 destinados a activos no financieros. Desde que se puso en marcha la reestructuración del sector, las cajas han realizado provisiones por 8.000 millones de euros.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter