09:15. SáBADO 21 DE SEPTIEMBRE DE 2019

¿En Oviedo Gabino?

Oviedo
29 abril, 2011

Por MANUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ
Todos los mentideros municipales y otros informantes de parecida credibilidad coinciden en afirmar que el largísimo embarazo de la lista del Partido Popular en nuestro Municipio ha estado precedida por un cruenta y laboriosa batalla, que probablemente justifique que De Lorenzo haya tenido que agotar el plazo electoral y la paciencia de sus apoyos mediáticos.

Seguramente ustedes se preguntarán -visto lo visto- ¿a qué se podía deber tanta tardanza, si no hay más novedad que la constatación de un aislamiento tan singular del Alcalde que apenas se pide en esto tiempos otra cosa que un carnet y un certificado de asistencia a plenos y mítines para ser representante del Partido Popular en el Ayuntamiento de Oviedo?

La cuestión parece ser, estaba simplemente en la ‘figura’ que ocuparía el número dos y en que casi todo el mundo aspiraba a no sobrepasar esta vez más allá de un 10 en la dedocracia gabiniana.

Hasta ahí llegaban sus quitas -las de la gente que le queda al PP- pero en ese asuntillo del número dos -que parecían disputar un hombre o una mujer- hay un pequeño interés general que no me resisto a analizar porque tiene que ver con lo que, en realidad, estamos discutiendo en esta campaña.

El PP sabe, igual que sabemos nosotros, que se acabó su mayoría absoluta. El hartazgo de la gente, la desafección de los votantes más cercanos, la consolidación de una alternativa clara en la figura de Paloma Sainz y el bofetón a Cascos, esbozan con toda claridad un panorama abierto en la configuración de la próxima Corporación que exigirá cintura, frescura y una mínima capacidad de encuentro.

¿Puede ser Gabino de Lorenzo el Alcalde en este contexto? ¿Puede ser el actual Alcalde el referente de una ciudad que mayoritariamente habrá votado contra él? ¿Perdonará algún elector o electora a cualquier partido que no lea la voluntad de cambio de la ciudad? ¿Se someterá el veterano político ovetense a las legítimas exigencias del resto de opciones? Evidentemente no.

Así que mienten hasta en eso. Si realmente fueran sinceros habrían lucido un slogan preelectoral que dijera algo así como “En Oviedo, Caunedo”, porque aunque no sea quien ocupe los espacios electorales ni la fotografía de los carteles, es toda la oferta que puede proponer hoy por hoy, el Partido Popular de Oviedo y sinceramente creo que sus electores merecen conocerlo. Merecen saber que el día siguiente de ejercer su derecho al voto, es muy probable que aquellos Concejales que eligieron. levanten la mano en un Pleno de la Corporación para votar otro rostro que no estaba en el cartel.

Pero todos los electores creo que tienen derecho a saber que por encima de fotografías, sloganes y medidas electorales, por primera vez en 20 años, no se vota ni a De Lorenzo ni contra él, se vota al sustituto o sustituta de quien lleva dos décadas ocupando el sillón de la Alcaldía. Se vota en realidad entre el cambio de Paloma Sainz y Agustín Iglesias Caunedo.

De hecho, tan claro lo tienen ambos y sus estrategas populares que, al igual que el Madrid de Mourinho, siguen sin querer el balón para enfrentarse al rival. Van a hacer, están haciendo ya, todo lo que puedan para defender la posición con ataques desesperados a la candidata rival y aunque en muchas ocasiones puedan parecer ridículos, siguen confiando en que la repetición mediática dañe lo que ellos son incapaces de dañar en la sociedad ovetense.

Y creo que van a hacer alguna cosa más: desprenderse por ejemplo de todo lo que sobre, ¿qué significa sino eso de en “Oviedo, Gabino”?, ¿que al Principado no se presenta Gabino, tal vez?

No lo han entendido, su descomposición empezó en Oviedo

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter