15:37. SáBADO 21 DE SEPTIEMBRE DE 2019

Sin nada en juego

Deportes
30 abril, 2011
LORENA ÁLVAREZ

Los puntos ya no suman para el Real Oviedo o, mejor dicho, ya no le valen para nada. En León, el sueño azul se esfumó definitivamente. Sin embargo, el Oviedo no ha colgado las botas (que se lo digan al Caudal), ya que -prácticamente- más de media plantilla se juega la renovación. Tan sólo Aulestia, Artabe, Juanma, Nano, Falcón y Pelayo, tendrán contrato cuando acabe la Liga (su vinculación con el club finaliza en junio de 2012). El resto de futbolistas acabarán contrato el próximo treinta de junio, aunque ‘Pacheta’ es partidario de mantener la base del equipo, lo que evitaría el desmantelamiento de las últimas temporadas. El técnico burgalés, por ahora, no ha firmado la renovación aunque, si no sucede nada raro, continuará al frente del primer equipo. Pacheta ha cumplido ampliamente los objetivos, y hay quien echa números pensando qué hubiera sucedido si el técnico hubiera cogido las riendas del equipo mucho antes de embarcarse el máximo accionista en su ‘aventura’ mexicana. Pese a que el Real Oviedo se ha quedado a medio camino entre la fase de ascenso y el descenso, casi todos los jugadores aceptarían la renovación, eso sí, con garantías del pago de sus salarios, ya que el club vuelve a estar con las cuentas bancarias ‘tiesas’ y en números rojos. La Caixa le debe al Real Oviedo 417.033 euros, pero todavía no ha efectuado el pago. Cuando lo haga, la plantilla, a la que se le adeuda un par de mensualidades (no todos los jugadores han cobrado sus sueldos íntegros en los últimos meses), no verá ni un euro. El club oviedista destinará el dinero de la Caixa a reducir las deudas contraídas con la Seguridad Social (136.966 euros) y con Hacienda (414.162) tras no abonar las cantidades correspondientes al primer trimestre del año. Y lo peor está por llegar, ya que el Oviedo también tendrá que hacer frente a los pagos del segundo trimestre y abonar, cuanto antes, las nóminas atrasadas a los jugadores si no quiere enfrentarse con varias denuncias por impagos. ¿Cómo piensa Alberto González hacerle frente a todos los pagos que el club deberá abonar antes del treinta de junio? Demasiadas incógnitas, y muy pocas respuestas por parte de Alberto González, que en los dos últimos años sólo ha pisado una vez el palco del Carlos Tartiere.

En el plano deportivo, ‘Pacheta’, fiel a su estilo, sigue empeñado en agradar a la afición, decepcionada por la temporada del equipo, y esta semana ha arengado a los jugadores para que, ante el Osasuna B, no pierdan la intensidad, ni la concentración pese a que el Oviedo, deportivamente, ya no se juega nada. El técnico oviedista espera recuperar a alguno de los futbolistas lesionados, aunque el único que podría estar disponible para el encuentro de mañana es Miguel. El delantero está -prácticamente- recuperado del esguince en el ligamento lateral interno de su rodilla derecha (lleva un par de semanas entrenando con el resto de sus compañeros), aunque el cuerpo técnico no es partidario de forzar su reaparición. Desde su llegada al club carbayón, a Miguel no le ha acompañado la suerte en lo que a las lesiones se refiere, y es consciente de que será muy difícil regresar al ‘once’ titular en las últimas tres jornadas de la Liga, ya que el técnico oviedista no tiene pensado modificar el ‘once’ tipo, ni tampoco hacer experimentos en la recta final de la competición. La lista de convocados que ‘Pacheta’ ofrecerá hoy, al término del último entrenamiento de la semana, despejará todas las dudas. Los que, casi, seguro que no estarán son Aitor Sanz, que sufre una distensión en la rodilla derecha; Pascual, con una distensión en el abductor derecho; y Rubiato, con un esguince cervical, y otro en el tobillo, si bien es cierto que Pascual ha sufrido una notable mejoría en las últimas horas y no está totalmente descartado para el partido de mañana. ‘Pacheta’, eso sí, recuperará al defensa Jorge Rodríguez, ausente ante el Caudal por sanción.

El Osasuna B llega al Carlos Tartiere con el objetivo de apurar sus escasas opciones de clasificarse para la fase de ascenso. Con sólo nueve puntos en juego, el filial ‘rojillo’ es séptimo con 55 puntos, y a seis de la cuarta plaza. El Osasuna B es consciente de que una derrota acabaría con sus aspiraciones, por lo que está obligado a ganar mañana domingo, y esperar a que los resultados de los partidos que enfrentarán al Logroñés y al Palencia (quinto y sexto clasificados, respectivamente), y al Real Unión de Irún (cuarto) y al Mirandés (líder) le beneficien. El centrocampista Xavi, ‘pichichi’ -con trece goles- del equipo, y uno de los máximos goleadores de la categoría, es uno de los principales artífices del éxito del Osasuna B, aunque no es el único. El técnico Ángel Merino cuenta con varios jugadores de calidad, y experimentados en Segunda B, como el defensa Postigo, el centrocampista Barranco o el delantero Omar. Mañana, el equipo ‘rojillo’ deberá demostrar, ante un Oviedo ‘motivado’ en el tramo final de la temporada, por qué llevan toda la Liga codeándose con los ‘gallitos’ de la categoría a pesar de ser una de las plantillas más jóvenes de toda la Segunda División B.

El partido en la primera vuelta

El Real Oviedo necesita -aunque en Mieres no lo pareciera- alicientes para motivarse de cara a los tres partidos que restan para que finalice la liga. En esta ocasión, la derrota sufrida ante el Osasuna B en el partido de la primera vuelta espoleará a los azules. Aquel partido, el quinto de José Manuel Martínez en el banquillo y el séptimo consecutivo sin ganar, fue uno de los peores encuentros del Oviedo. Los azules perdieron por dos goles a cero, pero pudieron ser mucho más. Aquella tarde, el ‘once’ titular del Real Oviedo estuvo formado por Aulestia, Víctor Díaz, Jorge Rodríguez, López Ramos, Juanma, Marc Castells, Prosi, Pelayo, Jandro, Perona y Manu Busto.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter