12:58. MARTES 21 DE MAYO DE 2019

Se descubrió el pastel

Editorial
1 mayo, 2011

No hay nada como las hemerotecas, para sacar los colores a los políticos, y también para seguir ejercitando un periodismo valiente y comprometido. Allá por un 12 de julio de 2008, OviedoDiario destacaba en portada que ‘Calatrava se rinde y abandona el Vasco’. En el Editorial de ese número anticipábamos que “tras el fracaso político de las ‘trillizas’, el arquitecto valenciano, Santiago Calatrava, ya no volverá a pisar Oviedo –al menos en cuestiones que tengan que ver con el solar de El Vasco- aunque se ha embolsado cerca de 900.000 euros por bocetos y dibujos que al final han acabado en la papelera”. Aunque nos quedamos ‘cortos’, una vez más, el tiempo y los hechos nos han dado la razón.

Ha sido necesaria la apertura de un juicio, promovido por una aseguradora contra la constructora ‘Jovellanos XXI’ y contra el citado arquitecto”, para conocer -públicamente- que Santiago Calatrava se ha embolsado 22,6 millones de euros (3.760 millones de pesetas) por la opaca y escandalosa ‘operación de los Palacios’ urdida por Gabino de Lorenzo. En esos 22,6 millones, está incluida una factura inicial de 1,5 millones de euros (249 millones de pesetas) a cuenta de los primeros ‘tres dibujos’ (Facultad de Bellas Artes, Palacio Municipal…) cuyo documento contable, fechado en abril de 2004, dio a conocer ayer el concejal Roberto Sánchez Ramos. Sí los honorarios de Calatrava, más que envidia, producen sonrojo; también ponen al descubierto el vergonzoso amagüestu de una operación trufada de embustes y que ha acabado en un colosal ‘pelotazo urbanístico’. De los ‘dos palacios’ iniciales, uno se lo tragó la tierra, y en su lugar, ‘Jovellanos XXI’ levantará ahora 112 pisos de lujo. Una jugada de trileros, teniendo en cuenta que Gabino de Lorenzo vendió, a precio de saldo (6 millones de euros), una parcela que inicialmente iba a ser destinada a equipamientos públicos, aunque esta última intención municipal también hay que ponerla en duda, por no decir, bajo sospecha. Y ya puestos a hacer memoria conviene recordar, que los ‘tiburones’, tras conseguir los derechos edificatorios, estuvieron a punto de vender la parcela de ‘El Vasco’, por 190 millones de euros –construcción incluida- al Principado. Afortunadamente, la crisis tumbó este ‘pelotazo’ de dimensiones estratosféricas.

Produce indignación, que los honorarios del arquitecto Santiago Calatrava, puedan haber sido enmascarados en la ‘farsa de los Palacios’. Produce estupor, que los ovetenses podamos haber pagado de nuestros bolsillos los desvaríos arquitectónicos (‘palacio municipal’, ‘las trillizas’…) de este arquitecto ególatra y vanidoso. Y produce un olor pestilente, todo lo que tiene que ver con ‘Jovellanos XXI’ y su relación con el alcalde de Oviedo que va mucho más allá de lo que hoy aquí denunciamos y censuramos. Volviendo a la hemeroteca de OviedoDiario, el 8 de enero de 2008, hace ya más de tres años, decíamos en este mismo espacio Editorial que “entre la expropiación forzosa del palacete desvencijado de Villa Magdalena y los atropellos arquitectónicos de Santiago Calatrava, Oviedo ya tiene sus particulares petromochos. En ambos casos, estamos ante episodios que se aproximan a una estafa política y un colosal fraude urbanístico, que están resultando extraordinariamente gravoso para las arcas municipales. En política no hay pecado mayor que el del embuste. Y en el ‘caso de Villa Magdalena’, al igual que en la fallida ‘operación de los Palacios’, el equipo de gobierno municipal está mintiendo de manera contumaz y hurtando la verdad de lo sucedido al conjunto de la sociedad ovetense”. Y en estas seguimos. Le pese a quién le pese, seguiremos informando.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter