18:14. LUNES 30 DE MARZO DE 2020

Abrirse paso sólo con la pluma

Oviedo
28 enero, 2013
LEOPOLDO TOLIVAR ALAS

Con enorme agrado me sumo a esta nueva conmemoración de OviedoDiario. Siempre me ha gustado hacerlo y valoro no poco que se cuente conmigo para celebrar el seguir ahí, cada día con más ambición y profesionalidad, sorteando todos los obstáculos del mercado, de la crisis y hasta, estoy seguro, algún vudú practicado por los que están al sol que más calienta pero no permiten que nadie les haga sombra.

Este semanario, que aunque lleve el nombre capitalino se difunde ya por casi
toda Asturias no busca, sin embargo, hacer sombra a nadie; ni luchar por una
primicia en batalla desigual. Al revés: pretende arrojar luz, con reportajes bien cimentados, sobre cuestiones vitales para nuestros intereses como ciudadanos que, por su complejidad o por los intereses creados, no siempre se transmiten con la nitidez adecuada.

No falto a la verdad si digo que, cada vez son más las personas, incluidos muchos colegas universitarios, que cada ocho días me inquieren si he leído tal o cuál información en este medio. Con humildad, trabajo y ansias de superación, OviedoDiario es ya un referente para muchos lectores ávidos de ir un poco más allá de lo que otros medios respetabilísimos y hasta instantáneos en la divulgación, suelen ofrecer.

Porque no pocas veces, tras unas líneas asépticas, propias de agencia -no hablo ya de las interesadas- nos enteramos de lo ocurrido pero no siempre del porqué. Aquí, ciertamente, con los aciertos y carencias que cada cual quiera señalar, siempre hay análisis críticos tan profundos como cercanos. Y eso, los que nos sentimos comprometidos con esta tierra, lo agradecemos. No pocas firmas, cada vez más, incrementan el prestigio de la publicación que, en su andadura, ya ha tenido ocasión de colgarse unas cuantas medallas. Y más que algún día saldrán de los sórdidos armarios donde reina la omertá, porque el periodismo de investigación, como la labor seria de oposición -a unos y a otros- a veces tarda mucho tiempo en obtener recompensa. Ese lapso temporal es una ecuación donde han de tenerse en cuenta factores como la capacidad de manipulación, incluso con dinero de por medio y la tardanza, exasperante, de una justicia que, en España, le cuesta mucho mirar hacia el escenario político. Siempre hay algún foco que deslumbra.

Este periódico se ha hecho un hueco, ya holgado, en el panorama del papel impreso y de su vertiente digital. Pero se ha abierto paso no a empujones y con malas artes. No vendiéndose ni arrendándose al mejor postor, sino pensando en cómo llenar algunas lagunas que, posiblemente, se detecten en la transmisión de noticias desde otros lugares. En suma, se abrió paso a golpe de pluma. De variadas plumas, pero nunca de pavo real. Y plumas exigentes, inquisitivas y valientes. Pero conocedoras de que no todo vale. Por fortuna, las habituales de OviedoDiario no están dispuestas a ser canjeadas por pistola alguna, como en el célebre y tan criticado soneto de Machado a Líster. Eso sí; como en dicho poema, esta lucha limpia informativa sobre esta parte norteña del campo ibero, cuenta con un buen capitán. Para él va también mi felicitación. Y, como dicen que le dijo Letizia, no la princesa, sino la madre de Napoleón a su hijo, aquella invicto, “Pourvu que ça dure!”.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter